PROJECT DONE

30 05 2011

Guau!! Suspiro y alivio. Acabado. De repente descubres que vuelves a estar de Erasmus. O al menos hasta que llegue el examen oral. Pero para eso todavía queda unas semanas. Ahora es tiempo para levantarte a las 12:00 y no sentir esa presión de que tienes que hacer algo productivo. Living la vida loca. Por eso, quizás me animaré a ir a la que probablemente será mi última gran fiesta Erasmus. La llaman la “Semesterafslutningsfest” pero para los castellano-parlantes sería la fiesta de final de semestre. Una de las cosas que más me ha sorprendido de Dinamarca es que puedes encontrar una fiesta cualquier día de la semana. Para ser un país escandinavo, con horarios de fiesta más bien vespertinos que nocturnos y sobre todo, teniendo en cuenta el gusto de la mayoria de los daneses por los pubs, bares o locales tranquilos; las grandes fiestas internacionales no han faltado a lo largo de este año.

Ayer, en consonacia con otras ciudades europeas y por supuesto españolas; nos concentramos en Copenhagen para exigir una Democracia Real Ya. Lo curioso del caso es que vinieron más daneses que españoles. Jóvenes y no tan jóvenes, ellos fueron los que se encargaron de traer el megáfono, a músicos con isntrumentos y un curioso DJ-bici (hay que ver el amor que tienen aqui por ese cacharro de 2 ruedas) cn 2 altavoces que atraia con música la curiosidad de los viandantes. Como viene siendo habitual, la lluvia también se sumó al evento. Gracias, peor a la próxima, NO ESTAS INVITADA. También vinieron los medios daneses, más de lso esperados asi que después de las entrevistas al personal, supongo que harán buenos reportajes. Incluso yo fui entrevistado. Un hombre viejete con una cara me pilló por banda mientras pegaba las letras en la pancarta. Lo cierto es que fue horroroso ya que entre el celo, la lluvia cayendo, yo de rodillas intentando colocar bien las letras y el batiburrilo de inglés castellano que me salió, doy por hecho que desechará mi testimonio. Para rematar, no entendí que quería que gritase con él: NO VIOLENCE, NO HATE, JOIN US HERE que yo interpreté como un “No violence, we are demanding our rights”. Democráticamente empapado de agua, fui con varios manifestantes a un café llamado “la Groutte”. A 30 metros de casa y por esa calle yo no había pasado nunca y eso que es perpendicular a Stroget. El sitio es una teteria, con sillones y música medio árabe medio pop de fondo en donde puedes fumar cachimba. Pensé que eso era imposible de encontrarlo aquí, asi que me apunto el sitio y antes de irme me fumaré una sisha y un té.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde el salón empeizo a oler el arroz al horno que están preparando en la cocina. VIVA VALENCIA (la buena, claro).





Copenhague se mueve

22 05 2011

Fotos de la concentración en Copenhague

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

http://yfrog.us/04tkhz





Curioso. Hoy el sol sale en Copenhague

21 05 2011

Pues yo creo que hoy va a ser un gran día.





Worker´s day

1 05 2011

4.910.200 de personas no podrán celebrar este día.

Eso es el dato, el hecho es que cada vez más españoles tienen que emigrar para encontrar trabajo. Y cuando digo trabajo, digo trabajo digno y con derechos. De ese que algunos quieren enterrar mediante reformas futuras y presentes. Porque esa es mi realidad. Para trabajar precario en España por 2 duros y explotado, me planteo la posibilidad de trabajar en Dinamarca. Si trabajando menos horas se cobra más sueldo ¿qué me motiva para volver?. Lo que para un español es el primer mundo para los daneses la situación es peor que hace varios años. Y para demostrar su desaprobación se reunen en Fælledparken en un ambiente festivo con conciertos, mitines y buena compañia.

Tras varias semanas soleadas, el cielo se escurece. Metáfora del futuro que nos espera.





Christiania: Welkommen hjem

1 05 2011

Bienvenidos a casa. Así rezaba la entrada a Christiania. De verdad que fue emocionante la entrada. La gente tiró el muro a patadas que desde el miercoles impedía la entrada. Los chrisitanitas cerraron para poder reflexionar sobre su futuro. Le gobierno pide que paguen por el terreno de sus casas o les desalojará por la fuerza. El ultimatum finaliza el lunes y los 800 habitantes de tan singular barrio debían adoptar una postura conjunta por consenso. Durante estos tres días han estado debatiendo sobre las distintas opciones que en realidad se reduce a una: pagar pero con condiciones. Esas condiciones son las que defenderán en el Parlamento para aceptar la propuesta. Con el cierre simbólico demostraron la cantidad de gente que está a favor de Christiania. Jóvenes, colgaos, familias enteras, hippies de otras épocas, jubilados y nostálgicos se congregaron en la plaza de Christianhavn. Tras una hora de concentración el millar de manifestantes recorriendo los 200 metros que les separaban de la entrada del barrio.

Karen y yo, como buenos comunicadores fuimos a preguntar a la gente, grabar y ver el ambiente. Aún siendo turistas, los pelos se nos pusieron de punta. Fue emocionante entrar y ver todo decorado para la ocasión, a la gente en los tejados tirando confetis, haciendo fotos, ondeando la bandera roja con tres puntos amarillos; ver a la muchedumbre abrazándose, gritando y cantando la canción convertida en himno de esta ciudad libre (“You cannot kill us”).

Hace ya casi 40 años desde que unos jóvenes y no tan jóvenes idealistas se dejaron algo más que su cómoda vida danesa en su violenta lucha contra la policia para alcanzar ese sueño de un estado autogestionario, libre, democrático y sin impuestos. Muchos de los que lucharon por eso ya no siguen allí viviendo. A otros, la libertad les ha pasado factura. Puede que Christiania ya no sea lo que era pero por su encanto, por sus actividades culturales y por la tranquilidad que se respira mucha gente la seguirá reivindicando. Christiania es diferente y como dijeron en el lejano 1971, I kan ikke slå os ihjel. Que así sea.





Pon un extranjero en tu vida

23 09 2010

Hay dias en los que te pasan mil cosas y es imposible resumirlo en una entrada…

Estoy preocupado. Muy preocupado. Hay días que apenas hablo inglés. Somos un grupo tan grande de españoles que nos rehuyen, incluso nos dicen que no vienen con nosotros por hablar todo el rato en español. Tienen toda la razón pero deben comprender que no es culpa mía tener los mismos horarios y costumbres que los españoles o que en esta residencia seamos más de una docena. Sin embargo debemos integrarnos y esta mañana he dado el primer paso: he comido en la cantina a las 12:30 con Erasmus extranjeros. Encima he recibido el piropo de Barbara y Moritz al decirme que desde que me conocieron hasta ahora he mejorado mi inglés =) Debido al buen tiempo (sol y ¡¡calor!!) hemos comido fuera por primera vez; mientras que en España está lloviendo, trelere trelere… La verdad es que la mañana ha sido muy productiva. En clase de danés soy el único español que resisto y cada vez veo que me gustan más las clases. La pronunciación me sigue costando pero luego me alegra ir por la calle y saber el significado de algunas palabras o verbos. Mads, el profe, hace las lecciones amenas por lo que las 3 horas se me apsan volando. Hoy tocó hacer un dictado, escribir un texto breve presentándonos y poner una palabra desconocida para nosotros en cada letra del abecedario.

Después de danés y la comida europea aproveche para darme un paseo por los confines de la universidad en bici. Descubrí que a escasos 20 metros de mi facultad hay cabras pastando, una casita de un agricultor con su terreno plantado y mucho mucho campo. Esto para un madrileño de ciudad causa impresión. De veras. Feliz y motivado me fui a la biblioteca a coger un libro en inglés y me quedé en ella leyendo durante una hora. La biblio es un sitio muy acogedor, con 3 plantas, muy moderna y organizada -como todo en este país-, grandes cristaleras que la hacen muy luminosa y con un sistema de reserva de libros peculiar. Tu llegas a una máquina, introduces tu carnet universitario, pones tu contraseña, pasas el código de barras, eliges la fecha de entrega dentro de un plazo y listo. Parece sencillo pero aquí al servidor le ha costado un buen rato averiguarlo. Mi danés no me llegaba para traducirlo todo y hacerlo bien a la primera.

En esto eran las 15:10 y llegaba yo a mi cuarto por fín para limpiar y recogerlo un poco cuando Claudia, Eva y Lurdes me convencieron para ir a Copenhague a pasar la tarde. Viendo el solecito en el cielo azul no me lo pensé 2 veces y allá que fuí. A la llegada a la plaza del ayuntamiento me esperaba la que iba a ser la primera manifestación danesa a la que asisto. Primero vimos los globos y banderitas que portaban un grupo reducido de personas y obviamente fuimos a olisquear a ver que se cocia. Nos explicaron que se congregaban delante del ayuntamiento para protestar por el recorte presupuestario en ayudas a bebes, discapacitados y ancianos. Nos inmiscuimos entre la gente -muchas familias con sus bebes y algunos jovenes- y cogimos una pancarta que no sabiamos que ponía. Una señora muy agradable con una cesta llena de galletas nos ofreció probarlas. Eran galletas de mantequilla, muy populares en estas tierras. Cuando me quise subir al muro para echarles una foto me encotnre con que en la plaza se habían congregados ya varios centenares de personas en un ambiente muy festivo, con conciertos y cánticos reivindicativos. O vete tu a saber de qué porque no entendiamos nada. Después de esto nos fuimos de compras. Bueno, más bien se fue Lurdes sola proque nosotros fuimos de “steal”. El otro día me recordaron que existe un verbo llamado “buy” pero no sé que significa. Una hora más tarde nuestras carteras estaban llenas de souvenirs.

Ayer volvimos a salir de fiesta por Copenhague y para mi sorpresa hay bastante ambiente a pesar de ser viernes. eso si, los daneses son bipolares. Entras en la discoteca y los ves a todo sentados en sofás y mesas disupestas al rededor de la pista de baile. Pero observas que también hay algunos que se suben a las barras de baile y mueven robóticamente su esqueleto. La cosa posteriormente se animó sin embargo yo me quedé sentado conociendo a 2 daneses, de los cuales ayer era el cumple de uno. A ritmo de “skal ” (brindis en danés) nos bebimos una botella de anís que encontramos por ahí. Al final salí un poco tocadito, tanto que me quedé dormido en la cama leyendo un libro hasta que sonó esta mañana el despertador. Ya saben, yo y mis cosas.

Por cierto, me he encontrado una compresa en mi mochila. No se de quién es ni que me la puso ahí. Quien sea que se pase a recogerla o la tiro.