BERLIN

13 11 2010

La capital de la Alemania unificada está de moda y se ha convertido en una de las mayores receptoras del turismo germano. Es una ciudad siempre en movimiento, en la que las posibilidades de disfrutar del ocio son tantas que se puede tardar un rato hasta decidirse. Si se elige hacer un recorrido por la ciudad, hay una serie de lugares y monumentos imprescindibles en toda visita, como la mítica Puerta de Brandeburgo, testigo de tantos acontecimientos históricos; Postdamer Platz, el nuevo centro de la ciudad, con una amplia oferta de locales de ocio, comercios y otras ofertas; la Estación de Hamburgo, remodelada y convertida en sala de exposiciones de arte contemporáneo; la Nueva Guardia, construida a comienzos del siglos XIX en forma de fortificación romana y hoy monumento a las víctimas de la tiranía; el Ayuntamiento de Berlín, también conocido como el Ayuntamiento Rojo, el palacio de Charlottenburg, la Columna de la Victoria o las ruinas de la iglesia del Emperador Guillermo.

Para hacerse una idea global de la ciudad conviene subir a la torre de la Televisión (Fernsehturm), de 365 m de altura. Desde allí se divisan los dos antiguos sectores de la metrópolis. La calle Kurfürstendamm (o Ku’damm), en Char-lottenburg, es el gran escaparate comercial. Allí conviven las mejores tiendas de Europa con las manifestaciones callejeras más extravagantes. El equivalente en el antiguo Berlín Este es la Alexanderplatz y el elegante bulevar Unter den Linden, con edificios de los siglos XVIII y XIX, ideada por el Gran Elector para conectar el Palacio Real con el actual Tiergarten.

El símbolo de la ciudad, la puerta de Brandeburgo, es la única que se conserva de las catorce de la muralla que en el siglo XVIII rodeaba Berlín. Muy cerca, el famoso Tiergarten y el bosque de Grunewald son los espacios verdes más grandes de la capital.

Se necesitan varias horas para visitar los numerosos museos de Dahlem, en el sur de la ciudad, con secciones de pintura, escultura, historia del pueblo alemán y arte islámico e indio. Son los únicos que no fueron dañados durante la guerra. El Bauhaus ArchivMuseum tiene una ecléctica colección de obras de la famosa escuela de los años veinte y treinta. La antigua Hamburger Bahnhof es hoy en día un museo de arte moderno. La Nueva Galería Nacional (Neue Nationalgalerie), en un edificio diseñado por Mies van der Rohe, exhibe pintura y escultura de los siglos XIX y XX.

En la antigua zona este, en la llamada isla de los museos, en mitad del río Spree, están los museos Pergamon, Bodemuseum, Altes y Neues Museum y la Galería Nacional (Alte Nationalgalerie). El primero tiene un magnífico sector de arte oriental y grecorromano además del conocido altar de Pérgamo. El conjunto de los cinco edificios reúne obras clásicas de gran valor artístico. El palacio de Charlottenburg era la residencia de verano de los reyes prusianos. Tiene una parte central y dos alas que se pueden visitar, además de un original parque barroco.

KaDeWe (Tauenzienst rasse 21) es el segundo gran almacén mayor del mundo, después de Harrods en Londres. Está en pleno centro, así como el Europa Center, un moderno y gigantesco centro comercial y empresarial. Merece la pena dar un paseo en barco por los lagos y ríos que bordean los bosques de Berlín. Es muy interesante la visita a la ciudad histórica de Postdam, a 30 km de distancia, con el castillo rococó Sanssouci, residencia de verano de Federico el Grande


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: