Cuando la vida era… “don’t worry, be happy”

30 11 2011

Se llama Carmen, es tímida, vive en Valby y estudia Life Science. Lo que no se es cómo me ha podido soportar durante 3 días con mis nervios, mi impuntualidad y mi nula previsión del tiempo. Aunque yo era el visitante, le tocó tragarse el tour por Roskilde (paseo por el fiordo incluido), visita al campus de RUC, parada en la Black Diamond y paseo por el centro de Copenhague. Paciencia infinita es lo que la define. Gracias por tu hospitalidad y tus bocatas de queso =P

Lo bonito de los buenos recuerdos de Copenhague es que su imagen se quedó congelada en nuestras memorias. El paso del tiempo tiende a dulcificar los aspectos negativos y finalmente me mitifica el lugar como templo y santo de nuestra devoción. El bar ajandroso, sucio y con humera es, el Floss; la cerveza con gas y de calidad pésima es, el Kulorbar; y el Mercadona y sus precios se olvidan por, el Netto.

Pero la ciudad cambia. Poco a poco. Las obras en la calle peatonal que conecta Norreport y Stroget ya han cambiado la mitad del pavimento del suelo, el hotel D’Anglaterre está cubierto por andamios, al lado de Korallen el edificio en obras ya le supera en altura y el mercado de comida de Norreport por fin está abierto. 2 edificios simples pero modernos donde se puede comer y beber a precio danés (es decir, muy caro). Para que se hagan una idea, es como la Boqueria en Barna y el Mercado San Miguel en Madrid.

¡¡Cómo no voy a ser optimista si en Copenhague todo me ha salido a pedir de boca!! Desde el examen, a no pagar en el tren, pasando por la compra del Super Brugsen o que mi bici continuase aparcada. Bueno, de esto último decir que se ha notado que estoy desentrenado. Me costaba pedalear y la cuesta de la Calsberg no fue el único “fail” que tuve. Oficialmente, la excusa es que las ruedas estaban desinfladas y costaba más. Tras el recorrido por la ciudad, mi bici roja ya ha cambiado definitivamente de manos. Otro Erasmus la aprovechará en mi lugar pero hemos llegado al acuerdo que si yo o algún amigo va de visita a Copenhague nos la dejará para usarla. Good deal.

Aunque solo tuve tiempo para pasar una agradable velada con los pocos supervivientes que se quedaron trabajando, de bastantes personas me he acordado en distintos lugares. Por ejemplo, Clàudia. Hay otra Clàudia (con el acento remarcado en la à) que vive en Korallen, muy catalana y estudiante de Comunicación en la Pompeu. Curiosidades

Sara tuvo razón en afirmar que aunque en principio fuese una putada lo del examen, el destino me tenia reservado volver. Breivik atentó en Utoya y me sirvió para hacer una buena presentacion oral, ahora dejo la bici en buenas manos, planté el árbol, me pude despedir tranquilamente de la ciudad y no con la prisas de mi último día enviando mi maleta por Correos, y sobre todo; me fui con una sonrisa. Nada de tristeza o lágrimas. El Erasmus se acabó y nada de Dinamarca volverá a significar lo mismo, sin embargo, durante unos días te sumerges de nuevo en ese mundo, paseas por la calle y sientes como si el tiempo no hubiese transcurrido; vuelves a los días en los que te sentías libre, te guiabas por la improvisación y cometías locura. Días eternos en los que el sol salía por Occidente.

Solo hay que buscar una excusa, un motivo para volver. Y yo lo tengo claro. Volveré 🙂

PD: 5 meses después, el blog sigue teniendo muchas visitas. ¿Quién narices lo lee?

Anuncios




Mi última noche: hoy arde Copenhagen

23 06 2011

La última entrada de este blog en Dinamarca la voy a escribir desde la cafeteria Paludan con mi chocolate caliente. ¡¡Cómo no!! Cafeteria-Libreria que junto con la Black Diamond han sido mi rutina en Copenhagen.

La intensidad con la que si viven los días hace que esta semana se me haya hecho larguísima. No hace ni una semana cuando estaba nervioso por el devenir de mi examen y esta noche . Pero todo llega y hoy es mi último día en Dinamarca. La diferencia con ayer es que mis últimas horas me las he tomado con otra filosofia. Nada de nostalgia ni dramatismo en mi paseo por Roskilde. Estaba contento. Hasta el final, este pequeño pueblo me ha vuelto a sorprender. Desde hace varios días se ven autobuses descapotables circulando por la ciudad con jovenes alegres de fiesta con sus cervezas. Por su aspecto jovenzuelo, suponemos que han terminado la Selectividad danesa. Bueno, aunque aquí con las caritas de bebé que tiene la mayoria, todos parecen pubers. El caso es que hay estaban, a las 14:00, borrachos, en medio de la plaza, saltando, riendo, con sus gorritos marineros (que inundan la ciudad) y dando vueltas a la fuente pero sin bañarse ninguno en ella. ¿No se atreven a mojar sus piecitos a 17ºC? Cultura danesa…

Fui a Roskilde y a RUC básicamente a despedirme del Tiger y Super Brugsen que tantas alegrias me han proporcionado. No podía irme sin echar un último vistacillo. Luego me entró el síndrome Sara López, que consiste en seguir cogiendo ropa de tiendas aún a sabiendas que la maleta está a punto de reventar. Con la escusa de “esto no ocupa nada” he renovado todo mi vestuario de ropa interior. Lo de la maleta ya es otro caso. La ves ahí, llena y piensa que todos los recuerdos de un año están metidos dentro. Son los 20kg materiales que me quedarán de este país. Como Correos me cerró por lerdo, me arriesgaré mañana a ir y enviar la maleta. No quiero bultos en mi viaje por Italia. Porque esa es otra, no he pensado nada en el viaje por Roma, Perugia y Siena. La Signora Iris se salió con la suya y al final soy yo quien va a visitarla.

A la vuelta de Trekroner he ido a coger mi bici que la había dejado en Central station y para mi mayor sorpresa e indignación, alguien ¡¡ME HABÍA ROBADO MI CESTA!! Serán cabrones. Mi cesta del Fakta, esa cesta que tan útil me ha sido, que tan fácil hacía reconocer mi bici desde la distancia, ya no estaba 😦

23 de junio —> SANKT HANS. Habrá hogueras en distintos puntos de la ciudad: Soerne, Lanebro, Frederiskberg, Faedllenparken, Nyhavn y playas del norte. http://www.aok.dk/byliv/de-bedste-steder-at-fejre-sankthans

Animémonos. Disfrutemos de mi última noche. Hoy si que si, arderá Copenhagen

PS: En Hedehusene vive gente. Doy fe. Todo queda concentrado en los 100 metros de calle principal que tiene.





Copenhague sin jazz, no es Copenhague

21 06 2011

Ha sido uno de mis mayores descubrimientos, el jazz. También una de mis mayores sorpresas, la afición de los daneses por él. Como otras tantas cosas, la famosa jam sesion lo dejé para el final. Entre los variopintos locales de jazz de Copenhagen, en Christiania hay uno que merece la pena visitar. Si la memoria no me falla y el danés no me traiciona, el local se llama Christianias Børneteater. Al ser tantas horas, el sitio se llena y se vacia por momentos. Cuando entramos no había ni ún hueco libre, ni siquera sabía donde estaba la barra para pedir cerveza. Luego cuando se despeja hasta lelgué a observar el escenario donde tocaban. Y no es porque sea muy grande sino porque está todo tan perfectamente desordenado y amontonado de sillas y gente de pie que despazarte de punta a punta en ocasiones es misión imposible. Allí cada domingo, desde las 19:00 grupos de música tocan en directo hasta bien entrada la noche. Después de la actuación, cualquier persona del público se puede animar a tocar. La música no es improvisada, como requieren los cánones de la jam session, pero muchas veces se forman grupos desconocidos, otras veces vas con tus propios amigos a tocar y como sucedió este domingo, en ocasiones sale gente a cantar. Mi momento cúlmen llega con Bob Marley. Si no te apetece desplazarte hasta Christiania, el Mojo Blues Bar y La Fontaine son otros 2 sitios muy populares entre la gente de todas las edades danesas. Y es que no hay nada mejor para adentrarse en la cultura danesa que los domingos de jazz a las 19:00 con tu cerveza y amigos.

Gracias a Fede y a Guille por sumergirme en esos ambientes.





La esencia de Copenhagen

14 06 2011

Rápido, limpio, estilo de vida, cómodo, una forma de hacer deporte… esos son alguno de los adjetivos con los que los daneses definen a su deporte nacional: montar en bici.

Gente comiendo, hablando por móvil, tumbada, con una persona atrás, he visto hasta gente despidiendose con un beso en la boca mientras pedaleaba en la bici. Las hay de todo tipo, modernas, coloridas, retro, con carritos de bebe pero ¡OJO! en Coepnhagen se roban 50.000 bicicletas al año. O si no, que nos lo digan a nosotros.

Si vives en Copenhague o incluso, si vienes de visita, la mejor forma de recorrertela es en ese medio de transporte. Solo así descubrirás cosas y lugares que por otros medios nunca llegarías. De todas las cosas impersonales que me han marcado en Dinamarca, la bicicleta es junto con RUC, lo que más echaré de menos. Pocas cosas me han hecho tan feliz como pasear por la ciudad en los días soleados, descubriendo nuevos lugares. Tan dura será la despedida de la gente como el momento en que deje en trekroner mi inolvidable bici roja sin candar.

Copenhagenization in the Danish capital -> Video de la CNN enlazado por Marc Pelejà un catalán que nos informa de todas las noticias curiosas de Dinamarca que aparecen en Internet

http://edition.cnn.com/video/data/2.0/video/business/2011/06/07/qmb.fc.copenhagenisation.cnn.html





Copenhaguíaco

2 06 2011

Mira que me lo pones díficil. Te empeñas en mostrar los encantos y ventajas de vivir aquí. Pones a prueba mi voluntad de volver a la castiza Madrid. Solo tú montas debajo mismo de nuestra casa una fiesta que llena de gente todas las calles aledañas. Una tarde que empezó a las 16:00 y se prolongó hasta más allá de media noche. 5 escenarios que se turnaban a la hora de poner música. Desde la cocina se escuchaba todo. En el salón parecía que estuviesemos ahí mismo, desde la ventana saludábamos a la muchedumbre allí agolpada, desde la puerta recibíamos a las danesas que pedían por favor usar nuestro baños. Pierdes la conciencia del tiempo y empeizas a divagar, conocer gente y mantener charlas con o sin sentido. De repente descubres que tienes hambre. Son las 23:00. No es completamente de noche aún. Todavía hay tiempo para pasar por el Dubliners a echar el resto. Te acuestas a las 2. Estás reventado. Por un día Studiestraede fue la capital de la fiesta danesa. Mañana cambia el barrio. Prosigue Distortion.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.





Tingbjerg: sobrevive como puedas.

28 05 2011

Estaba sentado en la biblioteca releyendo por enésima vez el project cuando me vino a la cabeza Tingbjerg (lease Tinbia), un archiconocido barrio de Copenhague. En un país cuya mentalidad se basa en pasar desapercibido, ser famoso no es un buen presagio. Y menos si lo eres por algo negativo. Los daneses lo llaman ghetto, los Erasmus que viven en la residencia de allí lo conocen como el Bronx de Copenhague y los revisores del autobus no se atreven a pisarlo. La curiosidad mató al gato pero a mi lo que casi me mata es el coche que se subió literalmente a la acera para adelantar al autobus. Porque es que yo tenía que ir allí y comprobar la cara más ocura de Copenhague. Y la verdad es que caras oscuras había un puñado, tanto que encontrar una cabeza rubia era tan dificil como conseguir un euro de luxemburgo.

Tingbjerg, como ya me habían comentado todos los españoles que viven allí, da terror. O al menos respeto. A 6km de la ciudad, este enclave está a las afueras de Norrebro. Cuando te bajas del bus, lo primero que miras es ver cuando pasa el que te lleva de vuelta. Yo por no llevar, no llevaba ni el DNI. Por suerte no me pilló ningún tiroteo aunque dicen que suelen ser frecuentes entre las banadas rivales de Norrebro y Tingbjerg. Ya ven, Christiania no acapara todo el mercado. Ir a uno de los paises más seguros del mundo, con menores tasas de criminalidad y que te toque vivir allí es como para revisar tu buena suerte. Al menos, los paisajes eran bonitos. Un gran parque con gente jugando al fútbol, niños correteando por los lagos y varios grupos de musulmanes reunidos junto a barbacoas. Idílico y tranquilo.

De vuelta a las calles del ghetto, algunas casas me recordaban a los antiguos edificios militares que hay en Christiania. Los común es encontrarte con los comercios en árabe. En uno de ellos vendian tal cantidad de especias que Sara se hubiese vuelto loca nada más verlas. Los precios, si sirve de consuelo, son algo más baratos que en la ciudad. Me dí el gusto de comerme una hamburguesa en un local turco por la mitad de precio que en el Mc Donalds.Tras un ratito largo esperando al bus volví al orden y la tranquilidad. Un monumento a los estudiantes que se pasan viviendo 9 meses en ese lugar. Me quejaba yo de Trekroner…

Viendo Tingbjerg, recorriendo Valby, montando en bici por Rodovre, yendo a Amager y visitando Klampeborg, uno se da cuenta de las distintas versiones que te puede llegar a ofrecer Copenhague. Eso si, a Tingbjerg yo no vuelvo.





Acampada en Copenhague

20 05 2011

Todos conocemos de primera mano la situación en nuestro más o menos querido país: politización de la justicia, la partitocracia, la corrupción endémica, las elevadas tasas de paro, empresas que tienen beneficios pero q echan a sus trabajadores, la jubilación a los 67, los contratos-basuras, el becario explotado, las familias que se han quedado sin ingresos…
En varias ciudades españolas desde el 15 de Mayo se han sucedido varias protestas que buscan como objetivo cambiar algo ene ste anquilosado sistema. Quizá este movimiento puede q quede en nada, quizás penseis que la situación podría ir peor o a peor si algo cambie, pero de ilusiones se vive. Nadie en el siglo XVI pensaría q se puede vivir en una sociedad plural y abierta, nadie en el XVII pensaba que se podría manifestar uno libremente o tener derecho a huelga, nadie en el siglo XVIII podria siquiera imaginar un Estado de Bienestar, nadie en el siglo XIX pensó que un día podriamos votar todos, y pocos creyeron en el siglo XX que habría una Europa unida y en paz. Sin embargo esas utopías cobraron realidad gracias a la voluntad de la gente. Si estás indignado o cabreado ante la realidad española, si crees que algo si que puede cambiar ÚNETE.

Un grupo de españoles ha creado una concentración para mañana a las 17:30 en la Embajada de Copenhague, en Osterport. El objetivo de la concentración es mostrar solidaridad cn las protestas en España. Unas 20 personas nos hemos reunido a los pies de la Universidad de Copenhague para organizar el tema. La policia danesa exige que si te vas a cocnentrar avises para que ellos esten allí por si pasa algo, pero es muy poco probable que desalojen. Como también habrá presencia de medios de comunicación daneses, se ha pedido que se cuiden las formas. Además hemos realizado un reparto de tareas para que la cosa funcione mejor: las personas encargadas de hablar con los periodistas, la que llevan la pancarta principal (con sábanas gigantes), los que imprimen los folletos en inglés/danés/español para dar mayor difusión y los que tienen que escribir y recopilar todas las novedades. Esa tarea ha recaido en Studiestraede. Nos encanta el area comunicativa asi que a partir de esta noche a Victor y a mí nos tocará desdoblarnos con nuestros blogs y escribir otro más. http://democraciarealyacopenhague.wordpress.com