Fiesta en casa

15 05 2011

Lo que pretendia ser una cena entre amigos con varios cocktailes se acabó convirtiendo en una fiesta inesperada. Porque es verdad, una fiesta en tu piso cobra pleno significado cuando entras en la cocina y no conoces a nadie. El salón se convirtió en una pista de baile, con la música a tope y la alfombra y la mesa recogidas. Ante todo que no se mancha la alfombra.Para mí fue tan divertida como inesperadamente internacional. De pronto nuestro salón se convirtió en una pequeña ONU: gente de Canadá, la mejor representante de Japón, un tipejo más torpe que la mojama que decía venir de Sudáfrica, daneses, por supuesto; los primos italianos y presidiendo el salón, el embajador de Studiestraede en la ONU, el señor Von Liel. Lo que trae consigo la fiesta todo el mundo lo sabe. A escobazos para intentar que los borrachos se fuesen, competiciones absurdas, fotos embarazosas, una falsa llamada de los vecinos quejándose por ruido y el agradable paisaje de la mañana post-fiesta. Por suerte hoy es 15 y toca cambio de habitaciones. Asi que, limpieza general del piso.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: