Orgasmus, donde las sorpresas no existen

12 12 2010

Esto se acaba. Todos lo sentimos de mayor o menor forma. Para algunos es el fin de un ciclo para otros es definitivo. Lo que es seguro es que apartir del sábado 19 nuestras vidas cambian. Seguramente varias lagrimitas se escaparán. Es hora de hacer repaso y reflexión de lo vivido. Trekroner, Korallen, la kitchen, la habitación 20, las parties… Ayyy las parties… Lo que ha visto la cocina 1C da para escribir un libro. Se confirmó la teoria de que amor y Erasmus son poco compatibles. La “almost last party” fue una prolongación de la primera. Como perfectamente lo definió Victor en twitter “creo que hemos vivido como si fuera la última fiesta desde la primera”. El ambiente se envuelve en un aire de nostalgia y despedida. Piensas que cada foto, cada conversación, cada risa, cada baile con la gente puede ser la última. Por eso se nota que intentamos exprimir cada segundo al máximo, que la gente está ansiosa por culminar lo que en 4 meses se le ha resistido. A fin de cuentas Erasmus solo se es una vez en la vida…

Antes de vivir a tope la noche, exprimí al máximo el día. Si se puede ver Copenhague en un día -que se puede- lo hicimos el sábado mis 5 amigas madrileñas. Contaré la ruta mañana lo que sia delanto es que fue demoledor. En mayúscula. En ninguna de mis rutas turisticas acabé tan rendido. Y encima uno no podia falta a la fiesta nocturna. asi que armado de valor, un chute de vino en vena y después de fumar la pipa de la paz, salimos a ver el percal.

-Ay mazo de gente- dirían mis madrileñitas. Afortunadamente en invierno el organismo entra en fase relax e hiberna. Eso hace que las hormonas anden menos revolucionadas. No quiero imaginarme Korallen en primavera. Un extraño que visite Korallen en los días de fiesta podría pensar que las bebidas en Dinamarca llevan alguna sustancia estimulante. También podría no distinguir entre aquellos que bailan rozandose como amigos o los que arriman cebolleta para lanzase luego al cuello. En la “almost last party” nada cambió el guión previsto. El circulo de personas dandose picos de “amistad” sirve como simil para describir la situación en que las amistades se vuelven rollos, los rollos se convierten en novios y los novios… ¡Qué cojones! Somos ventiañeros y el cuerpo pide marcha. Lo importante es ser feliz y no importa el como ni el mañana. Las excepciones a la regla general existen, como en ortografía, que todo quede dicho.

Visto lo visto uno ya no sabe que aventurar para la próxima y -esta vez si- definitiva fiesta. Quizás sea un chasco y la gente dió todo de sí. Aún así yo me arriesgo a hacer una porra mental imaginando los futuros ligues. Ahora bien, de todos es sabido que la realidad supera a la ficción =) =)


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: