Copenhague sin jazz, no es Copenhague

21 06 2011

Ha sido uno de mis mayores descubrimientos, el jazz. También una de mis mayores sorpresas, la afición de los daneses por él. Como otras tantas cosas, la famosa jam sesion lo dejé para el final. Entre los variopintos locales de jazz de Copenhagen, en Christiania hay uno que merece la pena visitar. Si la memoria no me falla y el danés no me traiciona, el local se llama Christianias Børneteater. Al ser tantas horas, el sitio se llena y se vacia por momentos. Cuando entramos no había ni ún hueco libre, ni siquera sabía donde estaba la barra para pedir cerveza. Luego cuando se despeja hasta lelgué a observar el escenario donde tocaban. Y no es porque sea muy grande sino porque está todo tan perfectamente desordenado y amontonado de sillas y gente de pie que despazarte de punta a punta en ocasiones es misión imposible. Allí cada domingo, desde las 19:00 grupos de música tocan en directo hasta bien entrada la noche. Después de la actuación, cualquier persona del público se puede animar a tocar. La música no es improvisada, como requieren los cánones de la jam session, pero muchas veces se forman grupos desconocidos, otras veces vas con tus propios amigos a tocar y como sucedió este domingo, en ocasiones sale gente a cantar. Mi momento cúlmen llega con Bob Marley. Si no te apetece desplazarte hasta Christiania, el Mojo Blues Bar y La Fontaine son otros 2 sitios muy populares entre la gente de todas las edades danesas. Y es que no hay nada mejor para adentrarse en la cultura danesa que los domingos de jazz a las 19:00 con tu cerveza y amigos.

Gracias a Fede y a Guille por sumergirme en esos ambientes.





People´s Kitchen

6 05 2011

Ayer fue un día, ¿cómo decirlo?, ¡chachi! Suena muy niño pero es que así fue como caí en la cama tras muchas intensas horas. Por la mañana tocó ración de project. Tras las 2 horas y media de meeting el miercoles con el supervisor en RUC, tocaba escribir y leer libros. Más inmigración, peticiones de asilo de refugiados de Oriente Medio, musulmanes en Dinamarca y entrevista a 2 jóvenes con velo. Productivo, como suele decirse. Luego tocó ocio claro está. 2 pizzas y un gofre hicieron de comida mientras veiamos a la gente pasar por la calle peatonal de Stroget. Karen comentó ayer que al volver de viaje sientes que llegas a Dinamarca como si fuese tu casa. Razón no le faltaba.

Llenado el buche fuimos a Christiania (¿dónde si no?) a realizar unas entrevistas a la gente de allí (¡listillos que os habeis colado!). Estuvimos en la famosa herreria de mujeres, formada hace 30 años por varias hippies rebeldes que se negaban a aceptar que hubiese trabajos solo para hombres. Poco aspecto alternativo les queda a esas 3 simpáticas herreras que todavía aún continuando fabricando curiosas esculturas con materiales reciclados. No nos entretuvimos mucho porque habíamos quedado a las 17:00 para ayudar a preparar la cena. En Christiania como en muchos otros lugares de Dinamarca y Copenhague, la gente prepara cenas solidarias y por un módico precio de 20DKK puedes comer ecologicamente, claro está. No obstante, en esta People´s Kitchen si ayudas a preparlo todo puedes comer gratis. Asi que nos pusimos a pelar patatas y verduras con los daneses allí presentes. (Luego no me pregunten por qué no quiero volver). Sin duda una gran experiencia que además te sirve para conocer a más gente. ¿En qué momento acabamos con una sueca, una portuguesa, una francesa y una danesa hablando en español? Dinamarca y solidaridad, un ejemplo más. Nos invitaron a volver e incluso a ir a otro experimento de viviendas en el canal. Okupas, claro.

Entre que cenan temprano y los días cada vez son más largos, nos dió tiempo a tumbarnos en el cesped y volver con las bicis viendo como el sol se escondia y el atardecer daba paso a un cielo anaranjado con las puntas de las torres destellando. Suena a cuento pero es que lo es. En esos momentos uno se siente como Lucy in the sky with diamond

… o a putno de despegar con la bici como ET 😉





Christiania: Welkommen hjem

1 05 2011

Bienvenidos a casa. Así rezaba la entrada a Christiania. De verdad que fue emocionante la entrada. La gente tiró el muro a patadas que desde el miercoles impedía la entrada. Los chrisitanitas cerraron para poder reflexionar sobre su futuro. Le gobierno pide que paguen por el terreno de sus casas o les desalojará por la fuerza. El ultimatum finaliza el lunes y los 800 habitantes de tan singular barrio debían adoptar una postura conjunta por consenso. Durante estos tres días han estado debatiendo sobre las distintas opciones que en realidad se reduce a una: pagar pero con condiciones. Esas condiciones son las que defenderán en el Parlamento para aceptar la propuesta. Con el cierre simbólico demostraron la cantidad de gente que está a favor de Christiania. Jóvenes, colgaos, familias enteras, hippies de otras épocas, jubilados y nostálgicos se congregaron en la plaza de Christianhavn. Tras una hora de concentración el millar de manifestantes recorriendo los 200 metros que les separaban de la entrada del barrio.

Karen y yo, como buenos comunicadores fuimos a preguntar a la gente, grabar y ver el ambiente. Aún siendo turistas, los pelos se nos pusieron de punta. Fue emocionante entrar y ver todo decorado para la ocasión, a la gente en los tejados tirando confetis, haciendo fotos, ondeando la bandera roja con tres puntos amarillos; ver a la muchedumbre abrazándose, gritando y cantando la canción convertida en himno de esta ciudad libre (“You cannot kill us”).

Hace ya casi 40 años desde que unos jóvenes y no tan jóvenes idealistas se dejaron algo más que su cómoda vida danesa en su violenta lucha contra la policia para alcanzar ese sueño de un estado autogestionario, libre, democrático y sin impuestos. Muchos de los que lucharon por eso ya no siguen allí viviendo. A otros, la libertad les ha pasado factura. Puede que Christiania ya no sea lo que era pero por su encanto, por sus actividades culturales y por la tranquilidad que se respira mucha gente la seguirá reivindicando. Christiania es diferente y como dijeron en el lejano 1971, I kan ikke slå os ihjel. Que así sea.





Finally, Carlsberg Factory

24 04 2011

Me gusta que Victor tenga razón. Y que además proponga planes interesantes. La rueda de la bici estaba floja y fue un acierto hincharla ya que pedaleé más cómodo y rápido. Circular en bici por Copenhague es cometer infracción tras infracción. No señalizar con el brazo, saltarte semáforo, hacer cambios de sentido como y cuando te plazca, ir en sentido inverso o por la acera. Bueno pues aparte de estas “pequeñas” cosas hoy también añadimos a la lista montar 2 personas en la misma bici. Lo que se conoce popularmente como ir de paquete. Es ilegal y peligroso pero a nosotros no nos importó atravesar medio Copenhague de día. Y lo de medio Copenhague no es irónico. Fuimos por los lagos, empalmamos con Vesterbrogade para dar con el cruce de Enghavevej y de camino a la estación homónima girar hacia la fábrica de J.C. Jacobsen.  Hasta Valby pareció bonito y animado con el sol que lucia la ciudad.

El museo Carlsberg nos dejó como curiosidades que el nombre de la famosa cerveza viene de la fusión del hijo del inventor y la colina cerca de Valby a través de la cual se ve la capital. Es lo que tienen las ciudades planas, que puedes verlas desde una pequeña elevación. La entrada de 65DKK incluia 2 cervezas al final del recorrido así como varios souvenirs de la tienda. Otra curiosidad es ver grabado en varios puntos de la fábrica la esvástica. Carlsberg surgió en 1845 asi que era obvio que su significado no es el tristemente célebre en todo el mundo sino el indio que desea buena suerte.

Aceitunas+patatas fritas+bocadillos de lomo y jamón. ¡¡pero que bien nos cuidan las visitas!! Para reposar la comida nos tumbamos en una plataforma en medio del canal, a tan solo 3 dedos del agua. Más abajo del puente de Hans Christian Boulevard hay un paseo con jardines, bancos y piscinas naturales. Edifcios muy modernos combinados con un puente peatonal que ofrece una vista diferente de la ciudad. Más del siglo XXI. Luego la Christiania más residencial y menos turística hizo acto de presencia. Tiene mérito todas esas casas construidas con el esfuerzo de aquellos que creen en el proyecto autogestionario y libertitario. Por mucho que se lo proponga, dificil tendrá el Gobierno danés de cargarse tal paraje. Christiania va más allá de sus cuatro calles más transitadas. Adéntresen y conózcanla mejor. Les sorprenderá. Como la propia Dinamarca.

PD: Victor tienes razón, soy cabezón =)





For the win ^^

20 02 2011

Canada is a North American country consisting of ten provinces and three territories. By total area (including its waters), Canada is the second-largest country in the world. The country lies between latitudes 41° and 84°N, and longitudes 52° and 141°W however 90% of their population (34 millions) live close to the U.S. border. They are not americans, they don´t use U.S. dollar, they are not 53 State, they didn´t vote Bush but fortunatly they speak english.

Baxter and Karl are canadian. (What is a canadian?. Read the 1 paragraph). Baxter live in London and Karl live in london. The same city? No, real London (England) and little london (canada). However they seems australian: they wore with 2 trousers, 3 T-shirts, 2 jumpers… C´mon!! We are in Denmark, not in Nunavut. Karl, the sexy man, speak “un poquito de español” and he loves say “muchacho” and “me siento sexy”. Besides he can dance salsa. Baxter is our dancer, he never stop. His favourtie words are “cool” and excellent” due to all the plans are good for them. (Excellent).

We met in a pub in the Meat Packing District because I confused a Metallica song. They are funny and friendly so

Chrsitiania lake

yesterday night we met in Norreport to go to another party in Rocio´s house. Spanish girls and danish boys but for Basilio and Charles is not a problem. Later we went to a Viking pub in Stroget. The people were drunk, too drunk. The music were… are… ” “. But it was free entrance.

Today was their last day. We went to Christiania. Another sunny-cold day. In our favourite hill we sat down to see the freezen lake and the sunset. Later we decided to walk on the lake y hacer el gilipollas (I don´t know the translation but it´s like “do stupid things”). On the lake, Karl draw: NG+SL+BR+KH with the symbol of Denmark. Nice memory, cool afternoon. It was sad the faraway, the best people always leave Denmark.

We will have to meet more crazy people.





Copenhague enamora

12 02 2011

La felicidad se mide por momentos y hoy esta ciudad me ha proporcionado varios de ellos. Hacia muchos meses que Copenhague no mostraba su cara más jovial y animada. Pero hoy salió el sol. Ese sol que a mi me gusta, el que esta acompañado solo por una extensa mancha azul en el cielo. La claridad invadia nuestra casa y las calles estaban repletas de gente. No había Copenhague tan bullicoso. La gente había perdido el miedo a tomarse un café en la terraza o sentarse en un parque. Y yo a coger la bici y a pasear por sus calles.

Heromosas vistas, una sensación de calidez, de sentirme como en casa, de considerar esta ciudad como una parte de mi. En Christiania nos sentamos Guille, Sara y yo en lo alto de la colina. Junto con muchos otros daneses o internacionales que buscaban contemplar la misma vista. Un gran lago semi-congelado, una isla virgen rodeada de vegetación en el horizonte y un sol que se escondia entre los edificios de una ciudad que esperaba  la noche.

Copenhague gusta, Copenhague encanta, Copenhague enamora





Últimos paseos por Forkerspark

13 12 2010

Vuelve Trekroner a sonreir. El sol reluce en el cielo, el cesped se torna verde, el frio se apodera de mis huesos, los patos nadan por el lago, mi bici roja enfila el bulevar rumbo a la estación y los periódicos daneses vuelve a llenar mi buzón regularmente.

*

**

***

Vuelven los lunes depresivos. El viaje en tren de vuelta a Trekroner siempre da para pensar en los mejores momentos del finde. Las visitas pueden parecer un incordio los viernes. Suelen, además, hacer a uno perderse algunos acontecimientos Erasmus. Le desconectan de la burbuja para llevarle a otro mundo. Pero por nada cambio la sensación de felicidad que embarga a uno al ver sus rostros felices apareciendo por la terminal del aeropuerto.

(Break for lunch)

Tras un “lunch” muy amplio termino de reescribir la historia.

El finde fue “ferpecto” con las 5 amigas barajeñas. Parecía increible verles a todas aquí. En la fría dinamarca. Y como era de esperar el viaje no estuvo exento de percances dignos de recordar en la piscina el próximo verano. Aquí escribo algunos de los míticos:

¿Quién roncaba por las noches?, el resbalón de Isa a causa del hielo, las fotos protagonizadas por María, el frio extremo en Malmo, la facilidad para adaptarse a las “costumbres” españolas en Dinamarca, el moratón en el culo de María tras caerse del carrito, “no creo”, Isa encerrada en el baño 15 min incapaz de abrir el cerrojo, la bronca del inspector por no tirar la basura, la cámara de María enterrada en la nieve, a María saltando la ventana detrás de ella, Christiania, colarse en el Tivoli, la hamburguesa de 12 euros, vino Palo Seco (o Tierra Alta), los calcetines mojados, la fiesta de los profesores en la Universidad, el chinchón, los souvenirs…

Gracias por la visita. Nos vemos en Barajas en 7 días =)