Creo que me estoy enamorando: se llama Dinamarca

28 11 2010

Erasmus: III mes

Este pequeño país rodeado casi al completo por agua y vestido desde hace varios días con un traje blanco para la ocasión me sigue encandilando. Las cosas comienzan a aclararse, por arriba y por abajo. Tras 4 días consecutivos nevando, la máquina quitanieves hizo acto de presencia en Trekroner y descubrimos que el suelo sigue siendo gris y oscuro. Uno ya no tiene que fiarse a la suerte a la hora de ir a comprar o simplemente bajar a la estación. Por arriba hoy me maraville al ver un pedazo de cielo azul. Por ese resquicio, casi empujando para hacerse notar y demostrarnos que existe y no es un mito; salió el sol. Fue breve, como los orgasmus en el baño del tren, pero al menos sirvió para dejarnos una encantadora visión: la nieve reluciente y una claridad asombrosa que hacia meses que por estas tierras no se veia. De vuelta a la oscura realidad, son las 16:07, casi no se ve nada pero si lo suficiente como para apreciar que cosas blancas caen del cielo. 

A Juan Luis Guerra le subia la bilirrubina pero a mi lo único que me sube es el nivel de la nieve que en algunos tramos llega hasta la rodilla y amenaza con llegar hasta mi puerta del jardín. No es broma. Hay árboles que no tienen tronco, escalones encubiertos y rampas rectas. El muñeco de nieve que tan felices construimos el martes cuando esto parecia una nevada pasajera, se ha convertido en una bola de nieve con nariz.

Con este panorama desolador ir a Copenhague de fiesta apetece tanto como bailar un chotis en Plaza Catalunya. Pero a falta de pan, buenas son tortas. Así que la fiesta nos la montamos en el campus. Que es igual de divertida, más barata y sin preocupaciones de trenes. ¿que fiestas? Technofest en la universidad y la cocktail party en Korallen. Sin embargo necesito descansar. Son muchos detalles que merecen ser analizados con detalle (ejem ejem).

Buenas noches, me voy a echar la siesta

Anuncios




Día por Copenhague

28 11 2010

Es triste que a uno se le caigan los grandes mitos. Fijensen que era dificil superar las emociones fuertes que sucenden en Korallen pero ya saben, las sorpresas existen. También existe una cosa llamada secreto profesional, algo que no solo tienen los curas, y por eso este blog no se soltará de la lengua. Aunque no será por falta de ganas… ;)

Esta noche (son las 5:30) volvimos a superar las expectativas de organización e hicimos una gran fiesta. Ron, tequila, vodka… eso que no falte. Además nos dignamos a preparar canapés para que la bebida no subiese enseguida. Todo ello por 50 DKK. Un chollo, teniendo en cuenta el magnifico tiempo que hacía en el exterior. Si porque la nieve es hermosa para verla desde casa, calentito, escuchando música… pero no para patear la ciudad recorriendola en busca de monumentos. Menos aún si estás cerca del mar y a la nieve se jutna la humedad y el viento. El resultado es la odisea que pasamos para llegar a ver la sirenita. Que si, que ya está aquí, pero la verdad es que decepciona un poco. Pequeña, alejada del centro histórico y en medio del mar. Uno solo puede sacarse una foto con ella desde la distancia. Al menos estaba nevadita y algo original pudimos traernos de recuerdo.

Andar, andar y andar todo eso aderezado con un frio del copón. Pero no solo frio sino acompañado con deliciosos copos que dificultaban el correcto tránsito por las aceras. Mis amigas flipaban pero yo aún más ya que tanto manto blanco yo jamás había visto en mi vida. A pesar de todo, conseguimos visitar Rosenborg Solt. Un maravilloso castillo que alberga las joyas de la corona. Por un momento sentí pánico alv er a tanto militar junto custodiando la puerta. Después tocó un largo paseo por el Nyhavn y us puestecitos de Navidad. Son tan lindos como careros. Imposible comprar algo allí. Amalienborg y el Marble vinieron después. Luego tocó parada técnica a repostar en una cafeteria y tomar un chocolate caliente. Little Marmeid vista, fuimos a Osterport a coger el tren rumbo a Stroget y el Tivolí.

Lo de esta noche es historia de otro cantar. Es decir, se comentará mañana. Ahora nos toca hacer la maleta para tenerlo recogido por la mañana (¿o ya es hoy?). Por favor, perdonarme por todos los errores ortágafricos que haya cometido. Yendo borracho uno no escribe bien =)