Finally, Carlsberg Factory

24 04 2011

Me gusta que Victor tenga razón. Y que además proponga planes interesantes. La rueda de la bici estaba floja y fue un acierto hincharla ya que pedaleé más cómodo y rápido. Circular en bici por Copenhague es cometer infracción tras infracción. No señalizar con el brazo, saltarte semáforo, hacer cambios de sentido como y cuando te plazca, ir en sentido inverso o por la acera. Bueno pues aparte de estas “pequeñas” cosas hoy también añadimos a la lista montar 2 personas en la misma bici. Lo que se conoce popularmente como ir de paquete. Es ilegal y peligroso pero a nosotros no nos importó atravesar medio Copenhague de día. Y lo de medio Copenhague no es irónico. Fuimos por los lagos, empalmamos con Vesterbrogade para dar con el cruce de Enghavevej y de camino a la estación homónima girar hacia la fábrica de J.C. Jacobsen.  Hasta Valby pareció bonito y animado con el sol que lucia la ciudad.

El museo Carlsberg nos dejó como curiosidades que el nombre de la famosa cerveza viene de la fusión del hijo del inventor y la colina cerca de Valby a través de la cual se ve la capital. Es lo que tienen las ciudades planas, que puedes verlas desde una pequeña elevación. La entrada de 65DKK incluia 2 cervezas al final del recorrido así como varios souvenirs de la tienda. Otra curiosidad es ver grabado en varios puntos de la fábrica la esvástica. Carlsberg surgió en 1845 asi que era obvio que su significado no es el tristemente célebre en todo el mundo sino el indio que desea buena suerte.

Aceitunas+patatas fritas+bocadillos de lomo y jamón. ¡¡pero que bien nos cuidan las visitas!! Para reposar la comida nos tumbamos en una plataforma en medio del canal, a tan solo 3 dedos del agua. Más abajo del puente de Hans Christian Boulevard hay un paseo con jardines, bancos y piscinas naturales. Edifcios muy modernos combinados con un puente peatonal que ofrece una vista diferente de la ciudad. Más del siglo XXI. Luego la Christiania más residencial y menos turística hizo acto de presencia. Tiene mérito todas esas casas construidas con el esfuerzo de aquellos que creen en el proyecto autogestionario y libertitario. Por mucho que se lo proponga, dificil tendrá el Gobierno danés de cargarse tal paraje. Christiania va más allá de sus cuatro calles más transitadas. Adéntresen y conózcanla mejor. Les sorprenderá. Como la propia Dinamarca.

PD: Victor tienes razón, soy cabezón =)





Republic of Spain Day

14 04 2011

Hoy me gustaría que España fuese una república independiente… sin embargo, eso solo ocurre en Ikea.

Cuando la vida te pone a prueba, a uno no le queda más remedio que mirar hacia adelante. Quizás los lamentos y lloros sirvan para hoy ya que es sano expresar las emociones, pero el mañana hay que afrontarlo con decisión y coraje. Nadie dijo que la vida fuese fácil.

La vida no es fácil pero Copenhague te muestra el lado positivo de la misma. Volvió el sol y volvieron los daneses en manga corta. Ellos son así. Después de 8 meses, uno desiste en comprenderlos. Al igual te encuentras una bibliotecaria que te ayuda a registrarte en la bilioteca, te busca libros en inglés y te hace ella misma las reservas. Al igual una danesa te avisa que en 10 minutos empezará la happy hour y los precios serán más baratos. ¿Simpáticos?. Ni SI ni NO sino simplemente daneses. Con su estilo frio y educado, servicial y alejado. 4 adjetivos que podrían definir a Lynn, mi nueva profesora-alumna de danés-castellano. Si de riesgo vive el hombre, yo me lancé a la piscina colocando carteles por el centro ofreciendo enseñar español a quien se dignase a darme lecciones de danés. Cuando había olvidado este descabellado atrevimiento, Lynn me llamó. Volvía de Trekroner y me hizo parar el Valby porque allí vivía. Fue como una cita a ciegas, no sabes qué te vas a encontrar. Además el nombre no daba muchas pistas. Resultado: mujer de 32 años.

Me invitó a su casa, de esas que a mi me gustan, unifamiliares con tejado inclinado y buardilla con terracita. Todo transcurría muy correcto sino fuesen por mis nervios de verme en media hora envuelto en una situación inesperada. A todo esto, llegaron su marido con sus 2 hijos pequeños. El resto vino solo. Horario danés, cena danesa. El sol todavía se intuia en la ontananza cuando un plato de lo que yo creo que era un pastel de verduras al horno se plantó delante mia. Con el buche lleno de pan (:D) salí de su casa con la intención de quedar días sueltos para intercambiar lenguas (idiomáticas, pervertidos). Estaban tan excitado y nervioso que me perdí y anduve dando vueltas hasta que casi llegue a Central Station andando, un agradable paseito luego bien compensado con el Grap XL que me pusieron en el Chilimili. Restaurante curioso y barato -de 21-22 los precios se reducen a la mitad- en pleno corazón de la ciudad.

Mola.





El tren ya para el Valby

11 01 2011

Descendiendo entre las nubes vi un país verde, la nieve blanca deja paso a los diversos colores que tiñen el suelo danés. Solo 3 semanas después y ya había olvidado la brisa que corre por Trekroner y que te deja las orejas congeladas. Y eso que en Dinamarca las temperaturas vuelven a marcar grados positivos pero hay cosas que no cambian ni con el nuevo año. Si hablas en la Silence Zone, te echan la bronca -incluso entre daneses-; si se atreves a cruzar en rojo una avenida sorteando los coches, puedes verte esperando en el siguiente carril a que las bicis pasen o si osas a llegar tarde, una mirada fulminante te hará sentir mal. Las conversaciones ahora comienzan con “hello” y “tak” vuelve a tener significado. El euro pasó a mejor vida y las morenas también.

El civismo danés contrasta con la efusividad Erasmus, los reencuentros, los abrazos y las cenas en Korallen. Las penas y las tristezas se quedaron atrapadas en el vuelo 3304 de Iberia. La señorita 006176, alias la dormilona/xoxona, me hizo el favor de facturarme un día antes y hacer la vista gorda de mis 27 kilos de maleta (ten amigos hasta en el infierno), además tuvo el detalle de ponerme el primero y en ventanilla. De tal modo que la perdono haberse quedado dormidita esta mañana y no haber venido a tomar chocolate con churros. Había que despedirse de Madrid a lo grande y si grande fue la ración de churros y porras, más todavía fue a alegria al saber que me habían invitado. No fue el único golpe de suerte porque hablando con el panadero de los precios del pan en Dinamarca se solidarizo conmigo regalandome la última barra de pan español que comeré en 6 meses. A fin de cuentas, Barajas sigue siendo un pueblo en el que nos conocemos todos. Si no hay que ver la cantidad de convecinos que me desearon buena suerte para el viaje. Hoy, al menos me acompañó durante todo el día 😉

Al ritmo del “Yellow Submarine” que suena en la radio concluto la primera actualziación del año desde Dinamarca. Para bien o para mal, España quedó atrás





Welcome to Timomarca

1 11 2010

¿Qué, estaban esperando la actualización de hoy? Es que sino, no me explico como 78 personas han entrado hoy sin haber actualizado. Ansiosos!

Hace exactamente 24 horas que me estaba pintando la cara con motivo de la noche de Halloween. La economia esta muy mal para andar comprando disfraces asi que para intentar salvar la noche y dar el pego, me pinte la cara. Un poquito de sangre, unos polvos blancos y ojos negros. Y a las 22:00 todos listos para ir a la discoteca Vega en Copenhague. Discoteca que cumple la premisa de: “cuanto más esperes de una fiesta, más decepción te llevarás”. Matizo, no estaba mal, simplmente la sala era pequeña y axfisiante, te cobraban 10 euros por entrar, la música a veces dejaba que desear y entre españoles y gente de Korallen encontrar un no-conocido era casi misión imposible. Y es que claro, se pregunta la gente por qué algunos robamos y estafamos al Estado, sin embargo, la pregunta es por qué Dinamarca intenta estafarnos a nosotros.Es decir, te cobran 50 DKK por entrar y luego tienen un servicio de ropero que no es optativo sino que te obligan a dejar el abrigo. Entonces me pregunto ¿Quién copjones sale en este puto país, con sus 11 grados de media todo el año- sin abrigo? Conclusión: 3 euritos que te roban por el ropero. Pero aun no he terminado ya que si creia que ese podía ser el mayor robo de la noche es porque no había pasado todavía dentro y pedido una cerveza. En esos casos ya no te duele la puñalada en el corazón sino la cara tonto que te ve el camarero cuando contesta que cuesta 45 DKK (casi 7 euros). La cerveza. El mini-cubata ya ni me atreví a preguntarlo. Sutilmente, tras asimilar que no has escuchado mal y son 45 DKK, le sueltas que prefieres no beber porque seguramente que le acabarás vomitando. Encima de él, claro.

Quitando todo eso, la discoteca por lo demás estaba muy bien. MUY IMPORTANTE: nunca pierdan la dignidad con el pretexto de “aquí no me conoce nadie”. Es un mito falso. Atentos a la conversación:

– Yo: Si, aquí puedes fumar, nadie dice nada

– Ella: Yo a ti te conozco.

– Yo: Puede ser, de algún día de fiesta

– Ella: No, del colegio. Tu ibas al Santa María de la Hispanidad. tenías de profesores a Pilar, Sebas, José María…

– Mi reacción => Helado. Han pasado 7 años. ¿No he cambiado nada? Yo creo que el fallo fue el disfraz.

Una chica lo definió muy bien: me voy porque ya está todo el folleteo servido. Si este blog hablase sobre lo que vió ayer…

Aún así sigo maldiciendo la hora en que me dejé convencer por un andalú de acento cerrado y n valenciano con ojos de cuervo, para irme a dormir. Era la 1:30 y salimos varios de la discoteca. Yo les había intentado disuadir diciendo que aunque el tren pasase a las 2:07, no había metros para llegar a Central Station. Si perdiamos ese tren, no había otro hasta las 4:41 (no se olviden en lo que queda de relato de esa hora). Aún a sabiendas de que no había metro me fuí con ellos. Obviamente, no había metro. es más nos apagaron las luces a las 2:00 como señal inequivoca de que debíamos irnos. Pues ahí estábamos, en Enghave, en medio de la nada y con 3 posibilidades: ir a Valby St, ir a Copenhague Central Station o volver a la disco. Escogimos la primera. Caminata de 20 minutos hasta la estación de Valby. Decían que estaba más cerca que la Estación Central, cosa que sigo dudando, peor lo que si estaba era una zona más muerta. Tras el aprovisionamiento en el Seven Eleven, llegamos a Valby a las tres menos algo. Cerrada. Discutiendo andábamos sobre qué debíamos hacer cuando un grupo de españoles de Korallen llegan y descubren la misma situación. La mitad del grupo, tras una larga negociación, coge 2 taxis (80 DKK por persona. Eran 5) y se marchan. Eran las 3:15, nos encontrábamos en media de la nada y el tren pasaba en hora y media. Como verdaderos homeless entramos en la estación a través de los andenes y … a dormir.

Cada uno escogió banco, suelo o apoyado en otro pero el caso es que una hora nos quedamos todos dormidos. La estampa era digna de admirar. Finalmente llegó el tren y cogimos rumbo para Trekroner. Al bajarnos de la estación nos reencontramos con todos los Erasmus que se habían quedado de fiesta en Vega. Patético.

Moraleja: 1- Guiate por tu intución y si te pegas una ostia, será que te lo tenías merecido. 2- No vayan de fiesta entre semana sino quieren volver antes de las 5:15 a casa. 3- En Halloween lo único terrorrífico que sucedió fueron los ronquidos de cierta persona en la estación. 4- Los planes imprevisto son los más emocianante y los que recuerdas siempre.

VALBY. Anterior domingo: expulsado del tren. Este domingo: durmiendo en un banco. ¿Próximo domingo?

PD: Había escrito esta entrada en otro blog y llevaba más de 15 min dandole vueltas sobre por qué no me aprecía en mi blog. En fin, a dormir