Yes, wish you were here

25 04 2011

For those who are not here. For those times we miss them.

PD: Segunda vez que recuerdo esta canción en el Erasmus, aunque por motivos diferentes.





Ultima parada: Trekroner

25 01 2011

Tecnicamente, el viaje no ha acabado. Despues de visitar las ciudades danesas de Arhus, Aalborg y Odense, los 2 Wolkswagen pararon en Trekroner. Continuan las despedidas y ayer le toco a Andreas, un gran malaka haya donde los haya =)

Creo que lo peor de irse no es la vuelta a tu vida normal ya que al fin y al cabo a los pocos dias te readaptas a las viejas costumbres rutinarias. Lo realmente jodido son los ultimos dias. Sientes que tu tiempo ya paso y comienzas a recordar los grandes momentos vividos. Te sientes en el tiempo de descuento y las ultimas alegrias no las disfrutas igual. Para los que nos quedamos tambien es un mal trago, sobre todo volver a la que fue tu casa durante 4 meses y ver a nuevos inquilinos donde antes vivian tus amigos. Korallen y nuestra vida alli ya es historia. Al volver nada sera igual y uno no puede evitar sentir cierta nostalgia hacia ese apartado lugar y hacia la gente que alli vivio. Ya se que suena muy melodramatico sin embargo es inevitable sentir esa nostalgia.

No es que me queje de copenhague o del increible viaje recien acabado, sino que los recuerdos de Magda, Eva, Vera, Paolo, Claudia, Moritz, Javi, Andreas y muchos otros mas volveran a la mente en mas de una ocasion.

A veces no expresamos lo que sentimos, sin embargo; lo que hoy siento es lo que escribo. Nostalgia. Del viaje ya tendremos tiempo para contarlo manana.





FELICIDAD

24 11 2010

Eran las 00:20 cuando Magda, Guille, Hiroko, Claudia, Miriam y yo salimos al jardín de Korallen a jugar con la nieve.

Tumbados en la nieve, tirandonos bolas, corriendo por la explanda, molentando a los vecinos… Fue espontáneo, muy tardío, probablemente infantil pero lo pasamos pipa. Así es la vida, disfrutar el momento. Tu momento. No busques la felicidad sino siéntela. LA FELICIDAD NO ESTÁ HECHA DE GRANDES COSAS, SINO DE PEQUEÑOS PLACERES.

Hay van algunos de los míos.

– Pasarle el dedo rapidamente al fuego de una vela

-Que te hagan un regalo

-Pisar la nieve por donde nunca antes ha pasado alguien.

-Recibir una llamada de alguien que hacía meses que no sabías nada

-Que tu madre te haga tu comida favorita

-Que ponga en la radio tu canción favorita

-Encontrar una cosa que dabas por perdida.

-Darse una ducha con agua caliente

-Que alguien diga en voz alta lo que tu estas pensando

– Que te rasquen la espalda
– Escuchar las conversaciones entre niños pequeños
– Recordar el último sueño cuando te despiertas
– Que te duelan las mejillas de tanto reír
– Ir al cine sólo para comer palomitas
– Ver la salida de un colegio
– El sonido de la nieve al pisarla
– Mirar la cara de la gente que va en los coches
– Cuando se te empañen las gafas porque coges un colacao caliente o abres el lavavajillas recién terminado
– Ver como crece la marea en la playa
– Las carreras que hacen las gotitas de agua de los cristales del coche cuando va rápido
– Cuando se empaña el espejo del baño y escribes con el dedo en el cristal
– Hacer dibujos con el dedo en un pantalón de pana o un sofá de terciopelo…
– Meter la mano en agua y que se vea más pequeña
– Que te recuerden, después de mucho tiempo, algo que tú dijistes en su momento pero que ahora no te acuerdas que lo dijistes
– Los pajaritos que se ponen en fila en los cables de la luz.
– Volver a leer una y otra vez los mensajes de alguien muy especial…
– Pisar la arena de la playa que aún no está pisada
– Los dos segundos entre canción y canción, se hace el silencio, y vuelves a escuchar el murmullo de la gente
– Dejar para el último bocado el centro del sandwich
– Arrancar el pico del pan caliente aún
– Quitarme las zapatillas de deportes con los propios pies y con los cordones puestos
– Escuchar música con los ojos cerrados.
– Exprimir la bolsita del té
– Poner de moda entre tus amigos una expresión
– Poner el dedo en una luz para que se vea rojo
– SONREIR estando en silencio
– Cuando estrenas un móvil y te pones a escuchar todos los politonos que trae uno a uno
– Encontrar una patata frita enorme en las patatas de tu menú
– Cuando te encuentras algo en el fondo de una piscina
– Mirar una foto en la que sales con tus amigos de infancia
– Encontrarte pipas peladas al final del paquete
– Ver caminar a una pareja de abuelitos cogidos de la mano
– Soplar en la nuca de alguien
– Intercambiar un bocado de tu bocadillo
– Explotar granos
– Pasear cogidos de la mano
– Poner un espejo frente a otro
– El día que recuperas la voz después de estar afónico
– El sonido de la madera al crujir bajo tus pies
– Comerte primero la parte de fuera del regaliz y luego lo de dentro
– Jugar a las palmas con un niño pequeño y que te diga… ¡mira que canción me he inventado!… y sean con las que jugabas de pequeño
– Caminar bajo la la lluvia
– Decir lo mismo que otra persona justo a la vez, y decir: ¡Los dos a la vez! y reir
– El sonido del azúcar al caer despacio
– Los polvitos que quedan cuando acabas una bolsa de gusanitos
– Bañarme en el mar
– Sacarle una sonrisa a alguien que no lo esta pasando bien
– Una corriente de aire frío en un día caluroso
– Meterte en cama cansadísimo después de un buen día
– Que te digan muy muy muy bajito al oído te quiero
– Ver la luna desde tu cama
– Que mi perro se acurruque a mi lado cuando estoy dormido.
– Darte cuenta de que has tirado la cuchara en la basura y el yogur en el fregadero
– Conectarte al Facebook tras un viaje
– Hacer fotos a gente dormida
– Los fuegos artificiales.
– Cuando escuchas música y escribes a la vez y coincide lo que escribes con la letra de la canción
– Asustar a las palomas
– Cambiar la tele en los anuncios y justo cuando lo vuelves a poner empieza lo que estabas viendo
– El ruido del carboncillo en el papel
– Ver una estrella fugaz
– Las 12 de la noche
– Mirar a los ojos a la gente y ver cómo se ponen nerviosos
– Cuando llevas mucho tiempo sin poder cagar y por fin te sale
– Ver como se derrite una vela
– Comer los lacasitos por colores
– Oler la ropa tendida
– Mirar el cielo cuando voy andando por la calle
– Ver las cosas dar vueltas en el microondas
– Pasar la hoja del calendario
– Rascarte la marca que te dejan los calcetines
– El olor a humedad después de una tormenta de verano
– Ver que te quedan 5 minutos para salir del curro
– Estrenar un bote de ketchup fuera de tu casa.
– Hacer burbujas con la pajita cuando bebes
– Ver escribir a una persona zurda
– Rebañar con el dedo
– Coger arena con las manos y dejar que se escurra muchas veces
– Besar lentamente
– Cuando se te rompe el pico de un cucurucho y tienes que comerte el helado muy deprisa para no mancharte
– Una carta escrita a mano
– Despertarme antes de que suene el despertador
– Que el nick de alguien esté dirigido a ti
– Pensar metido en la cama
– Pegar un bostezo a alguien
– Jugar a quien aguanta más con una cerilla encendida
– Hacer equilibrio en el bordillo de la acera
– Romper el papel de los regalos
– Hacer pompitas con el chicle
– Cuando estás en un concierto y mueves la mano como si tuvieras una guitarra
– Decir OK cuando no entiendes lo que te dicen
– Follar
– Sonreír como una gilipollas por una casualidad
– Comerte sólo el relleno de las galletas y dejar las capas
– Las manos de mi abuelo
– Lamer la tapa de los yogures
– Convertir los clips en alambres
– Darle el dedo a un bebé y que no te lo suelte
– Mojar galletas de chocolate en leche caliente
– Mirar al mar. Contemplar un árbol.
– Leer las letras de las canciones como si fueran poemas
– Cortar etiquetas de cosas sin estrenar
– Comer nocilla con el dedo
– El cosquilleo de los 5 minutos antes de tu primera cita con alguien
– Dibujar figuras extrañas en un papel mientras hablas por teléfono
– Dormir cuando llueve
– Hacer pompas de Jabón
– Jugar a no pisar las líneas del suelo o sólo pisar las del mismo color
– Las cosas que son transparentes
– Los últimos días de una pastilla de jabón
– Sacarme las zapatillas sin desabrocharlas
– Que te agradezcan algo mucho tiempo después de haberlo hecho
– Cuando me subía al carrito del super
– Ver que hay niños que hacen lo que tú hacías cuando eras pequeño
-Chupar una gominola hasta que desaparece
– El olor a gasolina o el de los rotuladores permanentes
– Ver como se hincha la bolsa de palomitas en el micro
– Pisar hojas secas
– Encontrar nuevos huecos fríos en las sábanas de mi cama
– Que te presten un libro y al leerlo descubras pasajes subrayados
– Hacer fotos a gente riéndose cuando quieren salir posando y tu les has hecho reír
– El sonido de la lluvia! de las gotas al caer!
– Escuchar mi propia respiración mientras tengo los oídos bajo el agua en la bañera o la piscina
– Que esté el olor de tu pareja entre las sábanas cuando te metes sin ella en la cama
– El sonido que se produce al morder una manzana
– El papel de las fotocopias cuando aún está caliente
– Probar todos los bocadillos de un restaurante (en distintos días)
– El sonido de las maquinas de escribir antiguas
– Cuando te encuentras de frente con una persona y los dos os movéis varias veces (al mismo lado) para dejaros pasar
– Recibir un toque/mensaje inesperado
– La última frase de un libro
– Poner el ipod en Aleatorio y que salgan todas las canciones favoritas en ese momento
– El olor de los libros nuevos
– El momento de quitarle el plástico a un disco recién comprado
– Volver a comerte un Frigopie, un Mikolápiz, Fantasmikos…
– El día de antes de hacer un viaje…
– Bajar a la calle y que llegue justo en ese momento llegue tu bus
– Romper las hojas de los arboles en pedacitos cuando estás sentado en el césped
– Quedarse mirando hacia arriba en mitad de la calle y ver como la gente que pasa se queda mirando también
– Ver como se disuelve una pastilla efervescente
– Mirar al fuego
– Tumbarme en la cama recién duchado con el albornoz puesto
– La punta del cono de los helados
– Pisar sólo la zona blanca de un paso de cebra

-Recibir una carta.

VIVE Y SE FELIZ

Añadan alguno más, algo que les haga sentir especialmente bien. Os recomiendo esta página: www.elreferente.es/ocio/la-felicidad-no-esta-hecha-de-grande…





La chica de ayer

14 10 2010

Hola. Les escribe el que ahora mismo es el hombre más feliz del mundo. Lo hace para informarles de la fiesta alemana que ha tenido lugar esta noche. El eco de la música todavía retumba en las paredes y la marcha continua en mi cocina. Nunca antes hablé tanto, me reí más y dusfruté a tope. Fijense como voy que hasta el yogurt se me ha caido encima de la mesa. 2 meses después siguen surgiendo parejitas, unas inesperadas y otras que estaban cantado que iban a salir. Recuerdo que en mitad de la noche Sara, Eva, Miriam y yo nos encontrabamos tirados en la cocina de Claudia pidiendola para comer el “Fuet del Rey de España”. La historia viene porque Claudia asegura que es el que come él, tiene buen gusto el jodio, el caso es que conseguimos “arrancarla” unas cuantas rodajitas. Otro flash de la noche fue ver a Sara al borde de un ataque, sin poder parar de reir y tan imposible de controlar que parecia una torita brava.

Esta vez no hubo banderas en la cocina pero si mucha patata, que fue la emplearon los alemanes para basar su cena de hoy. Como día excepcional, la comida no estaba mal, pero para comerla todos los días, pues como que no ya que puedes acabar indigestado o con varios kilos de más. No es un secreto desvelar que los ingredientes básicos son la mantequilla, el bacon y las salchichas. Aunque siguieron el modelo implantado en la cena española (mesas pegadas a la pared, cena tipo buffet con todos de pie y comida variada) introdujeron una novedad: trajes típicos de su región. Constantine, Barbara, Leni… nos deleitaron y provocaron las risas de los asistentes a la fiesta. Otra novedad es que fueron muchos americanos con lo cual es una señal de que quieren socializarse con el resto de europeos. Con el desfase de hoy habrá que ver quien se levanta mañana para ir a clase. Si, porque mañana hay clase y es de esos días en los que te pasas 6 horas encerrado en el aula.

Sigue habiendo luz en las habitaciones, la gente está conectada al skype/facebook, tengo la musiquilla de mercadona metida en la cabeza, no dejo de repetir la palabra po-pomme, “ricard” me tiene todavía en una pompa de felicidad y las danesas no dejan de enviarme mensajes acerca del proyecto de comunicación. ¿Falta algo más? Si, un desconocido/a aporreando mi puerta en este momento. Estoy en pijama, no voy a abrir aunque tengas tu vida aqui dentro. Son las 3 y algo de la mañana. Buenas noches

PD: Me encuentro con ese hambre voraz que te entra después de cada fiesta…





Lady Madrid

22 09 2010

Pasear en bici por la Main Street de Roskilde escuchando en el mP3  la canción de Pereza, te hace recordar que no estas en tu barrio, que hace más de un mes que no ves a tus amigos, que no estudias en tu universidad, que no tienes a tus padres para que te hagan las labores de la casa, que no te sientas en un bar a tomar una cervecita despues del estudio, que las noticias que llegan de España te parecen lejanas y extrañas, que echas de menos el metro, el tráfico y la vida nocturna madrileña pero también las tapas españolas, la Liga, ver a tu equipo de barrio, madrugar para ir a trabajar al aeropuerto, encontrarte por sorpresa con alguien que hacia mil años que no veias, pasar largas horas en la calle hablando con amigos del colegio para saber que es de sus vidas, llamar al móvil de tu mejor amigo para contarle como te ha ido el día, esas lentejas de la abuela que siempre protestas cuando las hace pero que ahora las añora, saber que hoy hace sol… y mañana también, dormir en tu cama con tu almohada, pagar con euros, conducir tu coche escuchando la radio a tope,planear la próxima escapada al mar…

Aprovechando una de las hermosas tardes soleadas y sin viento que nos regala Dinamarca de vez en cuando, decidí irme solo en bici hasta Roskilde ginorando los planes matutinos de correr o ir al Tivoli. Por más que mi resfriado me lleve la contraria, necesitaba aire fresco y estar un rato solo. Un tiempo necesario para salir del engaño de que aunque hablo español y me junto con gente latina vivo en un país completamente diferente. Descubres que hay parques muy bonitos, adornados con flores y estatutas pero que son cementerios; averiguas que la gente en bici te hace señales para indicarte que va a girar a la izquierda; observas que puedes vivir en el centro de la ciudad pero tener un casa con jardín y sin vecinos al lado; verificas que a las 18:00 están los restaurantes llenos de gente que se dispone a cenar; sonries cuando miras y ves todo el campo verde, muchos árboles y demasiada fauna; te deprimes al encontrar que el “todo a cien” es un “todo a 10 DKK”; te alegras al saber que los daneses son ingenuos; te acostumbras a frenar la bici con los pedales para atrás;  te cabreas cuando a pesar de tus quejas la tecnologia de las persinas no ha llegado al norte de Europa y te ilusionas al aventurar la cantidad de incertidumbres que todavía te quedan por descubrir en este país.

Menos mal que esta noche iremos a Copenhague de fiesta. Los bares se llenan de Erasmus debido a que hay “happy hour”. El alcohol no quita las penas pero al menos las aplaza hasta mañana





Karaoke.

9 09 2010

Goodbye blue sky. Reconozco que me ha dado un venazo repentino por Pink Floyd pero es que sus títulos de las canciones me vienen al pelo. Los días azules y soleados parecen que ya han dicho adios. La lluvia y el viento han hecho acto de presencia y la sombra del General Invierno ya aparece en la lejania y amenza con quedarse. Y todo esto sucede en el único día que teníamos algo programado de antemano: la excursión con guía por Copenhague. La universidad organizaba el viaje lo cual es un detalle porque nos ahorrabamos los 5 euros de billete de tren y además incluía un paseo de una hora en barco por los canales de la ciudad. De la explicación os aseguro que nadie nos enteramos – no recuerdo el nombre de más de 2 monumentos- pero el paseo estuvo muy chulo. Posteriomente el guía nos llevo a un pub a tomar unas cañas. Ahí aproveche para profundizar en mi conociemiento de alemán y catalán; nunca está de más saber chapurrear palabras básicas de otros idiomas. Y por supuesto no faltaron las palabrotas: spast y scheik. Adivinen =P

El momento grande de la semana tuvo lugar ayer con el karaoke nocturno. El gimle es un pub -se rumorea que el único- de Roskilde, tranquilo, acogedor y con confortables sillones que te permite pasar una agradable velada con tus amigos, pero que los miercoles se transforma el un karaoke donde los erasmus desplegamos nuestro poderio musical. Si, Erasmus, porque no había ni un danés. Con solo 2 cervezas mi prestigio no se rebaja a cantar delante de tanta gente. Se intentará otra vez 😉 Y eso que oportunidades tuve, sobre todo cuando 10 personas subieron a cantar “la bamba”. La cena de unas horas antes sirvió para comprobar que las tortillas de 5 huevos no se darlas las vuelta pero que poco a poco voy ampliando mi conocimientos culinarios.

Hoy en la cocina ha tocado reflexión tras una conversación entre varios españoles. Nunca me he llegado a plantear que mi aventura Erasmus saliese mal, ni que no consiguiese adapatarme bien hasta tal punto de tener que regresar a España o que me surgiesen problemas con la resi/uni… Afortunadamente eso salió bien, pero lo curioso es que ya sea porque no he tenido tiempo, porque no he parado quieto en mi cuarto o porque no he pasado una tarde aburrido y solo; no me ha entrado el bajonazo de añorar a España. De la gente y de algunos lugares me acuerdo todos los días (“si estuviese aquí…”, ” si lo viese…”) pero de la llorera compulsiva y del estado de recluimiento-cama-leche caliente todavía no hay noticias. Esperen a que el Invierno haga su trabajo, mientras tanto toca disfrutar; es momento de fiesta. Mañana es viernes. Día grande en la universidad. Es la fiesta inagural de la RUC. Tiembla Copenhague.

PD: Ya tengo todas mis fotos y por fín puedo terminar de corar la Predator Room. Solo falta decidirme donde colocar las 32 fotos





¡¡Sushi!! Hiroko cocina

6 09 2010

Hoy toca día nostálgico. Se comenta por ahí que no me acuerdo de la gente, que con mi vida en Dinamarca no escribo a nadie de España y bla bla bla. PUES ME ACUERDO DE TODOS.

Acabo de llegar de fregar platos como un poseso y eso me recuerda a 3 señoritas que me tuvieron esclavizado durante un mes fregando platos en Malta; no paro de aprender palabras nuevas en italiano (me estoy haciendo un diccionario) lo cual me trae en mente a una enana que en menos de un mes parte para Italia; mi vecino suizo es un chiste personficado, lo cual implica que no pare de decirle que tengo una amiga suiza que viaja por todo el mundo; pero sin duda hoy es el día de una compñaera universitaria que por avatares de la vida no pudo irse de Erasmus y que espero que el temilla que la tiene preocupada vaya a mejor. En la vida hay coincidencias y eso es lo que te lleva a conocer a una finlandesa que estudia en la universidad de Tampere o a tener como vecina de enfrente a una japonesa (con su música en japonés) y sus ojitos del ma sonriendome toda slas mañanas. Verla con 2 copas de más y esos mofletes sonrojados no tiene precio jejeje

Pues es esta señorita -Hiroko-, muy formal y cortés ella, no vayan ustedes a pensar mal; es la que nos prepara hoy la cena y que mejor plato que el SUSHI. hay la he dejado en la cocina con sus nuevos pinches ayudándola. A mi me toca irme a la ducha porque después de ir a Roskilde en bici (hoy otro día sin ni una nube) y realziar varias compras allí, he vuelto algo cansado y sudoroso. Me mata que después de ir y volver haya una cuesta mortal, no empinada pero si prolongada, que acaba por el momento con todas mi resistencias.

Hoy vuelta a la Second Life, que me tiene hasta ahí abajo, y los papeleos burocráticos típicos de cualquier Erasmus.

Mañana picinic en el cesped al más puro estilo danés. Todo sea que mañana llueva por primera vez en toda la semana. La foto es la entrada a mi universidad.

Recuerdos a todos los españolitos que seguis este blog y os estais asando de calor!!