¡¡No olviden devolver el CPR!!

20 06 2011

Cada el día el sol sale antes. Cada día nos acostamos más tarde. Y así es imposible madrugar. Se acumulan los trámites antes de la partida. Hoy tenía pensado ir a la Embajada para darme de baja como residente en el extranjero. Estaba cerrada asi que me tocará volver. Era la 13:15. Frustados, Victor y yo bajamos con al bici a la Komuna de Copenhagen K para entregar el CPR. El documento nacional de identidad danés hay que dejarlo antes de abandonar el país. No preguntamos por la multa pero insistieron en ello cuando nos lo dieron en octubre. Al menos estoe staba abierto y el servicio fue eficiente. Aunque nos vayamos el número se conserva para el futuro por si volvemos aquí. De recuerdo me llevo el CPR de Roskilde que ese no me lo pideron 😉

Y mientas tanto la casa vive en pleno estado de ebullición con lios de maletas, ropa y limpieza. Hoy despedidmos a Constantin Von Liel que tuvo que volverse a Alemania precipitadamente por diversos motivos. Se va el gordi de la casa y Muzzy le echará de menos. Los casi 60 kilos de “mierda” que Sara tiene por aquí acumulados han empezado a salir ya de casa. Rocio, Victor y yo la acompañamos a Correos a enviar una caja con 20kg de ropa, previo pago de 85 euros. Menudo jaleo armamos con el celo, el peso y los sellos. Esperemos que llegue bien. Para recompensarnos nos invitó a un batido en Frue Plads. Cerquita de casa, se estaba muy agusto en ese plaza.

El ritmo no para. Toca Christiania con Hiro. Suerte a los que tengan mañana el examen del project





Embajada y voto por correo

21 03 2011

El día amaneció nublado y mi cabeza con dolores. Se fue el temido invierno escandianvo y llegó las molestas anginas. Con este percal hoy he decidido que va a ser San Improductive Day.

En cuestión de estudios, quiero decir. El hotel y billetes de tren para Goteborg y Lund ya están reservados y hoy toca el rutinario cambio de habitaciones en el piso. Me despido de la habitación D para dar la bienvenida a la B, con vistas a la calle. Además, esta mañana Victor y yo ya hemos arreglado el papeleo para registrarnos en la embajada española. Justo un mes después de la primera visita y aún habiendo llevado todo lo requerido para la ocasión (CPR en regla, foto y pasaporte), la hora/hora y cuarto rellenando impresos, no te la quita nadie.

En primer lugar hay 2 fórmulas para votar en las elecciones autonómicas -PPSOE pactaron suprimir el voto en las municipales para los residentes en el extranjero. Puedes registrarte en la Embajada pero no como residente. El límite legal antes de tener que solicitar el permiso de residencia danés son 6 meses asi que la gente que esté aquí de paso, llamese Erasmus o por prácticas, no es obligatorio realizar ese trámite. En ese caso, tu vas a votar a la Embajada el día de las elecciones.

No obstante, a efectos prácticos, es mejor registrarse como residente. Deberás rellenar un impreso para darte de baja en el censo electoral de tu municipio. Eso conlleva a que toda la información electoral (listas, papeletas, plazos…) se te enviarán a tu residencia danesa. en el otro caso, deberías ir a informarte a la Emabajada periódicamente. Nosotros optamos por esta segunda opción asi que si todo está en orden, nos enviarán las distinas opciones politicas, desecharemos el 95%, nos reiremos del 80% y votaremos por correo certificado.

Recuerden:

Para darse de alta en la Embajada. Rellenar un impreso con multitud de datos personales. Adjuntar foto

Para darse de baja en el censo electoral de tu municipio. Otro impreso mucho más corto.

CPR y pasaporte es necesario para hacerte una fotocopia

Cuando vuelvas a España recuerda que debes de volver a darte de baja.

¿Y todo esto pá qué? Para sentirte demócrata por un día en un sistema que llaman democracia





Legalmente, ya soy residente de Copenhague

16 03 2011

Prometieron 10 días y al final han sido 12, pero la espera ha merecido la pena. Sinceramente me cambié el CPR de Roskilde a Copenhague para poder registrarme en la embajada y votar. No obstante la multa por no cambiar tu lugar de domicilio suele rondan los 100 euros. Su civismo a veces me desespera. Hasta 500DKK te puede costar si cruzas un semáforo en rojo. Yo, madrileño de pro, no soporto estar parado en la acera si no pasan coches; algo muy normal tratándose de Dinamarca.

Por cierto, ayer la policia me paró porque no llevaba la luz roja trasera de la bici y porque la deltantera la llevaba apagada. Por suerte, mi casa estaba 3 calles más allá y me dejaron ir. Si no, ¿Saben que hubiese sucedido?. ¡¡MULTA!! Daneses…

Los atardeceres son precisosos. El sol cada día tarda más en esconderse

 





El ritmo no para

4 03 2011

Si, esto comienza a animarse. A ritmo de música y más luz solar, las calles, el piso, la gente y el tiempo; comienzan a salir del largo letargo invernal.

Impensable era hace 2 meses salir por la tarde compras. Las 16:00 significaba que habías perdido el día y la oscura noche mataba todo astisbo de vida en la ciudad. Pero eso son cosas de diciembre. El piso andaba estaba semana algo depresivo. Muy caseros y sin ánimo ni espíritu de fiesta. Sin embargo fue escuchar los grandes éxitos españoles de pasadas décadas para que nos invadiese la alegria y diversión.

Abercrombie: pasen y liguen

Eva María volvió de la playa, donde tras salir de una fiesta de Blas con alguna copa de más, descubrió que 15 años tiene su amor. Y es que es lo que tiene los rayos de sol que vas a la playa y lógicamente calienta el sol (uo o o). Aunque su padre le dijo que no se pusiera minifalda, ella soñaba con tener una escoba

Aquí en Dinamarca también se celebra Carnaval pero al estilo veneciano, con máscaras. Los danese se compran máscaras blancas y las decoran a su gusto, en ocasiones de forma espectacular. De este modo, a la caza de la máscara salimos Sara, Guille y yo. Después pasamos por varias tiendas de accesorios (el incombustible Tiger u otros similares) para conseguir diversas chuminadas del estilo, plumas, purpurina y demás.

Ya puesto en la tarea decidimos entrar en aquellas tiendas por las que pasamos siempre pero nunca encontramos momento para entrar. De la productora de “Bershka night” y “La última copa, en el Stradivarius”, llega Abercrombie, barra libre . Modelos sin camiseta, música a todo volumen, olor intenso a perfume y una disposición de la tienda que piensas que en cualquier momento te vas a encontrar con la pista de baile. Luego toco el turno de Lego, invento danés por cierto. ¿Quién dijo que era cosa de niños? La tienda era espectacular, gigante y con miles de fichas lego. Todos tenemos la intuición que puedes construir cualquier cosa pero en esa tienda descubres que es completamente cierto. Desde el Nyhavn, Hogwarts, Titanic al campo de vacas y flores.

La agenda de mañana asusta. Esta noche hay cena italiana, fiesta con barra libre pero es que a las 10:30 tenemos que ir a un mercadillo, comprar las entradas a la 13:00 para Carnaval, ver de qué nos disfrazamos y recibir a los invitados. Necesito vacaciones ^^

 

PD: Ya hemos cambiado en CPR. Si te cambias de reisdencia, obviamente hay que cambiarse el CPR. En nuestro caso de Roskilde a Copenhague. Simplemente fuimos a la Comuna de Cph (muy cerca del Ayuntamiento) y una funcionaria nos cambió los datos rápidamente. Ahora toca esperar a la nueva tarjeta. Eso si, no dejen pasar el tiempo en cambiarlo porque ponen multa. Like always





¿Cómo votar en la elecciones?

21 02 2011

Embassy

Lo que están viendo en la foto es la Embajada de España. No es que esté a punto de ser extraditado (aunque si supieran…) o haya pedido asilo político sino que simplemente tras 6 meses en Dinamarca fuimos a solicitar información. El motivo son las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Faltan 3 meses y hay que empezar a moverse. A la señora presidenta de mi comunidad le deseo un feliz recuperación y para que pueda vivir tranquilita y no corra peligro su salud he decidido que no voy a votarla. Y como tampoco quiero a los suyos deberé de elegir entre 2 opciones que no me atraen nada. Por primera vez en mi vida estoy indeciso al 50%. A la alcaldia es más fácil.

La emabajada está en el señorial barrio de Osterbro, muy cerca de la estación de Osterport. No se que tipo de trabajo debe de tener un embajador en Dinamarca pero tiene (o tenemos) un hermoso edificio. Blanco, majestuoso, con chimenea, altas ventanas, una sala de espera confortable. Luego pierdete en Dijibuti ya verás en que cuchitril te meten.

¿Qué hay que hacer para votar?. Lo primero es registrarte en el CERA: censo electoral de residentes ausentes. Te piden lo típico: foto, pasaporte y CPR. El trámite dura 20-25 minutos. Una vez registrado te enviarán un sobre a casa sobre la información electoral. Problema -siempre hay uno- que no tengas CPR o que lo tengas en tu antigua dirección, como es mi caso. Asi que me toca ir hasta la Comuna de Copenhague a cambiar la dirección, el médico y demás del CPR. Te lleva media mañana solucionarlo. Si tienes que hacerte un CPR el proceso puede tardar mes y medio. That´s all. Solo falta votar y resignarse otros 4 años con la mierda que salga. Bienaventurados son los que están contentos con su presidente…





Limpieza, CPR, fiesta en piso danés

29 10 2010

“Recuerden antes de venir a Dinamarca que deben comprarse calcetines bonitos o que no tengan tomates en el dedo gordo: no entras a ninguna casa sin descalzarte primero”

Esto es lo que te encuentras en tu puerta si el inspector descubre que tu cocina está sucia.

Vale que vivimos donde Cristo perdió los clavos y que no hay ninguna persona que controle la entrada y salida de gente pero resulta que si hay alguien que se pasea por Korallen de vez en cuando para revisar como se autogestiona. Y en ocasiones uno se encuentra con esta advertencia. En la residencia cada habitacion tiene una cocina asignada, independientemente de donde coma o cene, y su tarea es mantener la suya limpia a parte de no ensuciar aqullas a las que vaya. Unos tienen la suerte de tener sus cocinas en desuso y vacias de todo contenido; otros descubren que su cocina es el centro de reunión social y mucha gente cena allí; y luego estoy yo cuya cocina es el sitio oficial para las fiestas. No hay ninguna regla que diga que la cocina 1D sea donde se celebren todas ellas pero el ser grande, no tener sillones y estar al lado de la puerta de entrada la ha hecho especial. Por suerte los organizadores de las fiestas al día siguiente la dejan impoluta. Solo me faltaba eso.

Lo que no me termina de quedar claro es que sucede con las zonas comunes que no tienen designado ningún “cuidador” como las escaleras. Algún indeseado le debió de sentar mal el alcohol y es obvio que no le dió tiempo a llegar a la calle ya que a su paso dejo un reguero de potas por los pasillos (inmensa) y las escaleras. Una semana después los vomitos siguen ahí, resecos, malolientes y sin que nadie de muchas de querer limpiarlos.

Cambiando de tema, mientras espero a que la famosa yellow card llegue a mi buzón, ya estoy empezando a utilizar el CPR. Y es que por fín, 2 meses después, tengo DNI danés. En verdad es solo un número (el soporte es la yellow card) y es de facil memorización porque consta de 6 dígitos que son tu día/mes/año de nacimiento, seguidos por 4 números aleatorios. Tu cumple te lo sabes asi que solo debes de aprenderte 4 numeritos más. La verdad es que como táctica para averiguar la edad de la gente no está mal el CPR 😉 Con este número te adjunta una carta en la que te informan que tienes derecho a recibir clases gratuitas de danés durante 3 años. Eso si, tienes de plazo 15 días para enviar la carta o perderás ese derecho. Yo que sigo motivado con el danés, ya he enviado mi carta. Además me estoy planteando seriamente la posibilidad de ir al cine a ver pelis en inglés con subtitulos en danés. Es todo un hito en mi ya que la gran pantalla no es mi fuerte y hará más de un año que no veo una peli.

A la vez que sigue cobrando fuerza el viaje invernal a Laponia, las fiestas continúan increscendo. Ayer tocó ir a un piso de un chico danés de mi clase. Fue la confirmación de lo obvio: pisazo de estudiantes. Tele de plasma, muy buen equipo de música, altavoces que te produce la sensación de estar dentro de la acción que ves en la pantalla, 4 habitaciones amplias, y un baño y una cocina bien amueblados. Si no fuese por la particular y extraña colección de bicicletas sin ruedas, manillares y sillines, sería un piso ideal. Y claro, todo ello en pleno Copenhague y a un precio de risión. Estado de bienestar.

Los daneses se inventaron un juego que como todos los juegos en un piso consiste en beber y beber hasta emborracharte. Se llamaba Seven Eleven. Tenías que tirar los dados y si salía alguno de esos 2 números elegías 2 personas: uno bebía lo que el otro le ponía en el vaso. Generalmente, por no decir siempre, te ponían toda la cerveza en el bote. La gracia consistia en que si el otro conseguía sacar 7/11 y tu no te lo habias bebido todo y dicho STOP, te tocaba beber otra vez. ¿Quieren ver el resultado?

El titulo no podía ser más apropiado: Danes just wanna have fun.

Subido a los sillones, bailando al ritmo de las canciones más famosas de Dinamarca. La discoteca y el pub de después me lo voy a ahorrar. Primero porque no es interesante y segundo porque tengo la ropa en la secadora.

 






Miercoles al sol

29 09 2010

Hoy tocó por fín ir de “excursión” a Roskilde a conseguir el CPR. Afortunadamente los trámites burocráticos en Dinamarca son más sencillos de realizar que en España por lo que el 14 días tendré mi DNI danés. LA carta del permiso de residencia me llegó la semana pasada pero no ha sido hasta hoy cuando por la mañana hemos ido Sara, Victor, Marc, Guille, Miriam y yo al pueblo. Aprovechando el día soleado -y fresco- cogimos nuestras bicis para no tener que pagar el tren. A la llegada a la Komuna un hombre danés muy borde nos soltó que “ahí no podiamos aparcar”. Me quedé con las ganas de contestarle “flipao, ya lo sabíamos”. Una funcionaria muy maja nos atendió en grupos de 3 y nos dio solo un papel para rellenar con nuestra dirección y datos personales. Luego nos asignó el médico que nos corresponde, incluso nos enseñó un mapa de donde se encontraba la dirección exacta. Bueno en mi turno no. Vi como a Sara, Victor y Miriam se lo enseñaba y cuando la pregunto yo me sonrie con un simple “ok” me da por despachado. Despechado estaba yo. Ni un misero plano, ni dirección o indicación alguna; espero no tener que buscarlo nunca.

Completado el trámite, vimos que en la plaza central de Roskilde había un mercadillo asi que ni cortos ni perezosos fuimos a dar una vuelta. Era un mercadillo pequeño pero en el que había de todo: desde puestos con pescado fresco (a punto estuvimos de comprar merluza o lenguado), a puestos vendiendo flores, ropa, utensilios de segunda mano y demás productos varios. Había un sitio en el que vendían la tipica chatarreria de la abuela que murió y te dejó la cubertera del siglo XVII pero que tu solo usas de decoración en casa hasta que un día harto del estorbo o por falta de dinero decides venderla. Todo era normal hasta que ta-chán ta-chaaaaán encontramos una ¡¡¡churreria!!!. encima ponía “spanske”. Le comentaba no recuerdo bien a quién, que echaba mucho de menos de España los churros y las porras, con el hallazgo de hoy, para mi mayor satisfacción; podré degustar los miercoles y sábados de 8 churros por 25 DKK. Un capricho no muy caro. La churrera nos dijo que sus abuelos eran españoles sin embargo ella no entenia ni papa de español.

Y es que las grasas de la semana las quemo cada martes y jueves haciendo footing. Como detalle, he descubierto que aunque suene raro, footing es una palabra española y ningún angloparlante la entiende. Aquí se dice jogging. Sinceramente, me gusta más footing. Junto con Paolo, Andreas y los franceses; Sara, Claudia, Eva, Hiroko y yo nos animamos a salir a correr con ellos y completar tres vueltas al campus universitario. Finalmente ellas hicieron 2 y yo hice las tres pero acabé desfondado, con un dolor de pies increible y apareciendo por la meta como un burrito trotón. Conseguí seguirles 2 vueltas y media pero impusieron un ritmo final demoledor para mi poca práctica en esto de correr. El mérito está en completar los 9km de recorrido total en 1 hora, con eso me doy por satifescho.

Además hoy me han dado mi nuevo móvil danés, con el cual podré llamar a España muy barato. No obstante, debo decirle a Rocio (la intermediaria entre el moro-vendemoviles y yo) unas cosillas para que me funcione correctamente. Para aquellos que les interese mi número de móvil os lo dejo aquí escrito: 50289943. Fundamentalmente por si llamo a alguien en España que no se asuste al ver estos números 😉

Ahora voy a continuar con la limpieza y preparación de mi cuarto porque en 2 días tengo visita =)