La odisea de Jędrzejów

10 06 2011

Que íbamos a terminar nuestro tour en una ciudad fundada en el siglo xII en el corazón de la Polonia profunda no lo habría pronosticado nadie. El periplo que hicimos para llegar hasta allí tampoco tiene desperdicio. ¿Y que tiene Jędrzejów? Pues nada en especial… salvo una maletita. La historia es la siguiente. En el tren de camino de Varsovia a Cracovia un hombre se confundió y cogió la maleta de mano de Laura y se bajó en el famoso pueblo. No nos dimos cuenta del error hasta que llegamos a nuestro destino. Los revisores no sabían nada y una mujer polaca vió la situación y al hombre bajándose. En un principio pensamos que sería un robo pero la mujer nos convenció para que al día siguiente llamasemos a la estación de Jędrzejów para ver si la habían dejado al darse cuenta del error. En la recepción del hostal el hombre nos escribió una hoja en polaco explicando la situación para que fuesemos a la estacion central de Cracovia y que llamasen desde allí. En situaciones de máximo estress es cuando uno entiende polaco sin haberloe scuchado jamás nunca. Con un inglés pauperrimo nos dijeron que si, que la maleta estaba en la estación pero Jędrzejów no está lo que se dice bien comunicado. Salian solo 2 trenes que tardaban hora y media y luego había que esperar casi tres horas para volver. Demasiado tiempo ya que perdiamos el único día que teníamos en Cracovia. Y es que me quejo de lo caro q son los trenes en Dinamarca pero al menos son rápidos. Aquí son destartalados y ultralentos. Para ir a Auschwitz que está a 45km, tardamos 2 horas en tren. Eran las 18:15 cuando cogimos un taxi rumbo a la Polonia oculta. Claro que ahí es cuandod escubres que el problema de este país no son los trenes sino las vias de comunicación en general. No hay autopistas en el tercer país por extensión de la UE. Eso implica que distancias cortas se hacen interminables. Por una carretera comarcal de un solo sentido, llena de baches y cuestas, recorrimos los 80km en más de una hora para llegar a Jędrzejów. Todo para que la taquilla estuviese… CERRADA. Terremoto-Laura no podía quedarse quieta. se coló en casa de un hombre borracho que vivía en el mismo edificio de la estación, preguntó a todo polaco que pasaba por allí, forzó puertas y mareó al taxista. Al final acabamos en el edificio con el hobmre que controla el paso de los trenes por la estación. 1hora y media con el taxista hablando en polaco, llamando por telefono para concluir que creian que la maleta no estaba en la estación. AGGG!!

Dentro de 2 años nos reiremos de esta experiencia porque a fin de cuentas son estas cosas, como dormir en una isla con ratas o que se te joda una furgoneta nada más cruzar Malmo; las que dan sentido a los viajes. POLONIA, REPETIRÉ


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: