Drink or strip

2 12 2010

El día que termine el project solataré el mayor alarido dado jamás en mi vida. No tendré nunca un hijo pero acabar esto es peor que un parto múltiple en la España de posguerra. El nivel de estress sube en proporción iversa a los días que quedan. Parece que todo está acabado pero siempre falta algo. Encima se añade el idioma cacofono que inventaron unos eñores daneses. La wikipedia además me da motivos para animarme con frase demoledoras como: “está considerado uno de los idiomas más difíciles de aprender en el mundo por su complicada pronunciación”. Con oraciones de este tipo rød grød med fløde, uno jamás lo afirmaría. Como un toro moribundo, mareado dando vueltas por la palza a sabiendas que esas imagenes serán las última de su vida y con la lengua fuera, la wikipedia vestida para la ocasión con un traje de luces al más puro estilo torero apuntilla: “Por la dificultad para pronunciarlo, los mismos daneses se refieren con humor a su idioma como “una enfermedad de la garganta, más que un idioma”. ¿Alguién ve el humor?

Algunos se preguntarán porque lo sigo aprendiendo. Bueno, la culpa la tienen los 7.5 creditos de libre que te da pasar el curso. Que hipoteticamente sumados a los del segundo cuatrimestre creo que compensa tragarme un boli para mejorar mi pronunciación.

Tiempos de quejas y lamentaciones aparte. Decidí ir a la cena española que se está cocinando ahí arriba. Los juegos y tertulias nocturnas están muy bien pero la panza ya va exigiendo comida española. Mi aportación a la causa común es un juego divertido a la vez que picante. Drink and strip. En español se conoce más por el juego de la botella. en la versión danesa hay una ruleta con diversas casillas. La aguja en el 60% de los casos señala que debes beber o dar una prenda (cuando no las 2 cosas). En el otro 20% debes elegir que alguién lo haga y solo en el 20% restante estás libre de pecado. Aquí como son tan cucos, te incluyen en el pack 4 chupitos de tequila. Nosotros aportamos la bebida. La noche pues, promete emociones fuertes. Mañana les cuento 😉





Españoles por Dinamarca y fiesta orgasmus

6 10 2010

Lo estaba esperando y ayer recibí varios privados avisándome: ayer tocó el capitulo de españoles por el mundo en Dinamarca. Los carnavales de Aalborg, la Sirenita, Christiania, el castillo de Hamlet en Helsingor, el Tivoli, los canales… y ROSKILDE. Aunque con muchos tópicos, el video resume bastante bien como es la vida en este país y por ende mi actual país. Algunas de las situaciones/lugares de las que aparecian en el programa ya las había mencionado en mi blog asi que varios de mis amigos me dijeron que “era como si ya lo conociesen”.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20090622/espanoles-mundo–dinamarca/530386.shtml

Mientras tanto nosotros a lo nuestro que es lo mismo que decir la fiestas en la residencia entre semana. La de ayer fue especial ya que por priemra vez vimos a los europeos desatados, bailando dándolo todo, aguantando hasta entrada la madrugada (a pesar de que al día siguiente era lectivo) y por primera vez esto se pareció realmente a un ORGASMUS. Había momentos

en los que la pista de baile parecía un cuarto oscuro, veias parejitas por todos los lados:

bailando a tu lado, al abrir la puerta para subir las escaleras, saliendo de las habitaciones cuando caminabas por el pasillo o simplemente lanzándose miradas cómplices y sonrisas intencionadas. A más de uno/a el alcohol les hizo olvidar que tenían novias/os de igual modo que hubo otros/as que empezaron a sentir ese cosquilleo maligno que te invade por el cuerpo y es conocido por el nombre de celos. ¿Y que suscitó que hubiese tanta feromona suelta? Bien podría ser algún bollito de canela o que las tartas llevasen alguna sustancia afrodisica, el caso es que la nopche fue “digna de admirar” y ha dado para una larga sobremesa esta mañana. La gran varierdad de postres preparados por los franceses -de distinto gusto y éxito- hizo que me empachase tanto (en madrileño, “estar tererento”) hasta el extremo de subir y bajar ventipico veces las escaleras. Como viene sucediendo habitualmente, hay un momento de la fiesta en la que los españoles desaparecemos y nos juntamos en la Mediterranean Kitchen para basicamente, liarla parda, hablar a gritos y desocnectar un poco de tanta lengua de Shakespeare.

Cambiando de tercio, hablemos de las clases. Una pérdida de tiempo. Nos han explicado como usar el Photoshop ya que debemos realizar una campaña publicitaria y ese programa es pieza casi fundamental. La clase iba dirigida para tontos como yo que a estas alturas de la vida todavía no manejan el photoshop, bien por torpeza congénita, bien por ser daneses. Como decidí seguir siendo un ignorante, en el descanso de la comida me volví con los españoles a la resi a comer un rico salmón (crudo) comprado en Fakta.

Son las 18:30 y tengo que empezar a encender las luces porque casi no veo. Del sol hace días que no tengo noticias suyas y cada vez anochece antes. Antes de las 19:00 creo que la oscuridad profunda invadirá el cielo. Y estamos en octubre…

Clima aparte, la felicidad en los rostros ha invadido Korallen -hay otros que no es precisamente el sentimiento que tienen- y hoy por los pasillos no paraban de surgir los comentarios e impresiones de la noche anterior. Hoy mi cocina ya está completamente limpia y preparada para la próxima. El lunes toca Italia.





Como las cenas españolas, NINGUNA

28 09 2010

Ayer invertí el día para 2 cosas: dormir por la mañana y preparar la cena por la tarde. Me explico. A las 16:00 de la tarde los españoles de Korallen nos juntamos en la Mediterranean Kitchen para organizar la gran cena española. Era “gran” porque invitamos a toda la residencia o a cualquier persona que se dignase a venir. Pusimos el dinero y nos fuimos en comitiva a comprar al super. Como creo que no he hablado todavía de los supermercados en Trekroner aprovecho esta ocasión para hacerlo. Al lado de la estación, es decir, a 10 minutos de Korallen; se encuentra el Fakta, el que en teoria es el super más barato. En la práctica también lo es pero si te pones a comparar precios con España y nuestro añorado Mercadona creo que no encuentras nada más barato o al menos similar de precio. Claro, que si cruzamos la acera y vamos al super de enfrente (llamado, “el super de enfrente” o “el otro”) los precios se disparan aún más, el problema viene en que este super es el doble de grande y con mucha más (rica) oferta que el Fakta. El caso es que ayer compramos en los 2 y cargados como mulas nos fuimos a Korallen a preparar la cena.

Sara, nuestra lideresa espiritual, nos organizó en grupos: en una cocina los que hacian las tortillas y pelaban patatas, en otra los que hacían el resto de comida y de recaderos y mueve-mesas; a Claudia y a mí. Para que se hagan una idea del despliegue montado lo resumo en cifras: 15 personas, 4 hornos, 16 fogones, 3 horas cocinando, 79 huevos, 8kg de patatas, 4 kg de tomate, 2kg de verdura, 6 botes de garbanzos, 1cabeza de ajo, 2 paquetes de jamón, 1 de lomo, 1 de fuet, 2 de bacon, 1 de albondigas, 1 cabeza de ajo, 12 cebollas, 2 tarrinas de queso philadelphia, 1 paquete de galletas María, aguacates, mahonesa, queso y fruta variada. Todo ello para dar de comer a más de 50 personas.

Organizamos mi cocina, que es más grande que la mediterranean, con 5 mesas empotradas a la pared para que la gente fuese cogiendo la comida como si fuese un buffet. En cada plato pusimos un cartelito con el nombre de la comida y los ingredientes en inglés para que cada uno supiese que estaba comiendo. Decoramos la sala con banderas diversas y pusimos alrededor de la mesa velas. A pesar de estar todos de pié, que la cocina era muy amplia y sin nada por medio, no cabía apenas un alfiler. La hora oficial eran las 20:30 y pensamos que no vendría mucha gente porque a esas horas estaban pocos. Pero para nuestra sorpresa se adaptaron perfectamente al prototipo de español: llegaron tarde, cenaron a las 21:30 y devoraron todo lo que pillaban por medio.

El esfuerzo valió la pena porque la gente nos reconoció el mérito. La guinda la puso la música y la fiesta posterior con mucho toque latino. Pero todo tiene su parte negativa: uno puede pasarse horas cocinando que sabe que luego tiene el premio de una comida rica y deliciosa sin embargo después de todo los platos sucios te esperan en la pila. Y con todo lo que liamos ayer no me quiero ni asomar a la cocina…

PD: Ahora subo a tomar te con los franceses y luego a correr un poco para bajar el buche





1 mes en Dinamarca

20 09 2010

El mismo día en que se cumple un mes de mi estancia en Dinamarca descubrí que en este país los insecticidas cuestan 10 euros (el caro 31) y que probablemente mañana de el pistoletazo de salida a la amigdalitis.

30 días en Roskilde. ¿Rápido?, ¿lento? no se, el caso es que después de un mes me siento literalmente como en casa. Toca hacer balance de mi estancia y a decir verdad, sale positivo. La universidad me la conozco al dedillo y encima el campus me parece más bonito y acogedor que el de Moncloa. La primera asignatura que acabé -y aprobé, espero- es Social Media. Esta se despidió, entre pasta de té y uvas, con la famosa exposición de mi virtual world. A las 12:30, delante de quizás 20 personas, tuve que perder la verguenza y hablar en inglés durante un minuto acerca del mensaje, el objetivo y la estrategia de nuestro proyecto. Nada comparado con los 3 minutos y delante de una auditorio con más gente que tuvieron que realizar los alumnos de Speech Comunication. Salió bien y mañana, asignatura nueva.

En la residencia voy aprendiendo a vivir solo. De momento, a pesar de no haber cocinado nunca y ser uno de mis grandes temores, no he tenido problemas con la comida. Poco a poco voy mejorando mis dotes culinarias y al menos las cosas sencillas me salen bien. El tema d ela limpieza es lo que más me saca de mis casillas ya que en estos suelos a la minima que se te caiga una miga se ve perfectamente asiq ue siempre tienes la impresión de que están sucios. El baño es el remate de este problema. Antes andaba preocupado fregandolo todos los días, ahora viendo que todos tenemos el mismo problema, cierro la puerta y que le den por saco. Como bien lo definió Sara, este suelo es poco sufrido.

No por ser lo último es lo menos importante, incluso me atrevería a decir que es casi lo mejor. Es decir, la gente. Intentaré ser breve en la descripción para que sirva de modelo como presentación oficial. Comencé mi Erasmus con Silvia, juntitos y sin separarnos ni un segundo. Siempre es agradable contar con un amigo cuando te vas a vivir fuera. No te sientes tan solo ni tan incomprendido con el idioma. Al comenzar las clases empezamos a socializar con extranjeros bajo la premisa de “españoles NO”. De este modo conocimos a Moritz mi vecino de al lado, gracioso como el mismo y que intenta aprender a bailar. Otro que intenta aprender, en este caos español, es Paolo. Italiano, discreto y muy buen conversador se le añade la facultad de que cocina una pasta deliciosa. Con él conocimos al resto de italianos, que al igual que los españoles, nos juntamos para hablar nuestro idioma. Gente como Chiara, Ginevra o Pietro nos han acompañado al Ikea o Malmo. Pero poco duró nuestro afán internacionalista, exactamente un día de clase. Fue lo que tardamos en juntarnos con una cabra loca catalana llamada Claudia con la que tengo discursiones de matrimonio y 2 andaluzas con mucho salero: Miriam y María, más conocida esta última como Antoña la del moño. Al soler estar todo el tiempo juntos y hablando español, lo que era un problemilla se convirtió en problemón. Todo español que venía a la resi nuevo se acercaba a nosotros, así conocimos a Eva, Virginia, Aitor, Javi… La cosa tomó tintes dramáticos cuando fusionamos 2 grupos de hispano-parlantes. Anteriomente a nuestra llegada, en el Fundation course, 6 españoles se conocieron y entablaron una fuerte amistad. Nosotros y ellos creiamos que no llegaríamos a juntarnos pero el cenar en la Mediterranean Kitchen o salir de fiesta nos hizo que progresivamente fuesemos quedanos más y más. A cada cual más simpático: Victor y Guille los manitas profesionales, Ana y María o zipi y zape, inseparables, que con sus cuartos colidantes uno no distingue casi que casa es de cada una. Luego también están Marc el político y Sara un caso a parte y digno de admirar.Conclusión: todos los españoles nos vamos de viaje a Berlín. Los 15 o 16 que seamos.

¿Y el resto de extranjeros?. Pues por ahí andan supongo. Claro está que también hablamos con ellos, es más estoy intentando chapurrear (no se puede llamar hablar) nuevos idiomas como japones, alemán o italiano. Aunque tengan costumbres difernetes a las nuestra todos son muy majos y agradables. Entre ellos destaco a Leni, Hiroko o Fanny con las que no paro de reirme. En cierto modo los extranjeros nos marginan, vale que hayamos creado un guetto hispano o que hablemos durante mucho tiempo español pero es que si no tenemos angloparlantes en el grupo dificilmente aprenderemos algo =)

Espero que dentro de un mes pueda volver a decir que se siento tan bien como hoy mismo. Ojalá lo único que empeore en Dinamarca sea el tiempo. Y solo porque eso yo no lo puedo controlar.

¿Bailamos un vals?

Verner´s garden

¡Playa!

Hoy subo algunas fotos de ayer. La cena está lista





El día despues de la fiesta

11 09 2010

Hoy me he levantado feliz. Bueno, rebobino. Hoy me he levantado a las 8:45 porque con la borrachera de ayer he visto en mi reloj que eran las 14:45 y como un rayo veloz me he levantado, me he duchado, he preparado la comida (filete de ternera) y cuando iba a encender el ordenador veo que son las 9:15. Pero no se crean que me he dado cuenta en ese momento que estaba equivocado. No. Pensaba que elr eloj se había jodido porque seguía marcando las agujas 14:45. Claro, lo que mi vista no alcanzaba a ver era que estaban en la posición inversa. Terrorífico. De la mala ostia me metí de nuevo en la cama, previamente habiendome comido el filete de ternera. A la 13:30 me levanté por segunda vez en este día y en esta ocasión tocó desayunar Choco Crispis (el orden de los factores no altera el producto) y ha sido el momento del día en el que me he sentido feliz ya que he comprobado que mis postales han llegado a buen puerto. Y en tiempo record porque las mandé el miercoles. Sus palabras de agradecimiento me han alegrado una mañana que prolonga la felicidad nocturna. Porque lo de ayer por la noche fue de traca.

Comenzamos saliendo todavía de día de fiesta. eran las 8 de la tarde y danzabamos rumbo al tren aunque ciertas señoritas llegaron tarde y nos tocó esperarlas en Copenhague. Nuestro destino era la casa de un danés, ahí fue donde maldecí a mi querida madre por no haberme parido en Dinamarca. Antes de entrar nos debimos quitar los zapatos y mostrar nuestros hermosos calcetines (Silvia te pillamos con uno de cada color). Menos mal que no tenía tomates que sino que verguenza. Los españoles estábamos con los ojos como platos comprobando su pisito de estudiante: “Una tele de plasma!!”, “un ordenador Mac!!”, “unos altavoces potentes!!”… todo ello acompañado de gritos de exclamación. Adivinene el coste del alquiler, ¿500 euros? Nooo, 200 euros mensuales y el Estado le paga por estudiar. En esas estábamos cuando Verner nos dejó solo mientras fue a buscar a más gente y obviamente los españoles ideamos macabros planes para desvalijar la casa: “la tele por la ventana sale perfectamente y en una carrerita estamos en el metro”. Entre medias María la había liado parda. Toqueteando el portatil cambió la lista de reproducción, tiró Vodka por el suelo… vamos, que iba directa al horcamiento público. Una vez todos en la casa, toco beber, beber, beber, beber… que si un cubata de vodka, que si cerveza, que si calimotxo, que si mojito; mezclar? algo malo? Así acabamos, discutiendo de política los españoles (¿en qué momento surgió la conversación?) y dando tumbos por la casa. yo había un momento que ni veía al gato de Verner. La culpa de todo la tuvo el “Yo nunca” versión inglesa que siempre te hace beber y decir cosas indeseables.

Yendo para la fiesta en la discoteca tocó la broma del día: pillada en el metro sin pagar. Yo con mi tarjeta trucada no tuve ningún problema -y eso que la enseñé al revés- pero Silvia y Claudia no tuvieron suerte y el inspector no se mostró compasivo. 600DKK de multa que dudo mucho que lleguen a Canarias y Catalonia porque no pusieron la dirección de Dinamarca. En ese momento yo iba que no me enteraba de nada y andando como un sonámbulo por mitad de la noche. A las 00:00, si si parece que serían las 4 o así pero soloe ran las 00:00 e íbamos como íbamos, llegamos a la discoteca. Había que pagar 600 DKK pero nos saltamos una cuerda y no pagó ni el tato. Total para la mierda música que había… todo el rato house que mientras uno va borracho es bailable pero a las 4 estas hasta las narices de ello. Les habrá pasado alguna vez que hay noches geniales por la gente con la que estas pero la música o la discoteca no acompaña. A fin de cuentas lo importante es la compañia y resulta extraño que lo pases increiblemente bien con gente a la que hace 3 semanas ni conocias. En ese lugar nos juntamos casi todos los Erasmus, era la primera vez que saliamos todos juntos y mereció la pena =)

A las 5 estábamos todos camino pa´Trekroner habiendo hecho una parada técnica en el Mc Donalds para repostar. El camino de 10 minutos de la estación a la residencia me mata y encima cn frio y sueño. No ardió Copenhague pero en la fiesta RUC disfruté como un enano 😉





Kobenhavn

2 09 2010

Ains!! Hay días a los que a uno no le sale las palabras o no encuentra el mejor modo para resumir la jornada. Comienzo haciendo referencia a un comentario de Ricardo. Para los ex-Korallens, la “mediterranean kitchen” es aquella que se encuentra en la planta baja, en la esquina final de los números 25-27. Es un sitio pequeño, nada que ver con mi cocina que es la que está al lado de la puerta (habitación 20) que es gigante y la cual es sede de las fiestas importantes. La historia de la mediterranean kitchen viene porque en el fundation course se conocieron 5 españoles y aunque no les correspondia esa cocina, se apropiaron de ella. Días más tarde llegamos más españoles e italianos y como era en la única cocina donde había ambiente también fuimos a ella. Así sucesivamente hasta que hoy era imposible encontrar un sitio para cocinar, un plato libre o un hueco donde sentarse. En un principio llamada spanish kitchen, con la llegada de tantos italianos (y su rica pasta), el chipriota y el griego, se la rebautizó con el nombre por la que hoy se la conoce. Evidentemente va mucha más gente de otros paises porque ahora ya se ha convertido en el sitio oficial de encuentro, reunión, cenas y demás actos socializadores. Del resto de cocinas nadie tiene constancia. Unicamente las de la primera planta que están copadas de americanos y daneses asociales y excluidos ¬¬

Por lo que respecta al día de hoy, la clase pasó de ser aburrida a ser un coñazo. Menos mal que con los videos, las exposiciones acerca las redes sociales y un poco de internet a hurtadillas se hizo más rápido de lo que pensaba. Me tocó hablar de Tuenti y como es tan simple y tan breve creo que fuí el que menos habló. Mejor, porque para mi inglés improvisado del cual 1 de cada 3 palabras son inventadas, la exposición no daba para más =( Los descansos, como viene siendo habitual, solo dan para hacer el habitual papeleo (hoy tocó volver a ir a Roskilde por lo del permiso de residencia), comer apresuradamente algo por el camino y llegar tarde a clase. Eso sí, por el camino no falto la ración habitual de nervios, carreras y pánico que nos acompaña en el trayecto del tren cada vez que vemos al revisor y no hemos pagado. Es solo una estación y se tarda 4-5min pero se pasa de mal. Hoy la suerte quiso que el revisor multase a las de delante y se olvidase de nosotros. Y todo porque en este maldito país el transporte es carísimo. No dudo de que al final nos pillarán. Tiempo al tiempo

La hermosa tarde que tiñó el cielo de Copenhague de azul la aprovechamos para recorrer la capital, primero en Chirstiania, ciudad sin ley; y luego paseando por sus canales, sus calles peatonales y monumentos históricos. Al Tívoli no pudimos pasar porque es gratis para aquellos que tienen el carnet de estudiante danés y había gente en el grupo que aún no lo tenía. Lo que si vimos bien fue el barrio de Christiania. Aparentemente si pasas por la calle no sospechas nada ni intuye lo que se esconde en el interior de unos árboles o casas abandonadas. Pero si te adentras por el senderito que va a parar a Pusher Street literalmente, como dice el cartel de bienvenida, dejas atrás la UE para meterte en un sitio donde “ellos” imponen la ley. Suena a peli americana ambientada en el Bronx de NYC pero es en Copenhague y en el maravilloso sistema de Estado de bienestar donde te encuentras a gente malviviendo en chabolas, vendiendo drogas en quioscos y una sensación de inseguirdad que se acrecienta al prohibirte “ellos” por las buenas sacar alguna foto del lugar. Si da miedo verlo de día con 8 personas y un sol reluciente, imagínense por la noche. Volver a la civilización, afortunadamente, se encuentra a unos cuantos metros. Sitio curioso e interesante allá donde los haya, os dejó un enlace sobre el barrio de Christiania para los eruditos

http://lahaine.org/internacional/barrio_copenhague.htm

El cansancio y el sueño hace que me recoja hoy pronto en la habitación. Mañana día libre de clases toca limpiar y recoger que llega el finde y hay que vivirlo a tope. Ya no está Zara para impedirme trasnochar =P

Welcome to Christiania

Copenhague





Korallen

25 08 2010

Puede que sea debido a un instinto de supervivencia, a un deseo por mantener un vínculo con nuestra tierra, a nuestro deficiente inglés o a que somos muchos, el caso es que si algun vez he dicho que no me juntaría con españoles durante mi Erasmus es porque soy más inocente que el 28 de diciembre. El primer día de clase fue básicamente para conocer a nuevos compañeros y para comprobar que el 40% de la clase éramos españoles. De las clases en RUC ya hablaré mañana ya que hoy también ha sido mi primer día en Korallen.

Con el miedo de a quien ya le han dado con la puerta en las narices 2 veces fui a ver al señor de las llaves de cuyo nombre ya me he olvidado. Un mero trámite, firmita por aquí, recomendación por allá y de repente me he visto solo ante mi nueva casa. Cocinita con 2 fuegos, un fregaplato y una neverita; un aseo bastante grande para ser para mi solo, una cama con colchón debajo (esperando futuros visitantes), un amplio escritorio, un trasterito para meter la mierda sobrante y las maletas. De cajones tb ando sobrado ya que toda la ropa me ha entrado asi que no me puedo quejar de mis hermosos 25 m2. Después de un fregado general he empezado a decorar y ambientar mi cuarto: q si un poster de los campeones del mundo, q si otro de irlanda, fotos, adornos varios, velas, comida española etc. Todo lo necesario para sentirse uno como en casa =)

En Roskilde o hace frio, o llueve o hay viento y sino las 3 cosas. Hoy toco día de sol y viento. Algo presentía cuando ví en la ontanaza un molino eólico; malo mula, como diría mi abuela.  Literalmente el viento me frenaba cuando intentaba subir la cuesta hacia Korallen. Está claro que o cojo unos kilos de más o mi aventura Erasmus acabará siendo como la película “Lo que el viento se llevó”