De vuelta al norte

27 11 2011

No será como imaginaba hace meses mi vuelta a Dinamarca, no obstante, la maleta ya está casi lista. Vuelvo para terminar la cosa pendiente que me falta por hacer en Dinamarca. De ahí la mezcla de emoción y nerviosismo.

Sacado de su contexto, todo parecerá muy diferente. Quizás nada tenga el mismo sentido. ¿Se acuerdan que hace un año por estas fechas estaba todo envado y era la cocktail party? Un año ya. Pero lo que no cambia son las ayudas. Victor, Sara y Guille han contribuido con su granito de arena (o favores) a que mi vuelta sea más feliz. O cómo diria Ana, con mis trapicheos.

No habrá Kulorbar, pero los 3 días prometen ser muy intensos…

Anuncios