Kulorbar

25 06 2011

Dijimos que sería una noche de hablar y el buen tiempo nos permitio hacerlo sentados en la terraza durante 2 horas, pero, obviamente también era una noche de disfrutar y bailar. Y lo hicimos hasta que el cuerpo no pudo más.

Ahí van las “mejores” fotos de nuestra discoteca favorita los jueves. Será el Kulo del kulo pero ¿y lo bien que lo hemos pasado?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios




Mi última noche: hoy arde Copenhagen

23 06 2011

La última entrada de este blog en Dinamarca la voy a escribir desde la cafeteria Paludan con mi chocolate caliente. ¡¡Cómo no!! Cafeteria-Libreria que junto con la Black Diamond han sido mi rutina en Copenhagen.

La intensidad con la que si viven los días hace que esta semana se me haya hecho larguísima. No hace ni una semana cuando estaba nervioso por el devenir de mi examen y esta noche . Pero todo llega y hoy es mi último día en Dinamarca. La diferencia con ayer es que mis últimas horas me las he tomado con otra filosofia. Nada de nostalgia ni dramatismo en mi paseo por Roskilde. Estaba contento. Hasta el final, este pequeño pueblo me ha vuelto a sorprender. Desde hace varios días se ven autobuses descapotables circulando por la ciudad con jovenes alegres de fiesta con sus cervezas. Por su aspecto jovenzuelo, suponemos que han terminado la Selectividad danesa. Bueno, aunque aquí con las caritas de bebé que tiene la mayoria, todos parecen pubers. El caso es que hay estaban, a las 14:00, borrachos, en medio de la plaza, saltando, riendo, con sus gorritos marineros (que inundan la ciudad) y dando vueltas a la fuente pero sin bañarse ninguno en ella. ¿No se atreven a mojar sus piecitos a 17ºC? Cultura danesa…

Fui a Roskilde y a RUC básicamente a despedirme del Tiger y Super Brugsen que tantas alegrias me han proporcionado. No podía irme sin echar un último vistacillo. Luego me entró el síndrome Sara López, que consiste en seguir cogiendo ropa de tiendas aún a sabiendas que la maleta está a punto de reventar. Con la escusa de “esto no ocupa nada” he renovado todo mi vestuario de ropa interior. Lo de la maleta ya es otro caso. La ves ahí, llena y piensa que todos los recuerdos de un año están metidos dentro. Son los 20kg materiales que me quedarán de este país. Como Correos me cerró por lerdo, me arriesgaré mañana a ir y enviar la maleta. No quiero bultos en mi viaje por Italia. Porque esa es otra, no he pensado nada en el viaje por Roma, Perugia y Siena. La Signora Iris se salió con la suya y al final soy yo quien va a visitarla.

A la vuelta de Trekroner he ido a coger mi bici que la había dejado en Central station y para mi mayor sorpresa e indignación, alguien ¡¡ME HABÍA ROBADO MI CESTA!! Serán cabrones. Mi cesta del Fakta, esa cesta que tan útil me ha sido, que tan fácil hacía reconocer mi bici desde la distancia, ya no estaba 😦

23 de junio —> SANKT HANS. Habrá hogueras en distintos puntos de la ciudad: Soerne, Lanebro, Frederiskberg, Faedllenparken, Nyhavn y playas del norte. http://www.aok.dk/byliv/de-bedste-steder-at-fejre-sankthans

Animémonos. Disfrutemos de mi última noche. Hoy si que si, arderá Copenhagen

PS: En Hedehusene vive gente. Doy fe. Todo queda concentrado en los 100 metros de calle principal que tiene.





Jueves -> KULORBAR

26 05 2011

2 meses después, en casa se respira ambiente de Kulor. Será la discoteca más degradante y con más gentuza de todo el país,  pero no hay Erasmus en Dinamarca sin ella. Antes de la acampada en Copenhague era el lugar que más españoles concentraba y seguramente a muchos les veré encima de la tarima cambiando política por baile. A ritmo de cacho a cacho, el ambiente se caldea en el piso mientras vamos preparando los cocktailes de vodka y ron (ventajas de que vengan visitas desde España) para mitigar el sabor de esa cosa que en el Kulorbar llaman cerveza.

Si el lunes fue un pub irlandés, el martes unas cervezas en el South African bar, ayer miercoles tenía pensado tomarlo como descanso para coger fuerzas. Un espejismo. Venia de la biblio a las 21:00 con mi mochila y el portatil cuando Guille salió apresurado y me agarró del brazo para hacerme entrar en el Floss. El Floss, ese bareto que está a la vuelta de la esquina, se convirtió con unas cervezas de por medio en un meeting político en el que 4 amigos charlaban, reian y discutian sobre la situación actual en Valencia y Madrid. Debate constructivo. Como constructivas fueron las consecuencias del alcohol que hizo que acabase cantando a pleno pulmón desde la calle a una Sara incrédula en la ventana, cuan Romeo lucha por su Julieta. ¿La cena? A la 1:00 y a dormir.

Sigue la fiesta, sigue el Erasmus. Veremos como despertamos mañana.





Los viernes al sol

1 04 2011

“A veces te mataría y otras en cambio te quiero comer, me estas quitando la vida…”.

1 frase que resume varios momentos de una ciudad. Copenhague.

Qué razón tenía Amaral con esta canción sin embargo, hoy la ciudad mostró su mejor cara. Stroget estaba repleta de gente que caminaba o compraba, que reía o simplemente pasaba. Varios grupos de jovenes atraían la atracción de esa gente recogiendo dinero para ayudar a los refugiados de la guerra de Libia, otros se entretenian escuchando al violinista tocar los compases de El Padrino o viendo a 3 mamis cantando “Ohh happy day”.

 

El termometro marcaba 10 grados pero eso no importó para quitarme el abrigo en la calle después de muchos meses. Bueno, los daneses ya iban en manga corta y las terrazas estaban repletas. Y como viejos, sentados en un banco al sol con los lagos de Vesterbro al fondo. Solo faltó echar pan a los patos.

Ayer fue jueves y como un verdadero ritual el Kulorbar no faltó a nuestra cita. Quizás fue una de las mejores noches allí. 5 horas que se me pasaron volando. Bailes, tarimas y fotos. Recuerdos de otros tiempos. Estaba repleto y la cerveza sigue siendo igual de odiosa y matadora que siempre. Tampoco faltaron los revivals de estrellas apagadas. Pero esta noche había gente especial. Amigos que con su sola presencia hace que algunas noches sean inolvidables.

 

PD: Aunque no se aprecie, el termometro marcaba en ese momento 13 gradazos





¡¡CON PISO EN COPENHAGUE!!

26 11 2010

Hay momentos en los que uno está pletórico, se cree el rey del mundo, la emoción embarga tu cuerpo, piensas que no puedes parar de estar feliz y sientes que puedes con todo y contra todo en esta vida. 26 de marzo y 26 de noviembre. 8 meses y 2 grandes momentos. En uno me concedieron el Erasmus, en el otro encuentro el piso ideal para comenzar un nuevo Erasmus en Copenhague el siguiente cuatrimestre. Si como lo leen, YA TENEMOS PISO. 4 habitaciones, un magnifico salón y lo mejor de todo es que está situado en pleno barrio latino. Paralelo a Stroget y casi enfrente de la Universidad. Hoy dí la razón a aquellos que dicen que al ver un piso sienten que será allí donde envejezcan y vean correr a sus hijos. A mi me pasó igual. Me ví allí de fiesta, cenando con mis futuros compañeros, decorándolo…

Y es que ayer fue la puntilla definitiva. La que me hizo ver bien claro que debo de irme a vivir a la ciudad. Salimos casi toda la residencia y fuimos al Kulorbars. Hasta ahí todo normal: música extraña (sonó el “no pares sigue sigue” que no lo oía desde las Navidades de 1996 con mi familia), gente española, sorpresas al descubrir nuevas parejitas y los bailoteos típicos de cada noche. A las 2:07 salía el tren para Trekroner pero un error de cálculo nos hizo creer que iba directo desde Norreport. Mentira. Había que hacer transbordo en Central station. Llegó tarde y cuando nos bajamos vimos pasar nuestrot ren ahcia Trekroner. de nada sirvió cruzar las vías en un intento desesperado. Lo peor fue al intentar salir. Las puertas estaban cerradas y por unos minutos pensabamos que estábamos atrapados en el anden. Conseguimos subir directamente a la calle -la estación permanece cerrada de 2 a 4- pero hacia un frio del demonio, estaba nevando y no teníamos tren ahsta 3 horas más tarde. Unos cogieron un taxi rumbo a la disco de nuevo pero yo junto cn otros 7 nos montamos en un taxi grande rumbo a Korallen (80DKK por cabeza). Por el camino Claudia potó y para dismular y que no nos echasen tuvismo que cantar el “yellow submarine”, hablar en voz alta… ¡Qué odisea!

A todo esto, sigue nevando y la situación está llegando a niveles preocupantes. Pisas y te cubre el pie la nieve, las calles y aceras están cubiertas por el manto blanco y para andar se requiere ciertas dotes de equilibrismo. Aún así nada de eso importa. Hoy esperaba una visita miy especial, mi amiga Laura. Pero no venía sola. A modo sorpresa sorpresa Angela también la acompañó en el viaje. Alegría doble. Guinda final a un día trepidante. Nos espera un finde muy largo. Por lo pronto ahora nos vamos a la Tecnofest que se celebra en la Universidad.

Que el ritmo no pare =)





Kulorbar y el finde cultural

21 11 2010

We were a few and the granma had a child. No tenía suficiente con que la gente de Korallen me corregiesen mi laismo y leismo excesivo como para que vengan 3 chicas de Madrid a reirse de mí también. Aquí el único Corregidor soy yo! (que chiste más malo por Dios).

La noche del viernes comenzó fuerte, a ritmo de Knebep, el vodka barato de Mercadona; y partidas de mus. Echaba de menos las 2 cosas. El mus y a Mercadona me refiero. Fuimos al Kulorbar, adorada por muchos pero que yo no termino de coger el puntillo a ese sitio. La entrada de 60 DKK + 20 del ropero+ 20 x si llevas una mochilita, además de contar con los seguratas más bordes de todo el reino. De este y del de la península. Allí uno vió tales cosas (dignas de Gran Hermano) que decidió darse a la bebida. Así acabé. Saltando por una ventana para colarme en el hotel de mis amigas. Hasta llegar a esa situación se juntó los grados de alcohol que circulaban en mis venas, caminar 45 minutos hasta Brygges Islands con Sara arrastrándome y el paquito chocolatero que iba bailando y cantando por la calle. Los internacionales no dejan de sorprenderme. Ciertamente lo pasé genial, lástima del malentendido con la botella de ¿bacardi? que le costó a Claudia la expulsión. Lo dicho, seguratas idiotas.

Y entre esas andaba cuando llegó el sábado. ¿O ya estaba ahí? Porque a las 8:30 sonó el despertador y a pesar de mi ímpetu a la hora de levantarme lo único que logré fue hacerme amigo de la papelera. Sin pasión ni piedad, danzamos rumbo a Stroget, el Nyhavn, City Hall y demás monumentos que terminaré aborreciendo antes de que acabe el año. La noche llegó a las 4:28 y ello trajo la partidita de mus de la sobremesa. Decidimos tomarnos la noche tranquila, lo cual no implicó ir al Francis Pony a tomarnos unos cocktailes y pasar por el Studenterhuset. Este es un sitio que levantó mucha expectación su apertura para luego ser una mierda. Tomarme una cerveza sentado hablando con mis amigos lo hago yo en Korallen y me sale más barato. La noche terminó en un irlandés que por cierto tenía muy buen ambiente.

Y el domingo… más cultura. Está vez tocó ver Rosenborg slot con las joyas de la corona danesa. Aquí a uno le da rabia que con el hambre que hay en el mundo un tocador tenga 300 piedras preciosas. Por si me quedé con más ganas de realeza, también visité el palacio de Amalienborg. Sobrecargado, pequeño pero curioso. curioso porque comprobamos que los reyes daneses se llaman Christian o Frederik desde ¡¡¡1448!!!20 generaciones de reyes que se alternan los nombres entre padres e hijos. Y la tradición continua ya que el principe se llama Frederik y su hijo Christian. Lo más impactante es que descubrí que no fue Hitler el hombre más poderoso de Europa sino Christian IX, apodado como el abuelo de Europa. ¿El motivo?. No existe casa real europea cuyos miembros no tengan los genes de este hombre: Monaco, Grecia, España, Reino Unido, Suecia, Noruega… Todo un crack a la hora de procrear y colocar a sus hijos.

Con esto finalizo por hoy. Solo darles 2 noticias de gran interés: el Tivoli es precioso con la decoración navideña y… la SIRENITA HA VUELTO!!! =)





Vagabundos por Copenhague

15 10 2010

Cosas de Dinamarca. En este país hay un dicho que reza así: “morena de bote, chocho…”

Solo aquí te encuentras con una discoteca en la que los jueves puede entrar gente de 18 años, los viernes solo los que estén en la ventena y los sábados lo limitan a los mayores de 21. ¿y se imaginan que Capital en Madrid tuviese su pista de baile rodeada de mesas y sillas, como las de un pub, para que la gente se siente y hable?. Otra cosa muy común es estar bailando y que se produzca la siguiente conversación: ¿Eres español?. Si, ¿cómo lo has averiguado?. Pronuncias demasiado las “S” y “J”… =0

Todo esto lo resume muy bien el Kulorbar, la discoteca a la que fuimos anoche. Había oido hablar de ella y siempre decían cosas buenas asi que como en la noche de los jueves hay barra libre de cerveza por 60 + 20DKK pues nos dirigimos allí. El +20 viene por la gracia del ropero. En un país en el que en Octubre las temperaturas por la noche rozan los 3 grados, nadie en su sano juicio sale sin abrigo. Suele ser común que en las discotecas sea obligatorio dejar el abrigo asi que de forma encubierta te cobrán 20 coronas más (la nada despreciable cifra de 3 euros). Vale eso duele, sin embargo Dinamarca tiene formas más sutiles para timarte y que a menudo pasan desapercibidas para el resto de los mortales: ¿se han fijado que en los precios pone “49,95 DKK” o que alguna compra te ha costado “95,55”?. ¿Y se han fijado que no existe moneda más pequeña que 50 centimos de corona?. Conclusión: redondean al alza y no te devuelven los centimillos que faltan. ¿No es delito poner que una camisa te cuesta 79,95, y luego en verdad te cobran 80?. Sara está de testigo.

Como iba diciendo, el Kulorbar ha sido de las discotecas que más me ha gustado, al menos la música era pop comercial y te podías echar unos bailecitos. Shakira, Daddy Yankke y algunos latinos más tampoco faltaron (vaya gilipollez acabo de escribir). En fin, que me he cansado de escribir. Que la noche estuvo bien aunque acabase durmiendo como un clandestino en el Burger King por perder el tren e hiciese un frio del copón.

Alé, a comer que es tarde