Vagabundos por Copenhague

15 10 2010

Cosas de Dinamarca. En este país hay un dicho que reza así: “morena de bote, chocho…”

Solo aquí te encuentras con una discoteca en la que los jueves puede entrar gente de 18 años, los viernes solo los que estén en la ventena y los sábados lo limitan a los mayores de 21. ¿y se imaginan que Capital en Madrid tuviese su pista de baile rodeada de mesas y sillas, como las de un pub, para que la gente se siente y hable?. Otra cosa muy común es estar bailando y que se produzca la siguiente conversación: ¿Eres español?. Si, ¿cómo lo has averiguado?. Pronuncias demasiado las “S” y “J”… =0

Todo esto lo resume muy bien el Kulorbar, la discoteca a la que fuimos anoche. Había oido hablar de ella y siempre decían cosas buenas asi que como en la noche de los jueves hay barra libre de cerveza por 60 + 20DKK pues nos dirigimos allí. El +20 viene por la gracia del ropero. En un país en el que en Octubre las temperaturas por la noche rozan los 3 grados, nadie en su sano juicio sale sin abrigo. Suele ser común que en las discotecas sea obligatorio dejar el abrigo asi que de forma encubierta te cobrán 20 coronas más (la nada despreciable cifra de 3 euros). Vale eso duele, sin embargo Dinamarca tiene formas más sutiles para timarte y que a menudo pasan desapercibidas para el resto de los mortales: ¿se han fijado que en los precios pone “49,95 DKK” o que alguna compra te ha costado “95,55”?. ¿Y se han fijado que no existe moneda más pequeña que 50 centimos de corona?. Conclusión: redondean al alza y no te devuelven los centimillos que faltan. ¿No es delito poner que una camisa te cuesta 79,95, y luego en verdad te cobran 80?. Sara está de testigo.

Como iba diciendo, el Kulorbar ha sido de las discotecas que más me ha gustado, al menos la música era pop comercial y te podías echar unos bailecitos. Shakira, Daddy Yankke y algunos latinos más tampoco faltaron (vaya gilipollez acabo de escribir). En fin, que me he cansado de escribir. Que la noche estuvo bien aunque acabase durmiendo como un clandestino en el Burger King por perder el tren e hiciese un frio del copón.

Alé, a comer que es tarde


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: