Copenhague enamora

12 02 2011

La felicidad se mide por momentos y hoy esta ciudad me ha proporcionado varios de ellos. Hacia muchos meses que Copenhague no mostraba su cara más jovial y animada. Pero hoy salió el sol. Ese sol que a mi me gusta, el que esta acompañado solo por una extensa mancha azul en el cielo. La claridad invadia nuestra casa y las calles estaban repletas de gente. No había Copenhague tan bullicoso. La gente había perdido el miedo a tomarse un café en la terraza o sentarse en un parque. Y yo a coger la bici y a pasear por sus calles.

Heromosas vistas, una sensación de calidez, de sentirme como en casa, de considerar esta ciudad como una parte de mi. En Christiania nos sentamos Guille, Sara y yo en lo alto de la colina. Junto con muchos otros daneses o internacionales que buscaban contemplar la misma vista. Un gran lago semi-congelado, una isla virgen rodeada de vegetación en el horizonte y un sol que se escondia entre los edificios de una ciudad que esperaba  la noche.

Copenhague gusta, Copenhague encanta, Copenhague enamora


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: