Kit de la danesa perfecta

4 04 2011

No pudo ser Sara más original al proponer el regalo de cumpleaños: una maleta con las cosas que mejor definen a los ciudadanos de este país. Añadan alguna si creen que nos hemos olvidado de algo.

En primer lugar, no se concibe a una danesa sin un timbre para la bici. Igual de importante son las gafas de pasta. Cuanto más grande y coloridas mejor. Y es que en el vestir no tienen reparos, ni prejuicios ni por supuesto, mal gusto. A su rollo y de modo casual, no hay mujer que no lleve un fular o pañuelo. Y está claro, en invierno es igual de necesario los calentadores para las piernas. No se nos puede olvidar incluir el mayor símbolo del barrio más famoso de esta ciudad, para alegria de todos los presentes. Hablando de productos típicos, están las galletas de mantequilla, comercializadas también en españa bajo el formato de una caja redonda y azul (en ocasiones dificil de abrir). Entrando en el mundo de los simbolismos, la maleta también contiene un cuaderno con el dibujo impreso del país, de igual modo que 50 banderitas rojiblancas. No lo sabía antes de llegar aquí pero Lego, la tienda que hizo las delicias de nuestra infancia, es danesa asi que compramos una hucha con forma de figura de Lego. Probablemente algo habré olvidado por el camino sin embargo, todo iba dentro de una maleta diesel. No una cualquiera sino que uno de los primeros modelos y que tras lustros ha recorrido 3 continentes. El loppenmarked hace que encuentres cosas insospechadas tiradas de precio. Esperemos que el regalo le haga ilusión =)

 

PD: Nos faltó darle una corona danesa, también muy de la tierra

Anuncios




El pueblo habla…

4 04 2011

… y los nervios y discursiones se multiplican. Este juego de ladrones compinchados que matan y ciudadanos inocente que acusan (la mayoria de veces sin sentido o por rencor) y ejecutan al sospechoso siempre trae acalorados debates y calculadas estrategias. La noche paso veloz en nuestro salón y como de costumbre nos dieron las tantas entre despedidas y tertulias.

Tocaba recepción en nuestra casa tras la espectacular cena del sábado en el piso de Ana. No faltó de nada y como buena costumbre española se aplicó el refrán “más vale que sobre que no que falte”. Era su cumple y decidimos darle una sorpresa. Ana siempre se lamentó de que no puedo ir a la fiesta de los 80 que se celebró en Korallen, asi que decidimos disfrazarnos de nuevo todos con la moda que triunfó hace 30 años. La nota cómica la puso que todos cantasemos al uniseo “la chica ye-ye” pero con la letra retocada. Para nosotros Ana es una danish girl.

Y eso que este fin de semana ha sido un finde feliz. Animado y dinámico. El domingo el cielo nublado chafó nuestro intento de barbacoa no obstante, disfrutamos de la mejor tarde de sabado desde que vivo en Dinamarca. Aquí si que se ven las diferencias con trekroner. Al principio allí ahcia buen tiempo pero entre vacas y prados, en un campus semi-desierto por la tarde no se disfruta igual que tirarte en los jardines de Rosenborg con cientos de jovenes. Quedan solo 3 meses sin embargo, prometen ser apasionantes.

 

PD: Y Polonia a la vuelta de la esquina. No hay nada mejor que los reencentros en terceros paises 😉