Bye bye Open Card

25 10 2010

Si señores, nos han pillado. La revisora con aspecto de tonta y un inspector musculitos nos han requisado nuestra maravillosa tarjeta con la que viajabamos gratis a todos lo lados. Fue bonito mientras duró. 2 meses de ilegal que me han ahorrado una buena suma de dinero (facilmente 500-700 euros, sino más) en transporte: Hillerod, Helsingor, Olby, Roskilde y los innumerables trayectos Trkroner-Copenhague. Todo ello sin contar a las atracciones, museos y palacios en los que entré gratis. Ese mundo idílico y paradisiaco se acabó… de momento.

Nos creiamos invencibles y los más optimistas se veian con la tarjeta hasta final de año. Pero demasiada gente copió la idea y los revisores se extrañaron que tantisimos estudiantes fuesen a Trekroner con la Open Card. Esto les llevó a ponerse en alerta y a realizar controles más exhaustivos de la tarjeta “mágica”. Cada vez conocíamos a más gente que les habían pillado y aún así decidí correr el riesgo de llegar hasta el final. Y el final fue ayer a las 22:40 en Valby, cuando cabizbajos y riéndonos bajamos al anden tras haber sidos expulsados por el inspector. No nos puso multa ni llamó a la policia, como se especulaba por la residencia, simplemente nos quitó la tarjeta y nos ordenó bajar en la siguiente parada. El dolor supremo vino después al tener que pagar 69 coronas por el ticket sencillo. y aquí viene la otra parte de la historia. Si se creen estos engredios daneses que pienso contribuir con mi dinero a pagar su fantabuloso estado de bienestar del que solo ellos disfrutan sus ventajas, LO LLEVAN CLARO. Me niego en rotundo a estar 7 meses pagando 50 euros por un clipcard de 50 euros. Aún a riesgo de quedarme aislado en Trekroner. Buscaré la forma de que no se borré la banda rugosa que identifica si una tarjeta ha sido falsificada con acetona para cambiar la fecha. Viajaré en bus o encontraré otra ruta que evite pasar por la ya conocida ruta del terror. Si porque terror te entra al pagar esos precios abusivos. Hemos comprobado que en el metro, en los autobuses y e los trenes rojos no pasan tantos revisores y los que hay no se fijan tanto en los detalles. Además la tarjeta nueva me servirá para seguir viajando por Sealandia y para entrar en los sitios turísticos gratis. Pero ¿cómo llegaré a copenhague si no quiero pagar tanto?. Esa es la cuestión.

Al menos la tarjeta dió como último servicio entrar al Tívoli gratis y ver lo bien que lo tenían todo decorado para Halloween. También pude subir a la torre de la iglesia próxima a Christiania desde la cual se ven unas magníficas vistas de la ciudad, después de subir cientos de escalones los cuales se estrechaban y empinaban cada vez más a medida que se acercaba uno al final. El día turísitco de Copenhague sirvió para enseñarle la ciudad a los amigos de Claudia y para descubrir que es aquí donde se encuentra el mejor restaurante del mundo: el noma. Como honor decir que comimos un bocata enfrente de su puerta. está ubicado al lado de la Opera, enfrente del Nihavn.

Ahora me toca ponerme a escribir un ensayo mortal para mi querida Teoria de la Comunicación del cual hablaré mañana. Me despido con uin consejo para todos los erasmusitos de Trekroner. Usar la tarjeta es una ruleta rusa en estos momentos. Pueden no darse cuenta los revisores como tocarte el cabrón de turno que te deje tirado en medio de una estación. No la usen

Vuelve a salir el sol en Roskilde =)

Anuncios




Excursión a Frederickborg

18 10 2010

Firstly I start speaking in English. I finally got to finish the article for Print Media. The article was a news that I wrote about the history of Museo del Prado. Then I had to make a reflection which explain why I chose the news, the title, the target group and the media. In the afternoon I went to the library to “teach” Spanish to Edyta, a polish girl who wants to learn Spanish. In my room I have to study my language because it is not easy to explain to others. Today she has learn the articles, the possessives and some adverbs. However, she wrote me a list with nouns in order to I translate it and she can study it. In the next class she wants learn “useful expressions” that in Spanish it are with the words “joder, coño, ostia y puta”. As I was motivated, I read a book in English, and also I studied phrasal verbs and vocabulary. At 19:00 la library closed and I had to come back Korallen.

Joder que sufrimiento de inglés, con la alegria que escribo yo en castellano. Hablemos de ayer y de la excursión a Hillerod. Ante todo felicitar a María, a Ana  y a mí por levantarnos el domingo después de la fiesta y borrachera del sábado noche. Ana no salió pero se acostó tarde y por error se levantó a las 8 de la mañana asi que lo suyo también tiene mérito.

Tras perder el tren para Roskilde, también perdimos el autobus para Hillerod asi que nos tocó esperar en sendas estaciones hasta las 11:38 que se digno a pasar el siguiente bus. La espera vino bien para “repostar” en la estación de Roskilde y comprobar lo asqueroso que sabe un café con agua (¿verdad María?) y encima tener que pagarlo. Recuerdo que alguien dijo “quiero ir en autobus para poder ver el paisaje de Dinamarca”. Pues me cago en él porque lo único que ví fue una bolsa, aparentemente SIN agujeros, que chorreaba un líquido asqueroso encima de mi bufanda. Si bebes no montes en ningún medio de transporte que conlleve algún tipo de traqueteo. A la 13:20 por fín conseguí ver el castillo de Frederickborg delante de mí. No importaba la resaca, levantarse temprano, ni el accidentado viaje en bus: sus maravillosos jardines y paisajes solo se disfrutan si hace buen día. Y ayer lo era. La Copenhague Card nos permitió montar gratis en los autobuses y entrar de igual forma en el interior del castillo. Para mi gust estaba demasiado ornamentado pero me pareció interesante y recomendable de visitar si entras gratis. Al menos me sirvió para corroborar que los Reyes son feos en todos los paises. Algo curioso porque en este país no dejas de encontrar a gente guapa. Será porque la realeza es asquerosa

Al salir a los jardines nos sentamos los 3 en un banco para comer nuestros sandwiches. Las visitas eran casi inmejorables, con los árboles a la orilla del rio, el castillo y una tranquilidad reinante. Ana lo definió muy bien, si estuviera esto mismo en España oirias a la típica madre: “Encarni ven pacá” o “Niñooo, cómete el chopped”. Aquí solo a los patos y los pájaros de fondo. Tras el pic-nic caminamos por los jardines perfectamente cuidados y decorados. A la vista que todos los daneses allí presentes eran torpes a la hora de realizarnos una foto a los 3 juntos, tuvimos que irnos turnando. Y es que ayer era el Día Nacional de los Autóctonos. Se lo explico facilmente. Estábamos en Roskilde a la espera de coger el autobus y se me ocurrió preguntarle a una señora mayor, de la tierra, cual era la parada exacta. María intentó que no fuese pero la desoí alegando que esa señora mayor habría cogido ese autobus alguna vez. Lo que me encontré fue 5 dientes pochos, pelillos saliendo de sus verrugas y ni una palabra en inglés. Decepcionante. Pero es que en Hillerod volví a preguntar a un señor mayor como se iba al castillo y en su magnifico idioma me respondió que ni idea. Lo de que no sabía donde estaba lo deduje porque negaba con la cabeza y encogía los hombros. Por eso fuí con miedo, con mucho miedo a preguntarle a otra autóctona y castiza señora danesa si podía echarnos la foto final con el castillo al fondo. La instántanea es la siguiente:

El colofón perfecto para un viaje perfecto con una compañia perfecta.

=)