Kulorbar

25 06 2011

Dijimos que sería una noche de hablar y el buen tiempo nos permitio hacerlo sentados en la terraza durante 2 horas, pero, obviamente también era una noche de disfrutar y bailar. Y lo hicimos hasta que el cuerpo no pudo más.

Ahí van las “mejores” fotos de nuestra discoteca favorita los jueves. Será el Kulo del kulo pero ¿y lo bien que lo hemos pasado?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.





Copenhagen

24 06 2011

De alguna forma u otra estos son los distintos lugares que me han marcado en la ciudad. En un sprint final he intentado visitarlos todos en esta semana antes de irme. Teniendo en cuenta que vivo en Studiestraede

– Log Lady. Fueron 2 daneses los que me la enseñaron. Tiene delito ya que está justamente 2 números más allá de mi calle. Típica cafeteria danesa con sus sillones, enchufes por doquier, wifi gratis y ambiente relajado. Me quedo con su cerveza azul (Blue, es la marca) y sus variopintos tés.

– Living Room. No es el de casa como Sara llegó a confundir pero casi. Está justo en la esquina de enfrente y sus sillones no tienen nada que envidiar a los nuestros. Por haber tiene hasta camas para tumbarse y relajarse. Es el símbolo de como los daneses pueden sacar de poco espacio y un local de 2 plantas bien distribuido. Fue allí donde me enganché a los Smothies. Prueben el de mango

– Bar 7. Mi asignatura pendiente. Las 2 veces que pasamos era porque regalaban cocktailes y cubatas gratis. Era el problema es que era a las 17:30. Aún estando en nuestra calle, solo fuimos cuando la bebida era gratis. De otro modo, el palo hubiese sido enorme. Cervezas a 50DKK fueron motivo sufieciente para desistir. Local nocturno, de aspecto elegante e increiblemente bien decorado por dentro. Alucinamos. La entrada es gratis asi que es perfecto ir cuando vas tajado.

– Floss. Exactamente lo contrario. Cerveza barata, grafiteado y gente de todo tipo. Es de los pocos lugares donde se puede fumar, lo cual convierte su sala de abajo en una nube de humo. Aún así, era de neustro preferidos. Grandes charlas filosóficas que bien pudieran haber cambiado el país allí tuvimos.

– De nye venner. Bar situado en la calle paralela. Lo recuerdo con especial cariño por ser el lugar donde un danés me enseñó a jugar al backgamon. Y donde gané a Victor en mi primera partida 😉

– Dalle Valle. Cambiamos cerveza por comida. En Fiolstraede, de domingo a martes tienes el lugar perfecto para comer bien y barato. Comida a mitad de precio hicieron de este lugar el sitio idóneo para la cena final de despedida. Fue la única vez que me atreví a pedir salmón y aperitivos (buenísimos nachos y mejillones). No pagamos ni 10 euros x cabeza

– Paludan. Obviamente mi favorito. Es en esta cafeteria donde más tiempo he pasado. Leyendo, tomando chocolate caliente, jugando a los dados o simplemente con internet gratis. Libros que se pueden leer o comprar hacen al Paludan un sitio confortable donde pasar las frias y negras tardes invernales

– Rayuela. Al final me fuí sin entrar. 2 veces lo intenté y 2 veces me cerraron por diversos motivos. Llegué tarde y eso que fui a las 17:00. La cafeteria-libreria en español más famosa de Copenhagen. Si echas de menos la cultura española, es un buen lugar donde ir. Está en Norrebro, nada más cruzar los lagos.

– Find Jorgensen. A pesar de su nombre, es una de las discotecas del Meat Packing District. A diferencia del Jolene, fue el pub donde más nos gustó la música. La barra hizo que alguna coña y foto indeseada saliese a la luz. Gratis entrar pero debes aparentar 23 años para entrar. En general el Meat Packing es buena opción si quieres algo alternativillo.

– Francys Pony. Mítico. Verner nos llevó allí en mi primera noche danesa. Mojitos y otros cocktalies por 4-5 euros. 2 plantas con sillones para sentarse o entrada la noche para bailar. Siempre tendré buen recuerdo de él.

Pero si quieren fiesta, Erasmus y cerveza rancia, no duden del Kulorbar. Amado y odiado, no puedes irte de Copenhague sin haber ido un jueves. Con todas sus pegas, mis mejores noches de fiesta fueron allí

Si algún día me acuerdo de más, ya lo escribiré.





Farawell party in Studiestraede

19 06 2011

Thanks to everyone for coming to our party. We have lived great moments together. Finally the rain didn’t spoil the night. We hope you enjoyed, danced and drank a lot. Farawell are hard however we don’t say goodbye, we say “see you soon”, in other country, with different lifes but with the same joy and happiness.

Si triste es irse, más triste es despedirse. Rodeados de todos los amigos que nos han acompañado en estos meses y a los que muchos, seguramente, no volveremos a ver por estas tierras. La vida es así, no se para, continúa. La fiesta de despida pasó tan rápido como el Erasmus. Para celebrarlo hicimos otra demostración de organización e improvisación. Como somos muy señorito y no queríamos manchar/destrozar el piso a pocos días de irnos, invitamos a casi 40 personas a nuestro patio. Mejor dicho, al patio de la comunidad. Colocamos banderitas de Dinamarca por todo el patio al más puro estilo de guiralda y farolillo español. Pusimo 2 murales dodne la gente pudiese escribir sus últimos mensajes de despida, algunos que expresaban sus condolencias por la partida y otros algo más morbosos. Ya saben que a los españoles nos encanta estar en contacto con la calle pero claro, Dinamarca no es España, asi que este país no nos propició el caluroso y soleado día de junio que nos merecíamos. 4 gotas bastaron para asustarnos y meter todas las mesas con comida y bebida en el porche de entrada. La Ley de Murphy hizo el resto. Solo chispeó cuando colocamos las mesas a las 20:00, en las 7 horas restantes no cayó nada. Afortunadamente no tuvimos invitada de honor y pudimos salir al patio para charlar y beber.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hay algo que definitivamente nos ha diferenciado de los europeos y sus fiestas es que en estos 10 meses solo nosotros hemos ofrecido comida y bebida gratis. Calimocho y rebujito que no faltase. 8 Litros para poner chispada a la gente. Con bastantes lo conseguimos. Gran velada, profundas conversaciones, emotivos abrazos, firmas de banderas y un pais en nuestor corazón. Para bien o para mal, Dinamarca nos ha marcado. Studiestraede hace las maletas. Pero como rezaba un cartel en Sol: no nos vamos, nos mudamos a tu conciencia. We just move into your consciousness.

Lo nuestro duró…





El viaje se accidenta

10 06 2011

¿Quién dijo que Varsovia no era bonita? Las grandes ciudades también tienen su encanto. Avenidas, explanadas, plazas, modernidad… No esperes otra cosa de una ciudad fundada varios siglos atrás pero renacida hace 60 años. O incluso menos. Destruida al 100% por parte de los stuka y bombarderos alemanes, capitalismo y vestigios del comunismo conviven a duras penas en Varsovia. Uno de los ejemplos de ese pasado aún reciente ha sido nuestro hostal. Edificio destartalado con una fachada digna de admirar, escaleras interminables y techos de metro y medio. El hostal resultó ser una casa antigua con un salón donde dormía una yonki (ojos ido, mandíbula desencajada), un dormitorio con gente rarísima, el baño con olor y decoración del siglo XIX. Pero lo pasamos pipa. Para evitar pasar el menor tiempo posible allí, decidimos salir de fiesta a la discoteca Park. Vale, se que las comparaciones son odiosas pero es en este tipo de sitios donde ves Timomarca en toda su extensión. Park es la discoteca de los Erasmus por excelencia (con mayoría española). sería comparable al Kulorbar ya que hay barra libre y el tipo de música y gente es parecido. ¿la diferencia? En Park de 8 de la tarde a 1 tienes barra libre por 2.5€ con ropero gratuito mientras que en el kulor es de 23:00 a 1:00 por 11€. Y así con un montón de precios… Al hostal volvimos a las 5, de día completamente y con los estómagos llenos de hamburguesas.

Varsovia la vimos en una mañana. El casco histórico, aún pequeño, es curioso de pasear. Está todo reconstruido pero merece la pena visitar la catedral, echarte una foto con Copérnico, visitar el mirador y comprobar que los olacos también tienen su propia versión de la sirenita. Es más guerrera, tiene un escudo de armas y espada y está emplazada en la plaza principal de Varsovia. Después de comer y despedirnos de la yonki, cogimos el tren con dirección a Krakow. Un poco de confusión ya que los supervisores no hablan inglés y un cambio de tren porque salía más barato aunque se tardaba más, fueron los ingredientes que amenizaron el trayecto. 14 euros, 5 horas. Los precios no son como en Dinamarca, los servicios tampoco. No aptos para los que tuvieran que hacer de vientre… Lo que más me gustó es que lso trenes son como las películas: un pasillo al ladod e la ventan y varios compartimentos con asientos. Cuando nos quedamos solos, estiramos los pies, nos quitamos los zapatos, corrimos las cortinas y nos sumergimos en un ambiente familiar y relajante. Todo perfecto hasta que Laura se dió cuenta que había perdido su maleta pequeña. Al cambiarnos de compartimiento se la dejó y solo se percató cuando nos bajamos en Cracovia. Mañana contaremos el desenlace final de la historia que como Auswitz, promete no defraudar





Copenhaguíaco

2 06 2011

Mira que me lo pones díficil. Te empeñas en mostrar los encantos y ventajas de vivir aquí. Pones a prueba mi voluntad de volver a la castiza Madrid. Solo tú montas debajo mismo de nuestra casa una fiesta que llena de gente todas las calles aledañas. Una tarde que empezó a las 16:00 y se prolongó hasta más allá de media noche. 5 escenarios que se turnaban a la hora de poner música. Desde la cocina se escuchaba todo. En el salón parecía que estuviesemos ahí mismo, desde la ventana saludábamos a la muchedumbre allí agolpada, desde la puerta recibíamos a las danesas que pedían por favor usar nuestro baños. Pierdes la conciencia del tiempo y empeizas a divagar, conocer gente y mantener charlas con o sin sentido. De repente descubres que tienes hambre. Son las 23:00. No es completamente de noche aún. Todavía hay tiempo para pasar por el Dubliners a echar el resto. Te acuestas a las 2. Estás reventado. Por un día Studiestraede fue la capital de la fiesta danesa. Mañana cambia el barrio. Prosigue Distortion.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.





DISTORTION FESTIVAL 2011

1 06 2011

Las calles de Copenhagen se engalanan para dar paso al festival de Distortion un espectaculo que desde el miercoles 1 hasta el domingo 5 convierte el centro de la ciudad en un bullicio de música, fiesta, actividades culturales y ocio.

Este festival se celebra desde 1998. A las 16:00 comienza la fiesta en las calles, es gratis y cada día va rotando de barrio. Hoy toca en el mio, el Latin Quarter. Imposible no ir, más teniendo en cuenta que el escenario está justo debajo de nuestro salón.

Así se ve desde casa:





Semesterafslutningsfest

31 05 2011

Último día de mayo. El tiempo mejora.

La merecida libertad post-project se juntó con la primera tarde soleada en una semana. Desde hace algunos años surgió en Lituania la iniciativa de juntarse con tus amigos el último lunes de mayo en un espacio público de las ciudades para crear pompas de jabón. Si, ese mítico cacharrito que cuando éramos pequeños soplábamos para intentar hacer burbujas. A unos les salía mejor que a otros. En Copenhague el Burbuliatorius, que es como se llama el evento, se celebró en los jardines de Frederiksberg con el castillo de fondo y los patos haciendo de las suyas en el lago. Y así, como niños pequeños, con un barreño de jabó, iniciamos una pequeña competición para ver quien creaba la burbuja más grande, con forma más extraña o que se mantenia por más tiempo. Ana y Guille fueron los triunfadores. La ocasión también sirvió para extirarnos en el cesped, beber unas cervezas y picar algo de comer. Just for fun. Porque nos lo merecemos.

De las burbujas pasé a la ONG. Ayer era la despedida de Silvia. Erasmus dispares los nuestros. Ella feliz de dejar una Dinamarca en la que no se le ha perdido nada. A mí me da penilla. Vinimos juntos y fue un apoyo en los siempre difíciles primeros días. Al menos, nos quedará Madrid. Nos tomamos tranquilamente un cafecito en un local de Norrebro regentado por una ONG. Muy curioso y peculiarmente decorado, como suele ser habitual en este país. Hablamos del Erasmus, nuestras experiencias, sensaciones y enseñanzas. Del paso del tiempo y el contexto en el que hemos vivido. rápidamente nos dieron las 22:00.

Tocaba cenar y Hiroko cocinó sushi en el piso de María y Ana. El plan era salir por la noche a la Semesterafslutningsfest pero la mitad de comensales se rajaron. Previo paso por mi casa, el resto tomamos rumbo a la discoteca blanca. A la orilla del lago y conocida por ese nombre por ser una palacete blanco. Era inevitable recordar los primeros días del erasmus. En ese mismo lugar pero sin saber que un día viviría a 7 minutos andando. En ese mismo lugar pero sin perderme desde Norreport Station. Fiesta internacional, un gran grupo de Erasmus que vinieron de Trekroner, fotos de “familia”, bailes en el escenario-tarima y la sensación de disfrutar y desfasar como el principio, pero sin ser el principio. Será el final pero junio promete emociones fuertes.

Próximamente -> Distortion Festival 2011