Cuando el viento sopla de cara

8 02 2011

En 5 meses que llevo aquí, no me cabe ninguna duda que será el viento (y no la lluvia, frio, nieve) el agente meteorológico con el que voy a asociar Dinamarca para el resto de mi vida. Molesto y potente, su dirección es siempre opuesta a la que lleve uno. Independientemente de tu dirección. Ha sido el único que me ha hecho bajar de la bici pero también el responsable de que hoy la gran amyoria de trenes se quedasen en cocheras por la cantidad de árboles partidos. Es el responsable de que la sensación térmica baje 10 grados

Ayer las ventanas de casa parecian que iban a estallar. En ocasiones llamó a la puerta de casa. Su sonido me acompañó intensamente hasta que mi cabeza quedó sumida en un profundo sueño. Es odioso, lo repelo y cuando caminas por Trekroner el horror se multiplica por dos. El camino a la estación puede hacerse eterno. Como eterna es su presencia en este país.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: