¡¡CON PISO EN COPENHAGUE!!

26 11 2010

Hay momentos en los que uno está pletórico, se cree el rey del mundo, la emoción embarga tu cuerpo, piensas que no puedes parar de estar feliz y sientes que puedes con todo y contra todo en esta vida. 26 de marzo y 26 de noviembre. 8 meses y 2 grandes momentos. En uno me concedieron el Erasmus, en el otro encuentro el piso ideal para comenzar un nuevo Erasmus en Copenhague el siguiente cuatrimestre. Si como lo leen, YA TENEMOS PISO. 4 habitaciones, un magnifico salón y lo mejor de todo es que está situado en pleno barrio latino. Paralelo a Stroget y casi enfrente de la Universidad. Hoy dí la razón a aquellos que dicen que al ver un piso sienten que será allí donde envejezcan y vean correr a sus hijos. A mi me pasó igual. Me ví allí de fiesta, cenando con mis futuros compañeros, decorándolo…

Y es que ayer fue la puntilla definitiva. La que me hizo ver bien claro que debo de irme a vivir a la ciudad. Salimos casi toda la residencia y fuimos al Kulorbars. Hasta ahí todo normal: música extraña (sonó el “no pares sigue sigue” que no lo oía desde las Navidades de 1996 con mi familia), gente española, sorpresas al descubrir nuevas parejitas y los bailoteos típicos de cada noche. A las 2:07 salía el tren para Trekroner pero un error de cálculo nos hizo creer que iba directo desde Norreport. Mentira. Había que hacer transbordo en Central station. Llegó tarde y cuando nos bajamos vimos pasar nuestrot ren ahcia Trekroner. de nada sirvió cruzar las vías en un intento desesperado. Lo peor fue al intentar salir. Las puertas estaban cerradas y por unos minutos pensabamos que estábamos atrapados en el anden. Conseguimos subir directamente a la calle -la estación permanece cerrada de 2 a 4- pero hacia un frio del demonio, estaba nevando y no teníamos tren ahsta 3 horas más tarde. Unos cogieron un taxi rumbo a la disco de nuevo pero yo junto cn otros 7 nos montamos en un taxi grande rumbo a Korallen (80DKK por cabeza). Por el camino Claudia potó y para dismular y que no nos echasen tuvismo que cantar el “yellow submarine”, hablar en voz alta… ¡Qué odisea!

A todo esto, sigue nevando y la situación está llegando a niveles preocupantes. Pisas y te cubre el pie la nieve, las calles y aceras están cubiertas por el manto blanco y para andar se requiere ciertas dotes de equilibrismo. Aún así nada de eso importa. Hoy esperaba una visita miy especial, mi amiga Laura. Pero no venía sola. A modo sorpresa sorpresa Angela también la acompañó en el viaje. Alegría doble. Guinda final a un día trepidante. Nos espera un finde muy largo. Por lo pronto ahora nos vamos a la Tecnofest que se celebra en la Universidad.

Que el ritmo no pare =)


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: