PROJECT DONE

30 05 2011

Guau!! Suspiro y alivio. Acabado. De repente descubres que vuelves a estar de Erasmus. O al menos hasta que llegue el examen oral. Pero para eso todavía queda unas semanas. Ahora es tiempo para levantarte a las 12:00 y no sentir esa presión de que tienes que hacer algo productivo. Living la vida loca. Por eso, quizás me animaré a ir a la que probablemente será mi última gran fiesta Erasmus. La llaman la “Semesterafslutningsfest” pero para los castellano-parlantes sería la fiesta de final de semestre. Una de las cosas que más me ha sorprendido de Dinamarca es que puedes encontrar una fiesta cualquier día de la semana. Para ser un país escandinavo, con horarios de fiesta más bien vespertinos que nocturnos y sobre todo, teniendo en cuenta el gusto de la mayoria de los daneses por los pubs, bares o locales tranquilos; las grandes fiestas internacionales no han faltado a lo largo de este año.

Ayer, en consonacia con otras ciudades europeas y por supuesto españolas; nos concentramos en Copenhagen para exigir una Democracia Real Ya. Lo curioso del caso es que vinieron más daneses que españoles. Jóvenes y no tan jóvenes, ellos fueron los que se encargaron de traer el megáfono, a músicos con isntrumentos y un curioso DJ-bici (hay que ver el amor que tienen aqui por ese cacharro de 2 ruedas) cn 2 altavoces que atraia con música la curiosidad de los viandantes. Como viene siendo habitual, la lluvia también se sumó al evento. Gracias, peor a la próxima, NO ESTAS INVITADA. También vinieron los medios daneses, más de lso esperados asi que después de las entrevistas al personal, supongo que harán buenos reportajes. Incluso yo fui entrevistado. Un hombre viejete con una cara me pilló por banda mientras pegaba las letras en la pancarta. Lo cierto es que fue horroroso ya que entre el celo, la lluvia cayendo, yo de rodillas intentando colocar bien las letras y el batiburrilo de inglés castellano que me salió, doy por hecho que desechará mi testimonio. Para rematar, no entendí que quería que gritase con él: NO VIOLENCE, NO HATE, JOIN US HERE que yo interpreté como un “No violence, we are demanding our rights”. Democráticamente empapado de agua, fui con varios manifestantes a un café llamado “la Groutte”. A 30 metros de casa y por esa calle yo no había pasado nunca y eso que es perpendicular a Stroget. El sitio es una teteria, con sillones y música medio árabe medio pop de fondo en donde puedes fumar cachimba. Pensé que eso era imposible de encontrarlo aquí, asi que me apunto el sitio y antes de irme me fumaré una sisha y un té.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde el salón empeizo a oler el arroz al horno que están preparando en la cocina. VIVA VALENCIA (la buena, claro).





¿Sería esto posible en Madrid?

25 05 2011

Me gusta Dinamarca y su gente por su enorme capacidad para sorprenderme. ¿Tendría razón aquel teórico marxista que dijo que el ser humano no es malo por naturaleza?.

Esta imagen no es solo de una tienda de mi calle. En la calle principal de Copenhague, en Roskilde, en barrios más alejados, la estampa es la misma. Ropa en la calle. Despreocupados, ingenuos, idiotas, confiados, buena gente. Daneses. Cultura





El Sol nunca dejará de brillar

19 05 2011

Quizás hemos cambiado. Seguramente no seamos los mismos. El tiempo hace mella en nuestra personalidad. Se tiene otro enfoque de la vida. Se observa otra perspectiva. el cuerpo pide cosas diferentes. Cuanto más conozco a los daneses, más me doy cuenta de los diferentes gustos que tenemos. 5 meses viviendo en Studiestraede y nunca nos habíamos parado a ir a los locales que están 3 números más allá. Cafés, pubs, incluso discoteca. En este sprint final en el que parece que la simpatía danesa sale a flote tras hibernar durante 6 frios meses, estoy empezando a conocer esos lugares en los cuales los daneses están cofinados. Puede ser porque ya no buscamos esas macrofiestas de Erasmus internacionales o porque no hemos acostumbrado a sus gustos o simplemente porque d etodo se cansa uno y busca nuevas cosas.

El Log Lady está en el nº27 de Studiestraede, si me asomo a la ventana lo veo. Un agradable local para sentarse y tomar un café con tu ordenador o unas birras con tus amigos. En sillas o en sillones. Con la música a medio volumen. ¿Qué nombre se le podría dar? En eSpaña eso no existe. O vas a una cafetria o a un pub o la disco peor no a ese tipo de remix que hacen. Anyway (mola más que en la forma en castellano), fue el sitio elegido por los 2 daneses para hacer la entrevista para el project. Me invitaron a su cerveza favorita la “Blue Beer” que no deja de ser cerveza normal pero que al menos se aleja de la típica Tuborg. Cuando cerraron a las 22:00, cosas que pasan en este país, nos metimos en el pub de al lado. Así, como quien no quiere la cosa, de día todavía. Luego llegó el siempre recurrido e interesante iIntercambio de impresiones culturales (piropos a las chicas, darse 2 besos con gente desconocida) que a ellos les parecia gracioso y a la vez extraño; o profundamente inimaginables (50% paro juvenil, sueldos-basura). La aportación a la cultura danesa del día fue su inclinación para quedar con los amigos en sus casa para comer. No son de salir a un restaurante, claro, no viven con sus padres hasta los 30.

Tras un intenso día de project work, al menos sale el SOL. Bonita palabra, por cierto





Fiesta en casa

15 05 2011

Lo que pretendia ser una cena entre amigos con varios cocktailes se acabó convirtiendo en una fiesta inesperada. Porque es verdad, una fiesta en tu piso cobra pleno significado cuando entras en la cocina y no conoces a nadie. El salón se convirtió en una pista de baile, con la música a tope y la alfombra y la mesa recogidas. Ante todo que no se mancha la alfombra.Para mí fue tan divertida como inesperadamente internacional. De pronto nuestro salón se convirtió en una pequeña ONU: gente de Canadá, la mejor representante de Japón, un tipejo más torpe que la mojama que decía venir de Sudáfrica, daneses, por supuesto; los primos italianos y presidiendo el salón, el embajador de Studiestraede en la ONU, el señor Von Liel. Lo que trae consigo la fiesta todo el mundo lo sabe. A escobazos para intentar que los borrachos se fuesen, competiciones absurdas, fotos embarazosas, una falsa llamada de los vecinos quejándose por ruido y el agradable paisaje de la mañana post-fiesta. Por suerte hoy es 15 y toca cambio de habitaciones. Asi que, limpieza general del piso.





Dejarse llevar

14 05 2011

…suena demasiado bien.

Nunca saber donde puedes terminar o empezar.

Comenzar de fiesta en la universidad CSS y acabar subido a lo alto de una colina al sur de Copenhague. Es lo que tiene esta ciudad. Es plana y solo 25 metros son necesarios para contemplarla en todo su explendor. Amager Fælled es la gran extensión verde que ocupa buena parte de la isla de Kastrup. Entre árboles y ramas, caminos y senderos con mi bici-todoterreno al ritmo de la Bittersweet Symphony, Victor esperaba en lo alto de la colina. Con esa sensación dulce/amarga de quien lleva nueve meses viviendo en Dinamarca pero sabe que solo le queda 1 y medio. Con las ganas de seguir descubriendo nuevos barrios de la ciudad pero con el pesar de que muy dificilmente podrá cumplir la promesa de volver a recorrerlos. Con todo, Copenhague sigue mostrando nuevas caras. Más allá del impresionante complejo televisivo de la DR (riete tú de Prado del Rey) se extiende Sundby y Orestad. Conectados por una gran avenida con los railes del metro encima y edificios muy modernos con, ohh, sorpresa, ¡balcones!. Aprovechando este inusual y repentino ataque de amiguismo danés, invitamos al ciudadano ejemplar y predilecto de este país con nosotros a comer. Sentados en una mesa de un parque, el dulce viento casi se “come” todas las patatas fritas.

2 personas inquietas, ansiosas por descubrir nuevas cosas no podían dejar de lado ese curioso edificio blanco y negro que se alza en el horizonte con forma de pirámide invertida. Si alguna vez han cogido el metro o el tren con destino al aeropuerto o simplemente al sur, lo habrán visto. No nos conformamos con ir sino que además entramos. ¿adivinan que puede ser? Pues un hotel. Bueno va a ser porque el Bella sky, que es como se llama, no abre hasta mañana. 2edificios que crecen en direcciones opuestas (y dan esa imagen de pirámide invertida) pero que se hayan unidos por 2 puentes. Y junto a ese megalómano hotel-centro de conferencias se haya, ohh, de nuevo sorpresa, el Bella Center. Si en cuyo interior “me Rio de Janeiro” nos arrebató las olimpiadas y si, en cuyo interior nuestros políticos mundiales decidieron dejar pudrirse el planeta un poquito más hace apenas año y medio.

A consecencia de la tormenta final enviada por los orcos europeos de la ciudad oscura de Bruselas, nos hemos tenido que refugiar en la sempiterna IT-university. Y todo ello, sin comentar que ayer por la noche, ohhh, grata sopresa, ¡¡los daneses se interesan por los Erasmus!! Prueba de ello es la cerveza gratuita que corrió ayer por nuestro piso y por mi estómago en varios pubs. ¡¡¡OHHHH!!!





People´s Kitchen

6 05 2011

Ayer fue un día, ¿cómo decirlo?, ¡chachi! Suena muy niño pero es que así fue como caí en la cama tras muchas intensas horas. Por la mañana tocó ración de project. Tras las 2 horas y media de meeting el miercoles con el supervisor en RUC, tocaba escribir y leer libros. Más inmigración, peticiones de asilo de refugiados de Oriente Medio, musulmanes en Dinamarca y entrevista a 2 jóvenes con velo. Productivo, como suele decirse. Luego tocó ocio claro está. 2 pizzas y un gofre hicieron de comida mientras veiamos a la gente pasar por la calle peatonal de Stroget. Karen comentó ayer que al volver de viaje sientes que llegas a Dinamarca como si fuese tu casa. Razón no le faltaba.

Llenado el buche fuimos a Christiania (¿dónde si no?) a realizar unas entrevistas a la gente de allí (¡listillos que os habeis colado!). Estuvimos en la famosa herreria de mujeres, formada hace 30 años por varias hippies rebeldes que se negaban a aceptar que hubiese trabajos solo para hombres. Poco aspecto alternativo les queda a esas 3 simpáticas herreras que todavía aún continuando fabricando curiosas esculturas con materiales reciclados. No nos entretuvimos mucho porque habíamos quedado a las 17:00 para ayudar a preparar la cena. En Christiania como en muchos otros lugares de Dinamarca y Copenhague, la gente prepara cenas solidarias y por un módico precio de 20DKK puedes comer ecologicamente, claro está. No obstante, en esta People´s Kitchen si ayudas a preparlo todo puedes comer gratis. Asi que nos pusimos a pelar patatas y verduras con los daneses allí presentes. (Luego no me pregunten por qué no quiero volver). Sin duda una gran experiencia que además te sirve para conocer a más gente. ¿En qué momento acabamos con una sueca, una portuguesa, una francesa y una danesa hablando en español? Dinamarca y solidaridad, un ejemplo más. Nos invitaron a volver e incluso a ir a otro experimento de viviendas en el canal. Okupas, claro.

Entre que cenan temprano y los días cada vez son más largos, nos dió tiempo a tumbarnos en el cesped y volver con las bicis viendo como el sol se escondia y el atardecer daba paso a un cielo anaranjado con las puntas de las torres destellando. Suena a cuento pero es que lo es. En esos momentos uno se siente como Lucy in the sky with diamond

… o a putno de despegar con la bici como ET 😉





Kit de la danesa perfecta

4 04 2011

No pudo ser Sara más original al proponer el regalo de cumpleaños: una maleta con las cosas que mejor definen a los ciudadanos de este país. Añadan alguna si creen que nos hemos olvidado de algo.

En primer lugar, no se concibe a una danesa sin un timbre para la bici. Igual de importante son las gafas de pasta. Cuanto más grande y coloridas mejor. Y es que en el vestir no tienen reparos, ni prejuicios ni por supuesto, mal gusto. A su rollo y de modo casual, no hay mujer que no lleve un fular o pañuelo. Y está claro, en invierno es igual de necesario los calentadores para las piernas. No se nos puede olvidar incluir el mayor símbolo del barrio más famoso de esta ciudad, para alegria de todos los presentes. Hablando de productos típicos, están las galletas de mantequilla, comercializadas también en españa bajo el formato de una caja redonda y azul (en ocasiones dificil de abrir). Entrando en el mundo de los simbolismos, la maleta también contiene un cuaderno con el dibujo impreso del país, de igual modo que 50 banderitas rojiblancas. No lo sabía antes de llegar aquí pero Lego, la tienda que hizo las delicias de nuestra infancia, es danesa asi que compramos una hucha con forma de figura de Lego. Probablemente algo habré olvidado por el camino sin embargo, todo iba dentro de una maleta diesel. No una cualquiera sino que uno de los primeros modelos y que tras lustros ha recorrido 3 continentes. El loppenmarked hace que encuentres cosas insospechadas tiradas de precio. Esperemos que el regalo le haga ilusión =)

 

PD: Nos faltó darle una corona danesa, también muy de la tierra