Semesterafslutningsfest

31 05 2011

Último día de mayo. El tiempo mejora.

La merecida libertad post-project se juntó con la primera tarde soleada en una semana. Desde hace algunos años surgió en Lituania la iniciativa de juntarse con tus amigos el último lunes de mayo en un espacio público de las ciudades para crear pompas de jabón. Si, ese mítico cacharrito que cuando éramos pequeños soplábamos para intentar hacer burbujas. A unos les salía mejor que a otros. En Copenhague el Burbuliatorius, que es como se llama el evento, se celebró en los jardines de Frederiksberg con el castillo de fondo y los patos haciendo de las suyas en el lago. Y así, como niños pequeños, con un barreño de jabó, iniciamos una pequeña competición para ver quien creaba la burbuja más grande, con forma más extraña o que se mantenia por más tiempo. Ana y Guille fueron los triunfadores. La ocasión también sirvió para extirarnos en el cesped, beber unas cervezas y picar algo de comer. Just for fun. Porque nos lo merecemos.

De las burbujas pasé a la ONG. Ayer era la despedida de Silvia. Erasmus dispares los nuestros. Ella feliz de dejar una Dinamarca en la que no se le ha perdido nada. A mí me da penilla. Vinimos juntos y fue un apoyo en los siempre difíciles primeros días. Al menos, nos quedará Madrid. Nos tomamos tranquilamente un cafecito en un local de Norrebro regentado por una ONG. Muy curioso y peculiarmente decorado, como suele ser habitual en este país. Hablamos del Erasmus, nuestras experiencias, sensaciones y enseñanzas. Del paso del tiempo y el contexto en el que hemos vivido. rápidamente nos dieron las 22:00.

Tocaba cenar y Hiroko cocinó sushi en el piso de María y Ana. El plan era salir por la noche a la Semesterafslutningsfest pero la mitad de comensales se rajaron. Previo paso por mi casa, el resto tomamos rumbo a la discoteca blanca. A la orilla del lago y conocida por ese nombre por ser una palacete blanco. Era inevitable recordar los primeros días del erasmus. En ese mismo lugar pero sin saber que un día viviría a 7 minutos andando. En ese mismo lugar pero sin perderme desde Norreport Station. Fiesta internacional, un gran grupo de Erasmus que vinieron de Trekroner, fotos de “familia”, bailes en el escenario-tarima y la sensación de disfrutar y desfasar como el principio, pero sin ser el principio. Será el final pero junio promete emociones fuertes.

Próximamente -> Distortion Festival 2011





Excursión a Frederickborg

18 10 2010

Firstly I start speaking in English. I finally got to finish the article for Print Media. The article was a news that I wrote about the history of Museo del Prado. Then I had to make a reflection which explain why I chose the news, the title, the target group and the media. In the afternoon I went to the library to “teach” Spanish to Edyta, a polish girl who wants to learn Spanish. In my room I have to study my language because it is not easy to explain to others. Today she has learn the articles, the possessives and some adverbs. However, she wrote me a list with nouns in order to I translate it and she can study it. In the next class she wants learn “useful expressions” that in Spanish it are with the words “joder, coño, ostia y puta”. As I was motivated, I read a book in English, and also I studied phrasal verbs and vocabulary. At 19:00 la library closed and I had to come back Korallen.

Joder que sufrimiento de inglés, con la alegria que escribo yo en castellano. Hablemos de ayer y de la excursión a Hillerod. Ante todo felicitar a María, a Ana  y a mí por levantarnos el domingo después de la fiesta y borrachera del sábado noche. Ana no salió pero se acostó tarde y por error se levantó a las 8 de la mañana asi que lo suyo también tiene mérito.

Tras perder el tren para Roskilde, también perdimos el autobus para Hillerod asi que nos tocó esperar en sendas estaciones hasta las 11:38 que se digno a pasar el siguiente bus. La espera vino bien para “repostar” en la estación de Roskilde y comprobar lo asqueroso que sabe un café con agua (¿verdad María?) y encima tener que pagarlo. Recuerdo que alguien dijo “quiero ir en autobus para poder ver el paisaje de Dinamarca”. Pues me cago en él porque lo único que ví fue una bolsa, aparentemente SIN agujeros, que chorreaba un líquido asqueroso encima de mi bufanda. Si bebes no montes en ningún medio de transporte que conlleve algún tipo de traqueteo. A la 13:20 por fín conseguí ver el castillo de Frederickborg delante de mí. No importaba la resaca, levantarse temprano, ni el accidentado viaje en bus: sus maravillosos jardines y paisajes solo se disfrutan si hace buen día. Y ayer lo era. La Copenhague Card nos permitió montar gratis en los autobuses y entrar de igual forma en el interior del castillo. Para mi gust estaba demasiado ornamentado pero me pareció interesante y recomendable de visitar si entras gratis. Al menos me sirvió para corroborar que los Reyes son feos en todos los paises. Algo curioso porque en este país no dejas de encontrar a gente guapa. Será porque la realeza es asquerosa

Al salir a los jardines nos sentamos los 3 en un banco para comer nuestros sandwiches. Las visitas eran casi inmejorables, con los árboles a la orilla del rio, el castillo y una tranquilidad reinante. Ana lo definió muy bien, si estuviera esto mismo en España oirias a la típica madre: “Encarni ven pacá” o “Niñooo, cómete el chopped”. Aquí solo a los patos y los pájaros de fondo. Tras el pic-nic caminamos por los jardines perfectamente cuidados y decorados. A la vista que todos los daneses allí presentes eran torpes a la hora de realizarnos una foto a los 3 juntos, tuvimos que irnos turnando. Y es que ayer era el Día Nacional de los Autóctonos. Se lo explico facilmente. Estábamos en Roskilde a la espera de coger el autobus y se me ocurrió preguntarle a una señora mayor, de la tierra, cual era la parada exacta. María intentó que no fuese pero la desoí alegando que esa señora mayor habría cogido ese autobus alguna vez. Lo que me encontré fue 5 dientes pochos, pelillos saliendo de sus verrugas y ni una palabra en inglés. Decepcionante. Pero es que en Hillerod volví a preguntar a un señor mayor como se iba al castillo y en su magnifico idioma me respondió que ni idea. Lo de que no sabía donde estaba lo deduje porque negaba con la cabeza y encogía los hombros. Por eso fuí con miedo, con mucho miedo a preguntarle a otra autóctona y castiza señora danesa si podía echarnos la foto final con el castillo al fondo. La instántanea es la siguiente:

El colofón perfecto para un viaje perfecto con una compañia perfecta.

=)