Kulorbar y el finde cultural

21 11 2010

We were a few and the granma had a child. No tenía suficiente con que la gente de Korallen me corregiesen mi laismo y leismo excesivo como para que vengan 3 chicas de Madrid a reirse de mí también. Aquí el único Corregidor soy yo! (que chiste más malo por Dios).

La noche del viernes comenzó fuerte, a ritmo de Knebep, el vodka barato de Mercadona; y partidas de mus. Echaba de menos las 2 cosas. El mus y a Mercadona me refiero. Fuimos al Kulorbar, adorada por muchos pero que yo no termino de coger el puntillo a ese sitio. La entrada de 60 DKK + 20 del ropero+ 20 x si llevas una mochilita, además de contar con los seguratas más bordes de todo el reino. De este y del de la península. Allí uno vió tales cosas (dignas de Gran Hermano) que decidió darse a la bebida. Así acabé. Saltando por una ventana para colarme en el hotel de mis amigas. Hasta llegar a esa situación se juntó los grados de alcohol que circulaban en mis venas, caminar 45 minutos hasta Brygges Islands con Sara arrastrándome y el paquito chocolatero que iba bailando y cantando por la calle. Los internacionales no dejan de sorprenderme. Ciertamente lo pasé genial, lástima del malentendido con la botella de ¿bacardi? que le costó a Claudia la expulsión. Lo dicho, seguratas idiotas.

Y entre esas andaba cuando llegó el sábado. ¿O ya estaba ahí? Porque a las 8:30 sonó el despertador y a pesar de mi ímpetu a la hora de levantarme lo único que logré fue hacerme amigo de la papelera. Sin pasión ni piedad, danzamos rumbo a Stroget, el Nyhavn, City Hall y demás monumentos que terminaré aborreciendo antes de que acabe el año. La noche llegó a las 4:28 y ello trajo la partidita de mus de la sobremesa. Decidimos tomarnos la noche tranquila, lo cual no implicó ir al Francis Pony a tomarnos unos cocktailes y pasar por el Studenterhuset. Este es un sitio que levantó mucha expectación su apertura para luego ser una mierda. Tomarme una cerveza sentado hablando con mis amigos lo hago yo en Korallen y me sale más barato. La noche terminó en un irlandés que por cierto tenía muy buen ambiente.

Y el domingo… más cultura. Está vez tocó ver Rosenborg slot con las joyas de la corona danesa. Aquí a uno le da rabia que con el hambre que hay en el mundo un tocador tenga 300 piedras preciosas. Por si me quedé con más ganas de realeza, también visité el palacio de Amalienborg. Sobrecargado, pequeño pero curioso. curioso porque comprobamos que los reyes daneses se llaman Christian o Frederik desde ¡¡¡1448!!!20 generaciones de reyes que se alternan los nombres entre padres e hijos. Y la tradición continua ya que el principe se llama Frederik y su hijo Christian. Lo más impactante es que descubrí que no fue Hitler el hombre más poderoso de Europa sino Christian IX, apodado como el abuelo de Europa. ¿El motivo?. No existe casa real europea cuyos miembros no tengan los genes de este hombre: Monaco, Grecia, España, Reino Unido, Suecia, Noruega… Todo un crack a la hora de procrear y colocar a sus hijos.

Con esto finalizo por hoy. Solo darles 2 noticias de gran interés: el Tivoli es precioso con la decoración navideña y… la SIRENITA HA VUELTO!!! =)


Acciones

Information

One response

14 12 2010
maria

este finde semana me suena!!!!!! creo que yo tuve uno parecido por estas fechas!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: