La chica de ayer

14 10 2010

Hola. Les escribe el que ahora mismo es el hombre más feliz del mundo. Lo hace para informarles de la fiesta alemana que ha tenido lugar esta noche. El eco de la música todavía retumba en las paredes y la marcha continua en mi cocina. Nunca antes hablé tanto, me reí más y dusfruté a tope. Fijense como voy que hasta el yogurt se me ha caido encima de la mesa. 2 meses después siguen surgiendo parejitas, unas inesperadas y otras que estaban cantado que iban a salir. Recuerdo que en mitad de la noche Sara, Eva, Miriam y yo nos encontrabamos tirados en la cocina de Claudia pidiendola para comer el “Fuet del Rey de España”. La historia viene porque Claudia asegura que es el que come él, tiene buen gusto el jodio, el caso es que conseguimos “arrancarla” unas cuantas rodajitas. Otro flash de la noche fue ver a Sara al borde de un ataque, sin poder parar de reir y tan imposible de controlar que parecia una torita brava.

Esta vez no hubo banderas en la cocina pero si mucha patata, que fue la emplearon los alemanes para basar su cena de hoy. Como día excepcional, la comida no estaba mal, pero para comerla todos los días, pues como que no ya que puedes acabar indigestado o con varios kilos de más. No es un secreto desvelar que los ingredientes básicos son la mantequilla, el bacon y las salchichas. Aunque siguieron el modelo implantado en la cena española (mesas pegadas a la pared, cena tipo buffet con todos de pie y comida variada) introdujeron una novedad: trajes típicos de su región. Constantine, Barbara, Leni… nos deleitaron y provocaron las risas de los asistentes a la fiesta. Otra novedad es que fueron muchos americanos con lo cual es una señal de que quieren socializarse con el resto de europeos. Con el desfase de hoy habrá que ver quien se levanta mañana para ir a clase. Si, porque mañana hay clase y es de esos días en los que te pasas 6 horas encerrado en el aula.

Sigue habiendo luz en las habitaciones, la gente está conectada al skype/facebook, tengo la musiquilla de mercadona metida en la cabeza, no dejo de repetir la palabra po-pomme, “ricard” me tiene todavía en una pompa de felicidad y las danesas no dejan de enviarme mensajes acerca del proyecto de comunicación. ¿Falta algo más? Si, un desconocido/a aporreando mi puerta en este momento. Estoy en pijama, no voy a abrir aunque tengas tu vida aqui dentro. Son las 3 y algo de la mañana. Buenas noches

PD: Me encuentro con ese hambre voraz que te entra después de cada fiesta…


Acciones

Information

One response

14 10 2010
Míriam

No tío, no tío!! ¡Que ese es el de el Rey de España!

xDDDDDDDDDDDDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: