Cuando la vida era… “don’t worry, be happy”

30 11 2011

Se llama Carmen, es tímida, vive en Valby y estudia Life Science. Lo que no se es cómo me ha podido soportar durante 3 días con mis nervios, mi impuntualidad y mi nula previsión del tiempo. Aunque yo era el visitante, le tocó tragarse el tour por Roskilde (paseo por el fiordo incluido), visita al campus de RUC, parada en la Black Diamond y paseo por el centro de Copenhague. Paciencia infinita es lo que la define. Gracias por tu hospitalidad y tus bocatas de queso =P

Lo bonito de los buenos recuerdos de Copenhague es que su imagen se quedó congelada en nuestras memorias. El paso del tiempo tiende a dulcificar los aspectos negativos y finalmente me mitifica el lugar como templo y santo de nuestra devoción. El bar ajandroso, sucio y con humera es, el Floss; la cerveza con gas y de calidad pésima es, el Kulorbar; y el Mercadona y sus precios se olvidan por, el Netto.

Pero la ciudad cambia. Poco a poco. Las obras en la calle peatonal que conecta Norreport y Stroget ya han cambiado la mitad del pavimento del suelo, el hotel D’Anglaterre está cubierto por andamios, al lado de Korallen el edificio en obras ya le supera en altura y el mercado de comida de Norreport por fin está abierto. 2 edificios simples pero modernos donde se puede comer y beber a precio danés (es decir, muy caro). Para que se hagan una idea, es como la Boqueria en Barna y el Mercado San Miguel en Madrid.

¡¡Cómo no voy a ser optimista si en Copenhague todo me ha salido a pedir de boca!! Desde el examen, a no pagar en el tren, pasando por la compra del Super Brugsen o que mi bici continuase aparcada. Bueno, de esto último decir que se ha notado que estoy desentrenado. Me costaba pedalear y la cuesta de la Calsberg no fue el único “fail” que tuve. Oficialmente, la excusa es que las ruedas estaban desinfladas y costaba más. Tras el recorrido por la ciudad, mi bici roja ya ha cambiado definitivamente de manos. Otro Erasmus la aprovechará en mi lugar pero hemos llegado al acuerdo que si yo o algún amigo va de visita a Copenhague nos la dejará para usarla. Good deal.

Aunque solo tuve tiempo para pasar una agradable velada con los pocos supervivientes que se quedaron trabajando, de bastantes personas me he acordado en distintos lugares. Por ejemplo, Clàudia. Hay otra Clàudia (con el acento remarcado en la à) que vive en Korallen, muy catalana y estudiante de Comunicación en la Pompeu. Curiosidades

Sara tuvo razón en afirmar que aunque en principio fuese una putada lo del examen, el destino me tenia reservado volver. Breivik atentó en Utoya y me sirvió para hacer una buena presentacion oral, ahora dejo la bici en buenas manos, planté el árbol, me pude despedir tranquilamente de la ciudad y no con la prisas de mi último día enviando mi maleta por Correos, y sobre todo; me fui con una sonrisa. Nada de tristeza o lágrimas. El Erasmus se acabó y nada de Dinamarca volverá a significar lo mismo, sin embargo, durante unos días te sumerges de nuevo en ese mundo, paseas por la calle y sientes como si el tiempo no hubiese transcurrido; vuelves a los días en los que te sentías libre, te guiabas por la improvisación y cometías locura. Días eternos en los que el sol salía por Occidente.

Solo hay que buscar una excusa, un motivo para volver. Y yo lo tengo claro. Volveré 🙂

PD: 5 meses después, el blog sigue teniendo muchas visitas. ¿Quién narices lo lee?





Mi última noche: hoy arde Copenhagen

23 06 2011

La última entrada de este blog en Dinamarca la voy a escribir desde la cafeteria Paludan con mi chocolate caliente. ¡¡Cómo no!! Cafeteria-Libreria que junto con la Black Diamond han sido mi rutina en Copenhagen.

La intensidad con la que si viven los días hace que esta semana se me haya hecho larguísima. No hace ni una semana cuando estaba nervioso por el devenir de mi examen y esta noche . Pero todo llega y hoy es mi último día en Dinamarca. La diferencia con ayer es que mis últimas horas me las he tomado con otra filosofia. Nada de nostalgia ni dramatismo en mi paseo por Roskilde. Estaba contento. Hasta el final, este pequeño pueblo me ha vuelto a sorprender. Desde hace varios días se ven autobuses descapotables circulando por la ciudad con jovenes alegres de fiesta con sus cervezas. Por su aspecto jovenzuelo, suponemos que han terminado la Selectividad danesa. Bueno, aunque aquí con las caritas de bebé que tiene la mayoria, todos parecen pubers. El caso es que hay estaban, a las 14:00, borrachos, en medio de la plaza, saltando, riendo, con sus gorritos marineros (que inundan la ciudad) y dando vueltas a la fuente pero sin bañarse ninguno en ella. ¿No se atreven a mojar sus piecitos a 17ºC? Cultura danesa…

Fui a Roskilde y a RUC básicamente a despedirme del Tiger y Super Brugsen que tantas alegrias me han proporcionado. No podía irme sin echar un último vistacillo. Luego me entró el síndrome Sara López, que consiste en seguir cogiendo ropa de tiendas aún a sabiendas que la maleta está a punto de reventar. Con la escusa de “esto no ocupa nada” he renovado todo mi vestuario de ropa interior. Lo de la maleta ya es otro caso. La ves ahí, llena y piensa que todos los recuerdos de un año están metidos dentro. Son los 20kg materiales que me quedarán de este país. Como Correos me cerró por lerdo, me arriesgaré mañana a ir y enviar la maleta. No quiero bultos en mi viaje por Italia. Porque esa es otra, no he pensado nada en el viaje por Roma, Perugia y Siena. La Signora Iris se salió con la suya y al final soy yo quien va a visitarla.

A la vuelta de Trekroner he ido a coger mi bici que la había dejado en Central station y para mi mayor sorpresa e indignación, alguien ¡¡ME HABÍA ROBADO MI CESTA!! Serán cabrones. Mi cesta del Fakta, esa cesta que tan útil me ha sido, que tan fácil hacía reconocer mi bici desde la distancia, ya no estaba 😦

23 de junio —> SANKT HANS. Habrá hogueras en distintos puntos de la ciudad: Soerne, Lanebro, Frederiskberg, Faedllenparken, Nyhavn y playas del norte. http://www.aok.dk/byliv/de-bedste-steder-at-fejre-sankthans

Animémonos. Disfrutemos de mi última noche. Hoy si que si, arderá Copenhagen

PS: En Hedehusene vive gente. Doy fe. Todo queda concentrado en los 100 metros de calle principal que tiene.





La esencia de Copenhagen

14 06 2011

Rápido, limpio, estilo de vida, cómodo, una forma de hacer deporte… esos son alguno de los adjetivos con los que los daneses definen a su deporte nacional: montar en bici.

Gente comiendo, hablando por móvil, tumbada, con una persona atrás, he visto hasta gente despidiendose con un beso en la boca mientras pedaleaba en la bici. Las hay de todo tipo, modernas, coloridas, retro, con carritos de bebe pero ¡OJO! en Coepnhagen se roban 50.000 bicicletas al año. O si no, que nos lo digan a nosotros.

Si vives en Copenhague o incluso, si vienes de visita, la mejor forma de recorrertela es en ese medio de transporte. Solo así descubrirás cosas y lugares que por otros medios nunca llegarías. De todas las cosas impersonales que me han marcado en Dinamarca, la bicicleta es junto con RUC, lo que más echaré de menos. Pocas cosas me han hecho tan feliz como pasear por la ciudad en los días soleados, descubriendo nuevos lugares. Tan dura será la despedida de la gente como el momento en que deje en trekroner mi inolvidable bici roja sin candar.

Copenhagenization in the Danish capital -> Video de la CNN enlazado por Marc Pelejà un catalán que nos informa de todas las noticias curiosas de Dinamarca que aparecen en Internet

http://edition.cnn.com/video/data/2.0/video/business/2011/06/07/qmb.fc.copenhagenisation.cnn.html





People´s Kitchen

6 05 2011

Ayer fue un día, ¿cómo decirlo?, ¡chachi! Suena muy niño pero es que así fue como caí en la cama tras muchas intensas horas. Por la mañana tocó ración de project. Tras las 2 horas y media de meeting el miercoles con el supervisor en RUC, tocaba escribir y leer libros. Más inmigración, peticiones de asilo de refugiados de Oriente Medio, musulmanes en Dinamarca y entrevista a 2 jóvenes con velo. Productivo, como suele decirse. Luego tocó ocio claro está. 2 pizzas y un gofre hicieron de comida mientras veiamos a la gente pasar por la calle peatonal de Stroget. Karen comentó ayer que al volver de viaje sientes que llegas a Dinamarca como si fuese tu casa. Razón no le faltaba.

Llenado el buche fuimos a Christiania (¿dónde si no?) a realizar unas entrevistas a la gente de allí (¡listillos que os habeis colado!). Estuvimos en la famosa herreria de mujeres, formada hace 30 años por varias hippies rebeldes que se negaban a aceptar que hubiese trabajos solo para hombres. Poco aspecto alternativo les queda a esas 3 simpáticas herreras que todavía aún continuando fabricando curiosas esculturas con materiales reciclados. No nos entretuvimos mucho porque habíamos quedado a las 17:00 para ayudar a preparar la cena. En Christiania como en muchos otros lugares de Dinamarca y Copenhague, la gente prepara cenas solidarias y por un módico precio de 20DKK puedes comer ecologicamente, claro está. No obstante, en esta People´s Kitchen si ayudas a preparlo todo puedes comer gratis. Asi que nos pusimos a pelar patatas y verduras con los daneses allí presentes. (Luego no me pregunten por qué no quiero volver). Sin duda una gran experiencia que además te sirve para conocer a más gente. ¿En qué momento acabamos con una sueca, una portuguesa, una francesa y una danesa hablando en español? Dinamarca y solidaridad, un ejemplo más. Nos invitaron a volver e incluso a ir a otro experimento de viviendas en el canal. Okupas, claro.

Entre que cenan temprano y los días cada vez son más largos, nos dió tiempo a tumbarnos en el cesped y volver con las bicis viendo como el sol se escondia y el atardecer daba paso a un cielo anaranjado con las puntas de las torres destellando. Suena a cuento pero es que lo es. En esos momentos uno se siente como Lucy in the sky with diamond

… o a putno de despegar con la bici como ET 😉





La Dinamarca que no se ve en tren

2 05 2011

ROSKILDEVEJ km 0


Solo con la bici uno se da cuenta realmente hasta que punto Trekroner está en medio de la real NADA.





Objetivo: Trekroner en bici

28 04 2011

Aventureros intrépidos. Valientes Erasmus. Fieles camaradas. Audaces compañeros de viaje unan sus fuerzas para realizar un viaje épico, una travesia que les hará entrar en los anales de la historia, un hecho que les hará grandes, únicos e irrepetibles. Mochila al hombro, agua refrescante, 2 bocatas para prevenir desmayos y una bici puesta apunto es lo que hace falta para completar los 27km que separan Trekroner y Studiestraede. Barrios nuevos, nombres comunes, anímenese para conocer en persona sitios que solo se ven a través de la ventanilla del tren: Brondby, Glostrup, Traastrup, Rodovre…

La ruta parece sencilla. Vesterbrogade desemboca el Roskildevej. Todo recto y veintipico kilometros después llegaremos a Hedehusene. Cruzando las vías del tren por debajo y siguiendo la calle Kobenhavnvej llegaremos a una calle que a todos nos resultará familiar. Si alguna vez hemos ido en bici a Roskilde, esa calle grande que termina en la calle peatonal es la que nos lleva directo a nuestro objetivo. Solo hacen falta ganas y curiosidad por conocer lo desconocido.
Propongo el viaje para mañana o pasado antes de que el tiempo se estropee.

Un viaje sin prisas, disfrutando del paraje, pedaleando durante 2 horas hasta la extenuación, con paraditas para reposar. Porque si, el mundo es nuestro 😉

PD: Podrán llamarme loco o motivado pero el viaje hacerlo, lo hago





Vaya vaya, aqui si hay playa

24 04 2011

Meses de nieve y temperaturas bajo cero habían conseguido que me pasara desapercibida una cosa. Por primera vez, vivo en una ciudad con playa. Claro que nunca habría pensado que podría pasar las tardes ahí tumbado ni que tampoco correria como un loco para tirarme de cabeza en las congeladas aguas bálticas. Eso si, no hay nada mejor para sentirme como en casa que ver aterrizar los aviones en el cercano aeropuerto de Kastrup. Mirar el mar. Ver en el horizonte molinos de viento y las costas suecas. Escuchar el ruido de las olas. Y todo ello en mi ciudad. A 25 min en bici. ¡Qué de sensaciones nuevas!

La señorita María cumplía hoy años y como buenos amigos españoles, fuimos a celebrarlo a la playa. Llegamos a las14:00 con la comida preparada, altavoces para la música y cervecitas para mitigar el calor. Sacamos las pecheras a pasear, pusimos las patorras al descubierto para que la blanquezurria piel coja ese color moreno que el invierno nos negó. Algún que otro loco se atrevió a bañarse o a aguantar 1minuto con los pies dentro del agua. Todo un reto. Hoy, domingo de resurreción, no faltó el olor a incienso durante la velada. Las costumbres son las costumbres. Como tradición se está convirtiendo ver cisnes por cualquier lugar con agua. El mar tampoco fue la excepción. Se preguntarán que narices hacen 4 cisnes en el Báltico pues tiene el mismo sentido que cuando permanecian en los lagos congelados y cubiertos de nieve. Un dato que puede ayudar es que el agua de estos mares está muy dulce. No tiene apenas sal. ¿Cercanía a los polos?, ¿el deshielo?

Santa o no, culmina una gran semana. Todo lo que tenía pendiente lo cumplí. Legoland, viaje completo en furgoneta RUC, bañarme en los 2 mares daneses, pasar un dia en la playa, pasear en bici, adentrarme más en Christiania y visitar la fábrica Carlsberg. Que bonita es la vida Erasmus.

Próxima semana: essay+project