Legalmente, ya soy residente de Copenhague

16 03 2011

Prometieron 10 días y al final han sido 12, pero la espera ha merecido la pena. Sinceramente me cambié el CPR de Roskilde a Copenhague para poder registrarme en la embajada y votar. No obstante la multa por no cambiar tu lugar de domicilio suele rondan los 100 euros. Su civismo a veces me desespera. Hasta 500DKK te puede costar si cruzas un semáforo en rojo. Yo, madrileño de pro, no soporto estar parado en la acera si no pasan coches; algo muy normal tratándose de Dinamarca.

Por cierto, ayer la policia me paró porque no llevaba la luz roja trasera de la bici y porque la deltantera la llevaba apagada. Por suerte, mi casa estaba 3 calles más allá y me dejaron ir. Si no, ¿Saben que hubiese sucedido?. ¡¡MULTA!! Daneses…

Los atardeceres son precisosos. El sol cada día tarda más en esconderse

 





Bye bye Open Card

25 10 2010

Si señores, nos han pillado. La revisora con aspecto de tonta y un inspector musculitos nos han requisado nuestra maravillosa tarjeta con la que viajabamos gratis a todos lo lados. Fue bonito mientras duró. 2 meses de ilegal que me han ahorrado una buena suma de dinero (facilmente 500-700 euros, sino más) en transporte: Hillerod, Helsingor, Olby, Roskilde y los innumerables trayectos Trkroner-Copenhague. Todo ello sin contar a las atracciones, museos y palacios en los que entré gratis. Ese mundo idílico y paradisiaco se acabó… de momento.

Nos creiamos invencibles y los más optimistas se veian con la tarjeta hasta final de año. Pero demasiada gente copió la idea y los revisores se extrañaron que tantisimos estudiantes fuesen a Trekroner con la Open Card. Esto les llevó a ponerse en alerta y a realizar controles más exhaustivos de la tarjeta “mágica”. Cada vez conocíamos a más gente que les habían pillado y aún así decidí correr el riesgo de llegar hasta el final. Y el final fue ayer a las 22:40 en Valby, cuando cabizbajos y riéndonos bajamos al anden tras haber sidos expulsados por el inspector. No nos puso multa ni llamó a la policia, como se especulaba por la residencia, simplemente nos quitó la tarjeta y nos ordenó bajar en la siguiente parada. El dolor supremo vino después al tener que pagar 69 coronas por el ticket sencillo. y aquí viene la otra parte de la historia. Si se creen estos engredios daneses que pienso contribuir con mi dinero a pagar su fantabuloso estado de bienestar del que solo ellos disfrutan sus ventajas, LO LLEVAN CLARO. Me niego en rotundo a estar 7 meses pagando 50 euros por un clipcard de 50 euros. Aún a riesgo de quedarme aislado en Trekroner. Buscaré la forma de que no se borré la banda rugosa que identifica si una tarjeta ha sido falsificada con acetona para cambiar la fecha. Viajaré en bus o encontraré otra ruta que evite pasar por la ya conocida ruta del terror. Si porque terror te entra al pagar esos precios abusivos. Hemos comprobado que en el metro, en los autobuses y e los trenes rojos no pasan tantos revisores y los que hay no se fijan tanto en los detalles. Además la tarjeta nueva me servirá para seguir viajando por Sealandia y para entrar en los sitios turísticos gratis. Pero ¿cómo llegaré a copenhague si no quiero pagar tanto?. Esa es la cuestión.

Al menos la tarjeta dió como último servicio entrar al Tívoli gratis y ver lo bien que lo tenían todo decorado para Halloween. También pude subir a la torre de la iglesia próxima a Christiania desde la cual se ven unas magníficas vistas de la ciudad, después de subir cientos de escalones los cuales se estrechaban y empinaban cada vez más a medida que se acercaba uno al final. El día turísitco de Copenhague sirvió para enseñarle la ciudad a los amigos de Claudia y para descubrir que es aquí donde se encuentra el mejor restaurante del mundo: el noma. Como honor decir que comimos un bocata enfrente de su puerta. está ubicado al lado de la Opera, enfrente del Nihavn.

Ahora me toca ponerme a escribir un ensayo mortal para mi querida Teoria de la Comunicación del cual hablaré mañana. Me despido con uin consejo para todos los erasmusitos de Trekroner. Usar la tarjeta es una ruleta rusa en estos momentos. Pueden no darse cuenta los revisores como tocarte el cabrón de turno que te deje tirado en medio de una estación. No la usen

Vuelve a salir el sol en Roskilde =)





El día despues de la fiesta

11 09 2010

Hoy me he levantado feliz. Bueno, rebobino. Hoy me he levantado a las 8:45 porque con la borrachera de ayer he visto en mi reloj que eran las 14:45 y como un rayo veloz me he levantado, me he duchado, he preparado la comida (filete de ternera) y cuando iba a encender el ordenador veo que son las 9:15. Pero no se crean que me he dado cuenta en ese momento que estaba equivocado. No. Pensaba que elr eloj se había jodido porque seguía marcando las agujas 14:45. Claro, lo que mi vista no alcanzaba a ver era que estaban en la posición inversa. Terrorífico. De la mala ostia me metí de nuevo en la cama, previamente habiendome comido el filete de ternera. A la 13:30 me levanté por segunda vez en este día y en esta ocasión tocó desayunar Choco Crispis (el orden de los factores no altera el producto) y ha sido el momento del día en el que me he sentido feliz ya que he comprobado que mis postales han llegado a buen puerto. Y en tiempo record porque las mandé el miercoles. Sus palabras de agradecimiento me han alegrado una mañana que prolonga la felicidad nocturna. Porque lo de ayer por la noche fue de traca.

Comenzamos saliendo todavía de día de fiesta. eran las 8 de la tarde y danzabamos rumbo al tren aunque ciertas señoritas llegaron tarde y nos tocó esperarlas en Copenhague. Nuestro destino era la casa de un danés, ahí fue donde maldecí a mi querida madre por no haberme parido en Dinamarca. Antes de entrar nos debimos quitar los zapatos y mostrar nuestros hermosos calcetines (Silvia te pillamos con uno de cada color). Menos mal que no tenía tomates que sino que verguenza. Los españoles estábamos con los ojos como platos comprobando su pisito de estudiante: “Una tele de plasma!!”, “un ordenador Mac!!”, “unos altavoces potentes!!”… todo ello acompañado de gritos de exclamación. Adivinene el coste del alquiler, ¿500 euros? Nooo, 200 euros mensuales y el Estado le paga por estudiar. En esas estábamos cuando Verner nos dejó solo mientras fue a buscar a más gente y obviamente los españoles ideamos macabros planes para desvalijar la casa: “la tele por la ventana sale perfectamente y en una carrerita estamos en el metro”. Entre medias María la había liado parda. Toqueteando el portatil cambió la lista de reproducción, tiró Vodka por el suelo… vamos, que iba directa al horcamiento público. Una vez todos en la casa, toco beber, beber, beber, beber… que si un cubata de vodka, que si cerveza, que si calimotxo, que si mojito; mezclar? algo malo? Así acabamos, discutiendo de política los españoles (¿en qué momento surgió la conversación?) y dando tumbos por la casa. yo había un momento que ni veía al gato de Verner. La culpa de todo la tuvo el “Yo nunca” versión inglesa que siempre te hace beber y decir cosas indeseables.

Yendo para la fiesta en la discoteca tocó la broma del día: pillada en el metro sin pagar. Yo con mi tarjeta trucada no tuve ningún problema -y eso que la enseñé al revés- pero Silvia y Claudia no tuvieron suerte y el inspector no se mostró compasivo. 600DKK de multa que dudo mucho que lleguen a Canarias y Catalonia porque no pusieron la dirección de Dinamarca. En ese momento yo iba que no me enteraba de nada y andando como un sonámbulo por mitad de la noche. A las 00:00, si si parece que serían las 4 o así pero soloe ran las 00:00 e íbamos como íbamos, llegamos a la discoteca. Había que pagar 600 DKK pero nos saltamos una cuerda y no pagó ni el tato. Total para la mierda música que había… todo el rato house que mientras uno va borracho es bailable pero a las 4 estas hasta las narices de ello. Les habrá pasado alguna vez que hay noches geniales por la gente con la que estas pero la música o la discoteca no acompaña. A fin de cuentas lo importante es la compañia y resulta extraño que lo pases increiblemente bien con gente a la que hace 3 semanas ni conocias. En ese lugar nos juntamos casi todos los Erasmus, era la primera vez que saliamos todos juntos y mereció la pena =)

A las 5 estábamos todos camino pa´Trekroner habiendo hecho una parada técnica en el Mc Donalds para repostar. El camino de 10 minutos de la estación a la residencia me mata y encima cn frio y sueño. No ardió Copenhague pero en la fiesta RUC disfruté como un enano 😉