Si las playas fuesen verdes

9 05 2011

“Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.”

F.G.L. – Romance sonámbulo

Verde “okologist”, verde Greenpeace, verde praderas. El verde está de moda. También las playas verdes que a mi me gustan más que las clásicas de arena molesta que se te pega en los pies. Una colina que desciende hacia el mar cubierta de cesped. Entre la hierba y el agua solo una fina franja para que rompa el oleaje. Klampeborg, 4 zonas al norte de Copenhague depara varias sorpresas. Es, por así decirlo, la Casa Campo madrileña: un enorme bosque natural con un parque de atracciones dentro. Un verdadero remanso de paz a 15 minutos de la capital. Rocio lo conoce como el “cervatillos park” y con solo avanzar unos cuantos metros descubres el por qué. Ciervos que se te cruzan por el camino, que descansan o que buscan agua en el lago. También al poco que entras tomas conciencia de que por mucho que andes no conseguirás recorrertelo todo y que unicamente tiene sentido ir con bici para hacer deporte ya que el único paisaje es árboles y animales. Asi que nosotros fuimos a lo práctico, al parque de atracciones y a la playa.

Tenía oido que los daneses les gustaban las playas nudistas, sin ir más lejos fueron juntos con las suecas los pioneros del top-less; sin embargo fue en Klampeborg donde ví a los primeros bañantes como Dios les trajo al mundo. Ni siquiera se molestaron en ir a una playa enteramente nudista. Ahí había de todo y ellos estaban en la poca arena que había. Lo que veias en la gran explanda de cesped era completamente radical. Muchos musulmanes y musulmanas cubiertos hasta la cabeza (haciendo uso de la expresión española porque lo q más se tapaban era eso claro). Con sus familias, con sus barbacoas, jugando al beisbol. Tenía entendido que desde Hellerup hasta Helsingor, a lo largo de la costa estaban las segundas residencias de los habitantes de Copenhague. Bonitas y grandes viviendas unifamiliares  rodeadas de verde (^^) y a escasos metros de la playa. ¿Por qué el 90% era musulmán? El S-tog o tren rojo que te lleva hasta allí tenía la respuesta. A tan solo 5 paradas estaba la estación de Norrebro. En el parque de atracciones si que todo eran cabezas rubias con algún velo camuflado. Y por fín, precios populares para als atracciones. 25-35 DKK, muy lejos de los 75DKK del Tívoli o los 40 euros de entrada de Legoland.

Mientras despedimos al sol por esta semana, intentaremos invocarle para que venga lo antes posible. ¡¡Con lo bien que se está tirado en el parque o en la playa!!


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: