Una imagen vale más que mil palabras

11 10 2010

El tercer día con un sol reluciente y encantador ha permitido que al salir de clase nos tirasemos con nuestras toallas en el cesped a leer y hablar. En castellano, a hacer el vago. Hay que ver la alegria que da por la mañana y ver a Lorenzo reluciente con una sonrisa esperando a que disfrutes de un día maravilloso. Si porque da igual lo que hagas que con sol todo te sale más feliz. Hasta soportas mejor las borderias y sutilezas que te suelta la gente en clase. Cada día tengo más claro que en esta vida tiene que haber de todo y que en Korallen han metido a los más diversos especímenes humanos.

El mismo día en que las anginas hiceron acto de presencia y me recordaron en que parte de la garganta se encuentra, fuimos a Copenhague al museo de arte. En verdad ese no era el plan sino ir a Hillerod al castillo de Frederikborg pero al despertarnos a las 10:30 descubrimos que había una intensa niebla matinal -hasta el punto de no ver más allá de 100m- que nos disuadió de ir al castillo. Una vez despiertos, y previamente acordado en el petit comité reunido en los pasillos de la resi, decidimos comer a las 12:30. El horario danés tiene la peculiaridad de que se te hace el día interminable. La sobremsea acabó a las 14:15 y la visita al museo comenzó a las 15:30. Gretel y Guille nos lo recomendaron por sus cuadros y esculturas del siglo XIX y con ellos fuimos ya que era gratis. A las 17:00 cerraron y como la tarde abrió y hacía sol decidimos pasear por el puerto de Copenhague y por sus calles. A las 18:30 el ambiente era deprimente: ni Jesucristo bendito había por las calles. A esa hora el buche pedía gasolina asi que intentamos buscar un sitio barato por el centro de la capital. Barato, Copenhague, centro yque no sea Mc Donalds parece algo incompatible en este país pero lo logramos. Un restaurante turco por 100 coronas te ofrecia buffet libre y bebida. La comida no era muy variada pero todo estaba riquisimo asi que algunos repitieron varias veces hasta “amortizar” lo pagado. En verdad no era tanto, para los profanos en la moneda local, el precio fue de 14 euros.

Federico y Mateo tocaban en un concierto de jazz en el bar La Fontaine. No se si se escribe así porque no fui. A esas alturas las señoras anginas me ordenaron ir para casa y yo como buen súbdito que soy las hice caso. Llegué a casa a las 21:00, tempranisimo para todo lo que había dado de sí el día. 11 horas de sueño y un Neurofren sirvieron para que hoy estuviese más entonado. Tanto es así que a las 19:30 vamos al Gimle a la fiesta italiana con comida gratis (se paga 10 DKK al entrar) y donde se elegirá a la mejor foto del viaje a Bornholm.

“Jeg kan ikke finde Peter”,

siger jeg.

“Ah” siger Soren.

“Du er altid sa nervos.

Han leger bare.

Kom, spis din mad”.

***

I have to translate a danish book for tomorrow. Danish partners told me that this book is for childrens who read it when they are 3 years old ¬¬Ok, but for me it´s difficult and I need look up the words in the dictionary.

Sorry yesterday I didn´t write something in english but I didn´t have time. Today in class, Claudia, Maria and me had to an article about the childhood obesity. Perhaps tomorrow I´ll upload here.

Bye bye, I must clean my room

Tomorrow more and better. (Que castellano me ha quedado esto jijiji)


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: